lunes, 16 de noviembre de 2015

Incendian una mezquita en Ontario: residentes se movilizan para ayudar a la comunidad musulmana

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / Global

Foto: Captura de pantalla / Global

Tras los atentados ocurridos en Canadá en 2014, una comunidad de Alberta tomó sus herramientas y remendó el daño que habían hecho coterráneos en una mezquita  de Cold Lake. El gesto fue ampliamente difundido en los medios de comunicación locales e internacionales.

Luego de los atentados de la semana pasada, ocurre un episodio similar: Una mezquita, bautizada como la mezquita de la paz, fue incendiada el sábado en la noche.  

Se trata de la mezquita Masjid Al Salaam, de Peterborough, una ciudad pequeña ubicada al noreste de Toronto,  Ontario. Las autoridades de esta provincia canadiense creen que una o varias personas respondieron de esta forma a los atentados registrados en Beirut y París la semana pasada.

Foto: Captura de pantalla / Global

Foto: Captura de pantalla / Global

Para la comunidad musulmana de esta localidad el hecho representa un «crimen de odio«. El vicepresidente de la asociación musulmana, Zahid Sultan, indicó, de hecho, que así lo está investigando la Policía de Peterborough.

La policía local confirmó que efectivamente se trató de un incendio criminal y que está llevando a cabo la investigación respectiva.

Se cree que el incendio fue generado al lanzar una especie de bomba molotov a la estructura. Los daños estimados ascienden a 100.000 dólares. 

A esta mezquita, que tiene unos 10 años en el lugar, acuden unos 100 visitantes cada viernes para rezar, pero también es un espacio donde los niños aprenden sobre el Corán. 

El mismo sábado el lugar había recibido una gran cantidad de niños porque se celebró una fiesta de cumpleaños, hasta las 10:00 pm. Una hora más tarde fue lanzada la bomba molotov.

Según dijo Sultan a The Globe and Mail, la estructura está asegurada, por lo que podrá ser reparada en un mes, considerando que gran parte de los daños fueron generados por el humo y no fueron estructurales.

Durante este tiempo los miembros de esta comunidad musulmana tendrán que buscar nuevos espacios para sus oraciones diarias, pues no hay otras mezquitas cerca.

La respuesta de parte de la comunidad -nuevamente- no se hizo esperar. Actualmente hay una campaña de recolección de fondos a través de  Internet, la cual, en menos de dos días, ha logrado recabar más de 66.000 dólares, de una meta de 80.000 dólares. «Pedimos a los miembros de la comunidad, de todas las creencias o sin ellas, que ayudemos a la comunidad musulmana a recuperar su sitio de culto«, se lee en la petición publicada en FundRazr. 

La diputada federal por esta circunscripción, Maryam Monsef, quien también es la ministra de Instituciones Democráticas, se pronunció por lo ocurrido, aseverando: «quiero tomar este momento para recordarnos que la comunidad de Peterborough-Kawartha es generosa. Sé que los residentes están tan molestos como yo con este incidente y que juntos vamos a demostrar que este tipo de hechos no reflejan nuestra comunidad en general». 

El alcalde de la localidad, Daryl Bennett, también condenó lo ocurrido, indicando que «atacar un lugar de culto es un acto despiadado».