martes, 24 de noviembre de 2015

El invierno en Canadá: ¿Por qué nos gusta tanto la nieve?

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Tormenta Invierno Nevada Montreal Marzo 2013

Foto: Sofía Carrero

Para cualquier inmigrante en Canadá -especialmente los que vienen de países del trópico- la llegada de la nieve es un momento determinante.

Fotos en redes sociales, mensajes a familiares en otras latitudes o un simple comentario en el ascensor. Nadie escapa.

Pero el punto más interesante de todo, es que no se trata de una visión exclusiva de quienes no nacieron en estas tierras, sino también de aquellos con raíces de varias generaciones en esta parte del mundo. Hablar del clima, y en especial de la nieve del invierno, parece ser una actividad canadiense tan apasionante como el hockey.

¿Por qué nos gusta tanto la nieve?

Si bien las opiniones pueden ser divididas cuando se trata de esa «magia» blanca que cubre nuestras ciudades a tiempo para la Navidad, lo cierto es que una gran cantidad -por no decir la mayoría- de la gente puede sonreír cuando se despierta y ve por la ventana un paisaje sacado de una postal, con árboles blancos y calles que no han sido tocadas.

Las explicaciones sobre este sentimiento no han sido enmarcadas en una sola razón, sino en varias:

Las psicológicas: Hace un par de años la psicóloga Sandi Mann escribía sobre la nieve y los sentimientos que generaba en la gente. Al final su conclusión es sencilla: a la gente le gusta el cambio y la llegada de la nieve representa un quiebre en la rutina de la mayoría de las personas.

Los abrigos, las botas, las calles blancas, incluso el caos del transporte público, todo representa una nueva época, lo que puede ser motivo de alegría.

La nostalgia: La misma Mann señala que la nieve suele disparar numerosos recuerdos de la niñez, cuando se juega en la nieve, con trineos improvisados o simplemente construyendo un muñeco de nieve. Todo esto hace que la nieve esté vinculada a puros recuerdos positivos.

Incluso los aspectos negativos, como el cierre de la escuela a causa de una tormenta, eran motivo de alegría para los más pequeños.

Pero…

Canadá es una nación de inmigrantes, muchos de los cuales vienen de regiones donde la nieve es algo que sólo se ve en películas, por lo que es obvio que su infancia no transcurrió jugando hockey con sus vecinos. ¿Cómo es posible entonces que los inmigrantes tengan una atracción tan grande hacia la nieve?

La respuesta va vinculada al primer punto sobre el cambio. Cambio que no es sólo de estación o de temperatura, sino de vida. Para muchos inmigrantes su relación con la nieve está marcada por su primer invierno, el cual es a su vez uno de los puntos determinantes del proceso de inmigrar. Por eso siempre activa comentarios del tipo: «recuerdo la primera vez que me caí por la nieve», «así estaba la primera Navidad que pasamos aquí» o «recuerdo la primera vez que mis hijos salieron a jugar con la nieve».

Punto extra, la Navidad: Otro factor que influye en el hemisferio norte es el vínculo de las primeras nevadas con la Navidad.

En gran parte de Canadá la nieve comienza a caer al mismo tiempo que las ciudades se van llenando de luces, de decoraciones rojas, blancas y verdes y que las calles se empiezan a llenar de gente. La Navidad ha generado un bagaje cultural tan importante para nuestra sociedad que es capaz de opacar los aspectos negativos de la llegada del invierno, vinculado desde hace siglos a problemas, para los agricultores, para el funcionamiento de las ciudades e incluso para la salud, en épocas en las que mantenerse caliente era un reto.

Otras razones por las que nos gusta la nieve:

  • Lo blanco de la nieve inspira paz, tranquilidad y pureza (piensen en un camino cubierto de nieve que no ha sido pisado todavía).
  • Por estar vinculado al frío de la temporada, nos impulsa a compartir de cerca con la familia y amigos, así como nos motiva a combatir la soledad (piensen en todas las cenas o encuentros que uno se inventa para ver a los amigos o familiares)
  • El cambio de estación, de los colores, suele tener un impacto positivo en la creatividad, impulsando a la gente a pensar en cosas nuevas, en ideas nuevas.

Sin embargo, siempre habrá gente que tiene un rechazo rotundo y total hacia la nieve:

¿Ustedes qué opinan? ¿Por qué les gusta (o no) la nieve?