martes, 24 de noviembre de 2015

Instructora de yoga de Ottawa cree que sus clases fueron suspendidas por factores culturales

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Clases Yoga Ottawa Parlamento

Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Una instructora de yoga que solía dar clases gratuitas en la Universidad de Ottawa fue notificada que, en lo sucesivo, no podrá dar sus cursos. Cree que la suspensión obedece a temores de que haya factores culturales en medio del debate.

La instructura es Jen Scharf, quien venía dando clases de yoga, sin costo alguno, en el Centro de Estudiantes con Discapacidad de esta universidad, desde hace siete años.

Cuando en septiembre de este año se acercó al centro para continuar con sus clases, fue informada de que los cursos habían sido suspendidos porque algunos estudiantes se sentían incómodos por “temas culturales”. 

La instructora entendió que se trataba de preocupaciones generadas por una posible apropiación cultural (un tema muy debatido tanto en Estados Unidos como en Canadá) considerando que el yoga es originario de India. Scharf propuso a los estudiantes que dirigen el centro que cambiaran el nombre del curso por algo más vinculado a estiramientos (stretching), pero, después de un largo intercambio de correos con la federación estudiantil, la respuesta fue negativa y las clases fueron suspendidas.

Scharf lamentó la decisión argumentando que se trata sólo de una práctica física que ha ayudado a mucha gente. “No entiendo por qué tengo que luchar tanto para seguir haciéndolo”, dijo a CBC.

La instructora no quiere quitar peso al debate que recientemente ha agarrado más fuerza en torno a las apropiaciones culturales, indicando que éste es importante. Se habla de apropiación cultural cuando una comunidad que es vista como opresora toma elementos de la cultura que oprime.  Uno de los debates más recientes sobre este tema ha sido el uso de accesorios indígenas. Este verano, por ejemplo, el festival Osheaga prohibió a sus asistentes usar este tipo de accesorios. En años pasados tiendas como H&M han estado en el centro de la crítica por producir ropa y accesorios con motivos indígenas.

Para Scharf lo más importante en este momento es seguir con sus clases, pero no ha encontrado un lugar o una organización en la misma universidad que quiera abrirle las puertas para ello.

El presidente de la Federación de Estudiantes, Roméo Ahimakin, dio una entrevista a Radio-Canada en la que indicó que no tenían problemas con las clases en sí, sino con algunas ideas que la rodean. Informó que los cursos fueron suspendidos como parte de una revisión de todos los programas, de tal manera de hacerlos más interesantes e inclusivos, que respondan a las necesidades de los estudiantes.

Actualmente, dijo el estudiante, se están haciendo las consultas respectivas para ver si retoman las clases de yoga gratuitas de Scharf, pero haciendo una versión más “accesible” de las mismas.

Este lunes, la Universidad de Ottawa publicó en Twitter que está organizando una clase de yoga gratuita para los días 1, 8 y 15 de diciembre.  Según pudo conocer CBC, la universidad hace esto con frecuencia durante los días de exámenes y el verano, lo que demuestra que hay otras clases de yoga más allá de la de Scharf que se imparten en el campus. La universidad, de hecho, respondió a la polémica creada, aseverando que no suspenderá las clases que suele promover:

En otros espacios icónicos de Ottawa, como los jardines del Parlamento, también se imparten clases de yoga gratis durante el verano.

El yoga es una práctica percibida por muchos como algo espiritual y no necesariamente religioso. 

¿Qué opina?