domingo, 6 de diciembre de 2015

6D: Día crucial para Venezuela

Publicado en:
Entre Fronteras Portada
Por:
Temas:
Elecciones parlamentarias Venezuela 2015

Foto: Flickr / Cristóbal Alvarado Minic (CC)

Por primera vez, de manera efectiva, el chavismo en Venezuela estaría a punto de sufrir un resquebrajamiento de su blindado y absoluto poder. Nada menos que perdería uno de sus más importantes bastiones, la Asamblea Nacional, que hasta hoy lo ha venido manejando a su antojo, según las conveniencias del Ejecutivo y del partido de gobierno.

Pero una cosa son las encuestas y otra los resultados. Cuántas veces a la oposición venezolana se le ha aguado la fiesta, cuando creía tener resultados favorables en sus manos. Los famosos primeros boletines electorales del Consejo Nacional Electoral (CNE) generalmente enunciados a eso de las 2 o 3 de la mañana, siempre (salvo una sola vez) han sido portadores de muy malas noticias para los adversarios del régimen. ¿Será hoy una excepción?

Al margen de lo dicho esta vez parece hasta lógico pensar en un triunfo opositor, dadas las condiciones deplorables del país. ¿Por qué el venezolano común y corriente  habría de respaldar a un gobierno que lo ha arruinado, que lo ha obligado a hacer largas colas para conseguir alimentos y muchas veces sin éxito;  que quienes tienen trabajo ganan sueldos ridículos disipados por la hiperinflación; que sus vidas hoy más que nunca no valen más que un celular o que un par de zapatos al ser víctimas de la delincuencia que se ha elevado a niveles estratosféricos; que muchos han tenido que decir adiós a sus familiares que han emigrado y algunos de éstos deambulan por el mundo y hasta duermen en carros en Miami?.

Hay que reconocer, sin embargo, que la lógica o la razón no es precisamente lo que ha imperado en estos casi 17 años de régimen chavista. El manejo de las emociones, el fanatismo y la eterna promesa -cual discurso religioso- de un mundo mejor que nunca llega es la mejor obra del gobierno y es lo que mantiene embobados a gran parte del pueblo pobre de Venezuela. Además, la ideología ha trastocado la manera de pensar del venezolano, tradicionalmente abierto y hasta apático de las disquisiciones filosóficas. Pero he aquí que hoy existe, no como una verdadera doctrina, pero sí como una mixtura caótica de ideas izquierdistas, de arengas de Bolívar pronunciadas en la era de las batallas emancipadoras, mezclada con encontrados sentimientos revanchistas o vengadores, y a menudo acompañados de violencia verbal o de facto. Los dogmas ideológicos son difíciles de romper y quienes caen atrapados en ellos hasta están dispuestos a autodestruirse y no pueden ver la verdad, sino sólo con sus propios lentes que tienen gríngolas. ¿Habrá cambiado en algo esta situación? Hoy se verá.

Pero hay otra razón para pensar en un posible triunfo opositor. Diremos que por primera el gurú de las estadísticas y las encuestas electorales venezolanas, Luis Vicente León, acepta esta posibilidad. Su empresa Datanálisis otorga un 55,6 % a la oposición, frente al 32,3 % del gobierno de Maduro. En anteriores elecciones, los pronósticos de Vicente León, eran devastadores de las esperanzas opositoras, hasta el punto que más de alguno lo tildase de chavista.

Pero, (siempre hay un “pero”) advierte el gurú, que el tener la mayoría de los votos no le asegura al campo opositor que obtendrá la mayoría parlamentaria. Tiene razón. De ello ya se ha encargado la maquinaria chavista. Como le recriminaba a Tibisay Lucena, presidenta del CNE, el secretario general de la OEA, Luis Almagro: en seis estados donde se concentra el 52 % del registro electoral, sólo podrán elegir 64 de los 164 diputados; mientras que el resto de los estados elegirán a 100 diputados. Desde luego que en esos estados con menos representación, son precisamente baluartes opositores.

Esta trampilla es sólo uno de los incontables y artificiosos obstáculos que el gobierno ha puesto antes de las elecciones. Sin contar los que pondrá durante el proceso, e incluso después. Quién sabe qué se les ocurrirá. Por ejemplo, José Mujica, expresidente de Uruguay e incondicional aliado por doctrina del régimen chavista, dice que en Venezuela podría haber un golpe militar si gana la oposición. No sabemos cuál es la dirección de sus comentarios. En efecto, hoy en día los únicos que podrían orquestar un golpe militar en Venezuela es el propio régimen, ya que tiene la lealtad incondicional (o condicional) de las Fuerzas Armadas.

Un golpe militar no haría más que quitarle la careta democrática al régimen, y no creo que en tales circunstancias vayan a durar mucho tiempo. Por el contrario, me parece que el gobierno, ante la evidencia de la efervescencia popular, intentará convivir con un número mayor de opositores en la Asamblea, pero concentrará todos sus esfuerzos de birlibirloque en mantener el control de la misma, ya sea obteniendo una efectiva mayoría o de no ser así creando fórmulas para evadir las decisiones que puedan tomar sus opositores. Confiará en el auxilio de los otros poderes que el Ejecutivo por ahora orquesta.

De todos modos, gane la oposición venezolana mayoritariamente o no, la remontada ya es evidente y es un buen símbolo de los tiempos de cambio que se ven venir. En la geografía de Latinoamérica ya soplan vientos de renovada democracia, y podrían convertirse en una tempestad.

Víctor Hugo Ortiz – victor@noticiasmontreal.com