domingo, 6 de diciembre de 2015

Guy Turcotte fue declarado culpable del homicidio en segundo grado de sus dos hijos

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Guy Turcotte

Foto: Radio-Canada

Luego de varios días de deliberaciones, el jurado en el caso de Guy Turcotte llegó a un veredicto unánime: el cardiólogo fue encontrado culpable del homicidio en segundo grado de sus dos hijos.

Con esto llega a su fin el segundo juicio de uno de los casos más impactantes en Quebec y todo Canadá de los últimos años.

Cerca del mediodía de este domingo el jurado, compuesto de 11 personas, entregaron su decisión luego de casi cinco días de deliberaciones. Para el jurado Turcotte fue responsable de la muerte no premeditada de sus dos hijos, Olivier, de cinco años, y Anne-Sophie, de tres.

De esta forma, el antiguo cardiólogo evitó la cadena perpetua, aunque enfrenta una pena de entre 10 y 25 años, según lo estipula el Código Criminal.

Además, por la magnitud de los cargos, así logre salir de prisión en el futuro, Turcotte estará sujeto por el resto de su vida a una pena condicional.

La defensa del doctor había argumentado a lo largo de este segundo proceso que el acusado sufría de problemas mentales, activados por una depresión, lo cual no le permitía diferenciar el bien del mal al momento de apuñalar a sus hijos en numerosas ocasiones.

Además, la defensa intentó argumentar que al beber un líquido para limpiar vidrios, Turcotte se encontrada en un estado que lo hacía no responsable de sus actos. Sin embargo, el jurado rechazó esta postura.

Un caso que sacudió a todo el país

El pasado 20 de febrero de 2009 Guy Turcotte asesinó a sus dos hijos en su vivienda ubicada en St-Jérôme, al norte de Montreal. En principio se señaló que la depresión y la rabia que le generó la separación con su esposa, Isabelle Gaston, fue lo que llevó al acusado a cometer el crimen.

Pero la polémica se disparó luego del primer juicio que enfrentó el antiguo cardiólogo. En un primer proceso, el jurado lo encontró no responsable criminalmente de la muerte de sus hijos, lo que generó una gran indignación en todo el país, especialmente luego de que Turcotte quedó libre tras cumplir parte de su pena en un instituto de salud mental.

La Corona decidió llevar el caso ante los tribunales de apelación y solicitó un segundo juicio, denunciando algunos errores cometidos durante el primer proceso.

Este segundo juicio comenzó el pasado mes de septiembre y pone fin a uno de los casos más notorios del país en las últimas décadas.