martes, 8 de diciembre de 2015

Quebec adopta ley para el bienestar y la protección de los animales

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Nate Grigg (CC)

Foto: Flickr / Nate Grigg (CC)

La Asamblea Nacional de Quebec adoptó el pasado viernes -por unanimidad- el proyecto de ley 54, que prevé la protección de los animales, redefiniéndolos como «seres dotados de sensibilidad, con necesidades biológicas». 

Para las autoridades de Quebec, esta nueva ley ayudará a esta provincia canadiense a dejar de ser una de las jurisdicciones más laxas en Norteamérica respecto a las reglas sobre el bienestar de los animales. Hasta ahora, la Belle Province tiene la reputación de ser una de las peores regiones de Canadá en cuanto a la protección de los animales.

De esta manera Quebec se suma a Ontario, Columbia Británica y Manitoba en la elaboración y aprobación de leyes en pro de esta causa.

La ley, presentada en junio de este año, establece que los animales «no son bienes» sino «seres sensibles». Si bien esto puede ser algo evidente para muchos, hasta el viernes pasado -sin la aprobación de la ley- un animal en Quebec tenía los mismos «derechos» que un mueble. 

Asociaciones en pro de los animales indicaron sentirse «prudentemente optimistas» en torno a la nueva ley. La Sociedad por la Protección y Contra la Crueldad hacia los Animales (SPCA, por sus siglas en francés), cree que con el nuevo estatuto se podrán proteger, sobre todo, los perros, los gatos, los caballos y los animales que son criados por su piel. 

Pero la misma asociación también espera que las autoridades quebequenses recurran a esta misma ley para prohibir que perros sean encadenados de forma permanente y para reglamentar la manipulación de animales de granja. 

Un punto de decepción para la organización: que los animales considerados como exóticos, así como otras especies en cautiverio seguirán siendo excluidos del campo de aplicación de la legislación.

La nueva ley prevé multas de entre 250 y 250.000 dólares para quienes incumplan con las disposiciones allí previstas, pero quienes sean reincidentes podrían pagar sanciones del doble y hasta el triple de esas sumas, así como pasar hasta 18 meses en prisión.