viernes, 11 de diciembre de 2015

Gobierno de Canadá fija nuevas reglas para ciertas hipotecas

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Flickr / A.Davey (CC)

Foto: Flickr / A.Davey (CC)

El gobierno de Canadá anunció este viernes cambios en las exigencias para comprar viviendas cuyo precio sea superior a 500.000 dólares, un costo que si bien es elevado, es inferior al precio promedio de las viviendas en ocho ciudades del país, incluyendo los mercados más movidos, Toronto y Vancouver. 

Fue el ministro de Finanzas, Bill Morneau, quien dio la noticia, explicando que la inicial para aquellos que compren una vivienda con costo superior  a los $500.000 será de 5% para ese monto y de 10% para el resto. Esto quiere decir que si, por ejemplo, desea comprar una vivienda de $600.000, deberá dar en total, por la inicial, $35.000 ($25.000 corresponden al 5% de $500.000 y $10.000, al 10% de los $100.000 restantes). Otro ejemplo, si desea comprar una casa de $700.000, tendrá que desembolsar de inicial $45.000, $25.000 por los $500.000 y $20.000 por los $200.000 restantes. En este último caso, la inicial será de 6,4% y no de 5% como ocurría hasta ahora.

La intención detrás de la medida: que los ciudadanos no compren sólo impulsados por las bajas tasas de interés que ofrece el mercado actualmente, aun cuando esas adquisiciones puedan ser riesgosas por no tener los ingresos suficientes, pues ante una eventual alza de las tasas, los deudores se podrían ver en aprietos para pagar su hipoteca. 

La Asociación de Bienes Raíces de Canadá (CREA, por sus siglas en inglés) informó que en al menos ocho ciudades del país el precio promedio de una vivienda es superior a $500.000:

  • Toronto (Ontario)  $625.032
  • Gran Vancouver (Columbia Británica)  $893.864
  • Victoria (Columbia Británica) $521.048
  • Fort McMurray (Alberta) $563.511
  • Mississauga (Ontario) $ 545.260
  • Vallée du Fraser (Columbia Británica) $570.453
  • Oakville-Milton (Ontario) $692.080
  • Región de York (Ontario) $767.255

El ministro Morneau concluyó que estas medidas “nos permiten actuar prudentemente de cara a la vulnerabilidad emergente del mercado de viviendas en ciertas regiones del país, sin frenar la actividad en otras regiones”.