viernes, 11 de diciembre de 2015

Empleados de la SAQ estudian propuesta para vender marihuana una vez sea legalizada

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Dave H (CC)

Foto: Flickr / Dave H (CC)

Durante el Discurso del Trono, el Gobernador General de Canadá confirmó el plan del gobierno liberal de legalizar y regular el consumo de marihuana. Desde entonces una serie de propuestas se han puesto sobre la mesa y los empleados de la SAQ (empresa estatal que controla la venta de alcohol en Quebec) presentó su iniciativa esta semana. 

El sindicato de trabajadores de la SAQ está analizando si estos establecimientos son o no los indicados para vender el cannabis, una vez sea legalizado.

Los empleados argumentan que la SAQ es un monopolio regulado por las autoridades provinciales y, por ende, está en una posición favorable para encargarse la venta de la marihuana. 

Marc-André McSween, representante del sindicato, advirtió que vender cannabis es muy diferente a vender otros productos.

El sindicato desea hacer un estudio junto con el instituto IRIS para analizar si la SAQ podría encargarse, además, de medir la calidad del producto, verificar la edad de los consumidores y otras restricciones que se impondrán. 

La realización del estudio tomará varios meses, pero se prevé que sea presentado a unos 5.500 trabajadores que pertenecen al sindicato, en el verano de 2016. En otoño habrá una votación para ver si efectivamente presentan su propuesta a las autoridades gubernamentales.

Adam Greenblatt, propietario de Santé Cannabis (una clínica de marihuana medicinal), indicó que no parece una buena idea el mezclar la marihuana con el alcohol en un mismo establecimiento. Greenblatt dijo a CTV News que la marihuana “pertenece” a farmacias, dispensarios y a coffee shops donde se restrinja la edad de sus clientes.

Esta propuesta también ha sido presentada por los empleados de monopolios estatales en provincias como Columbia Británica, Manitoba y Ontario. 

Hasta ahora se trata sólo de una iniciativa del sindicato de trabajadores, es decir, la SAQ no tiene planes ni se ha pronunciado a favor de vender marihuana en sus establecimientos.