lunes, 21 de diciembre de 2015

Muerte de pareja de colombianos en Quebec: pena de seis años y medio de cárcel para la acusada

Publicado en:
Ciudad Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / Radio-Canada

Foto: Captura de pantalla / Radio-Canada

Jade Morillon-Morissette fue hallada culpable de conducir con sus facultades reducidas y de negligencia criminal, por lo que deberá cumplir una pena de 6 años y medio de cárcel.

Morillon-Morissette es la joven implicada en el accidente de tránsito en el que fallecieron Ingrid Zamorano y Julián Muñetón, ambos inmigrantes colombianos que se establecieron en Quebec en 2014. Ingrid Zamorano tenía 8 meses de embarazo al momento de su muerte. El accidente, que se produjo el pasado 30 de agosto en Limoilou, estremeció a la comunidad colombiana y latinoamericana de Quebec, despertando la solidaridad de muchos que ayudaron con recursos y logística para que los familiares de ambas víctimas pudieran viajar a esta provincia canadiense para sus funerales.

En las redes sociales, a minutos de conocerse la sentencia, algunos miembros de la comunidad colombiana de Quebec se han mostrado decepcionados, aseverando que la condena parece baja.

VER TAMBIÉN: 

Arismendy Lozada, diácono de la pastoral latina de ciudad de Quebec, conversó con NM e  indicó al respecto que “el sistema acusatorio canadiense difiere del de Colombia. Somos respetuosos de la ley y reconocemos el trabajo de la policía y de la procuradora“.

Foto: Cortesía Yuri Castaño

Foto: Cortesía Yuri Castaño

En la audiencia, narró Lozada, el abogado de la joven leyó una carta en su nombre, presentando sus excusas por la trágica muerte de estos colombianos.

La audiencia de Morillon-Morissette fue suspendida en varias oportunidades. A la joven, que ya había sido detenida por manejar bajo la influencia del alcohol, se le practicó un examen psicológico, a través del cual se determinó que efectivamente presenta ciertos problemas, pero que estos no la podrían eximir de su responsabilidad en el accidente.

Los hechos presentados en la corte este lunes demuestran que la acusada no sólo tenía sus facultades reducidas (por efectos del alcohol), sino que también no respetó un semáforo en rojo y atravesó la calle con exceso de velocidad mientras hablaba por celular sin la función de manos libres.

Ademas de la detención, la juez Réna Émond le impuso a Morillon-Morissette una prohibición de manejar cualquier vehículo a motor una vez sea liberada. Esta prohibición estará vigente por un periodo de cinco años.