jueves, 24 de diciembre de 2015

Salvadoreño que vivió en una iglesia durante dos años podrá permanecer en Canadá

Publicado en:
Canadá Portada
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / CBC

Foto: Captura de pantalla / CBC

José Figueroa, un ciudadano originario de El Salvador residente de Columbia Británica desde hace casi dos décadas, pudo dejar la iglesia donde buscó refugio y permaneció por dos años, luego de que el gobierno de Canadá le anunciara que sería deportado.

Figueroa residió en Langley, Columbia Británica, por casi 20 años, pero el gobierno canadiense le anunció hace más de dos años que sería deportado por sus actividades políticas en El Salvador, donde militó en el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional. Este lunes pudo conocer que el ministro de Inmigración, Refugiados y Ciudadanía, John McCallum, permitió que Figueroa permanezca en Canadá.

«Estoy libre, finalmente», fue lo que dijo Figueroa al dejar la Walnut Grove Lutheran Church, algo que pudo hacer el día de su cumpleaños y a sólo tres días de la Navidad. Evidentemente emocionado, aprovechó el momento para agradecer a todos el apoyo que le han prestado.

Familiares y amigos también aprovecharon el espacio para cantarle el Cumpleaños Feliz.

Figueroa, quien sintió un gran alivio al dejar la iglesia donde permaneció por tantos meses, asegura que aún quedan tareas pendientes para él y su familia. «No hay pruebas de que hice algo malo. No hay pruebas de que el FMLN es una organización terrorista. No lo es. No lo ha sido, así que nadie tiene que sufrir en esta situación».

Figueroa agregó que «Canadá tiene que recuperar el lugar que siempre ha tenido. Tiene que mostrar compasión y esa compasión tiene que ser mostrada a todos, sin importar de donde vengan, dijo a CBC.

El FMLN es actualmente el partido oficial de El Salvador, luego de llegar al poder con el Mauricio Funes, en 2009 y con Salvador Sánchez Cerén, quien ganó las elecciones en 2014. Fue creado como un organismo de coordinación de las cinco organizaciones político-guerrilleras que participaron en la guerra civil, entre 1980 y 1992, contra el gobierno militar de la época, que posteriormente se constituyeron en un partido político legal tras la firma de los Acuerdos de Paz, en 1992.

Figueroa solicitó el estatus de refugiado en 1997. Trece años después, en 2010, luego de tener tres hijos en el país, las autoridades de Inmigración le informaron que no era admisible y le anunciaron que sería deportado.

Tanto a su esposa, como a sus tres hijos, les permitieron permanecer en el país, pero Figueroa tenía que regresar a El Salvador. Fue entonces cuando decidió buscar refugio en una iglesia.

Según varios abogados cercanos al caso, la exención dada a Figueroa es extremadamente rara e incluso estuvo a punto de desaparecer durante el gobierno conservador.