lunes, 11 de enero de 2016

Canadá: Intenciones de contratación en las empresas caen a niveles de la crisis financiera

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Grant Hutchinson (CC)

Foto: Flickr / Grant Hutchinson (CC)

De acuerdo con las previsiones del Banco de Canadá, las intenciones de las empresas de contratar nuevos empleados y comprar maquinaria en los próximos 12 meses se encuentran en sus niveles más bajos desde la recesión de 2009. 

El banco central canadiense realiza esta previsión luego de hacer un sondeo entre empresarios del país. Esto se traduce en que las compañías ven un panorama no tan alentador para los meses por venir, enfrentándose al colapso de las materias primas que ha afectado el sector energético, que mantiene a las provincias petroleras de Canadá con un ascenso en el desempleo, despidos y hasta reducciones de salarios. 

Para los analistas, el retroceso en las intenciones de contratar más personal apuntan hacia una expectativa negativa en cuanto a la capacidad de la economía canadiense de crear empleo. Las noticias son tan poco positivas que hay quienes creen que este año la creación de empleo podría caer en territorio negativo llevando a la ecomomía canadiense a un paso de una verdadera recesión. Esto quiere decir que la breve recesión en la que cayó Canadá en 2015 puede que sea más profunda de lo que inicialmente se pensó, todo como consecuencia de la caída de los precios del petróleo, que ha desestimulado con severidad las actividades conexas al sector energético. 

El sondeo entre los empresarios, que corresponde a las proyecciones de invierno, fue realizadoo entre mediados del mes de noviembre y de diciembre, cuando aún los precios del crudo no habían registrado esta nueva baja.

Algunos exportadores, sin embargo, se mantienen optimistas. Creen que habrá una mayor demanda de sus productos gracias a una potencial expansión de la economía de Estados Unidos, principal socio comercial de Canadá. Esto sin dejar de mencionar la realidad del dólar canadiense frente al estadounidense, que si bien afecta el bolsillo de los particulares a la hora de comprar artículos importados en territorio canadiense (o de viajar a EE UU, por ejemplo), puede atraer más turismo a las ciudades del país e impulsar las ventas de los productos canadienses, que se abaratan en los mercados internacionales.

Para ver el reporte del Banco de Canadá (en inglés) aquí.