sábado, 12 de marzo de 2016

Dindim, el pingüino que viaja 8.000 km cada año para visitar al hombre que lo salvó

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:
Pingüino viaja todos años 8.000 km dar gracias brasilFoto: Captura de pantalla YouTube

En 2011 un pingüino fue encontrado moribundo y cubierto de petróleo en las costas de Río de Janerio. Joao Pereira de Souza, un pescador y albañil jubilado, se encargó de rescatarlo y cuidarlo por 11 meses con una dieta especial para reponer al animal y regresarlo al mar.

Joao, de 71 años, creó un lazo especial con el pingüino al que bautizó con el nombre de Dindim. Cuando estaba completamente curado, lo llevó hacia el mar para que el ave marina regresara a su hábitat natural a las costas del sur de Chile y Argentina.

Su mayor sorpresa fue cuando Dindim regresó el año siguiente para pasar una larga temporada con él. Desde entonces y hasta ahora, el pingüino hace un recorrido anual de más de 8.000 km desde el sur hasta la playa brasileña donde fue rescatado por Joao y pasa una temporada de 8 meses con su salvador.

Todo el mundo decía que no iba a volver, pero ha regresado durante los últimos cuatro años”, relató el pescador al medio brasileño Globo TV.

Joao asegura que quiere a Dindim como un hijo y se autodenominó su “padre adoptivo”. “Se acuesta en mi regazo, me deja lavarlo y darle sardinas”, agregó.

El pingüino llega a la playa cada temporada en el mes de junio y se regresa a su hábitat en febrero.

Sin duda, la historia ha dado mucho de qué hablar entre los fanáticos de la preservación animal.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Jornada de frío extremo: Muere madre...

Las autoridades de Quebec están investigando luego de que Helene Rowley Hotte, madre del político Gilles Duceppe, falleciera  el domingo...

thumbnail
hover

Blue Monday: Lo que debe saber...

Este lunes conocido como el "día más deprimente del año", comúnmente llamado Blue Monday, así que si se siente algo entristecido o sin ...

thumbnail
hover

En fotos: Montreal bajo la nieve...

Mucho frío. Mucho viento. Al salir al aire libre, la cara y la nariz los sienten inmediatamente.