lunes, 14 de marzo de 2016

Deportación de criminales a Jamaica y Honduras puede generar efecto boomerang, según estudios

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Foto: Cortesía CBSA

Dos estudios realizados por The Security Governance Group a petición del gobierno federal canadiense, sugieren que el deportar criminales a Jamaica u Honduras (siendo éstos sus países de origen) puede, a la larga, generar efectos negativos para Canadá, pues aquellos deportados podrían involucrarse en redes internacionales que terminen haciendo daño al país, mientras encuentran cuesta arriba una reintegración total en estas naciones.

Ambos estudios, obtenidos por The Canadian Press bajo la Ley de Acceso a la información, indican que el deportar personas que hayan cometido crímenes en territorio canadiense puede tener un efecto boomerang. Aunque los estudios reconocen que la medida puede ser un elemento importante en la estrategia de seguridad pública canadiense, el deportar a los criminales puede generar “consecuencias no deseadas”.

Los estudios fueron entregados al Ministerio de Seguridad Pública de Canadá, en enero de este año.

En el mismo reporte, los analistas explican que el gobierno canadiense podría involucrarse más y realizar trabajo preventivo tanto en Jamaica como en Honduras, de tal manera de frenar la posibilidad de que las personas deportadas sigan en el mundo criminal.

Hace tres años, el entonces gobierno conservador presentó la Ley de Rápida Deportación de Criminales Extranjeros, limitando los recursos de apelación de las personas afectadas.

Entre el año 2000 y el 2013 fueron deportadas unas 2.800 personas a Jamaica. Unas 250.000 personas que viven en el país tienen ascendencia jamaiquina, con una gran concentración en Toronto, Ontario.

En el caso de este país en específico, el reporte explica que la isla se ha convertido en un puerto para la droga producida en Suramérica, lo que ha incrementado las preocupaciones de las autoridades canadienses. El crimen organizado jamaiquino también se ha adentrado al mundo de las estafas en juegos de azar, teniendo entre sus objetivos a canadienses.

En el caso de Honduras, el reporte advierte que los deportados regresan a un país que enfrenta problemas humanitarios, con una gran cantidad de bandas criminales que están involucradas en el narcotráfico. Hay retos económicos extremos, estigmas sociales y amenazas de violencia, que hacen muy cuesta arriba el recomenzar una vida.

En el caso específico de este país centroamericano, uno de los más violentos del mundo (San Pedro Sula ocupa la segunda posición en el ránking de las ciudades más violentas), el reporte especifica que Canadá igualmente podría involucrarse más en el apoyo a los deportados y a las autoridades hondureñas, presionando y exigiendo más seguridad y una reforma del sistema de justicia de esta nación.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Así serán las tiendas que venderán...

La Société québécoise du Cannabis (SQDC) reveló este jueves las primeras imágenes de cómo lucirán sus sitios de venta, cuyas puertas...

thumbnail
hover

Nicaragüenses en Montreal realizarán verbena en...

La comunidad nicaragüense de Montreal sigue movilizada a fin de denunciar la represión que vive este país centroamericano.

thumbnail
hover

Abogados plantean recomendaciones para que Montreal...

Más de año y medio ha transcurrido desde que Montreal se convirtió en ciudad santuario para los inmigrantes sin estatus. Pero, pese al ti...