domingo, 27 de marzo de 2016

La visita de Obama a Cuba y el fin del bloqueo

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:
obama castro cubaFoto: Pete Souza / Casa Blanca

I.

La visita del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, a Cuba, sella una etapa plena de animosidad entre los dos países. La isla comunista fue, más que una piedra, un verdadero clavo hiriente en los zapatos de la primera potencia del mundo.

Son incontables las arremetidas estadunidenses contra la isla de los Castro, como incontables también los intentos de deshacerse físicamente del barbudo Fidel Castro. Sin éxito en ninguno de los frentes.

Desde un punto de vista militar y sobre todo político, el fin del deshielo es un conflicto ganado por Cuba, y a la inversa, es una implícita derrota de los Estados Unidos en este terreno; ya sea porque el imperio no es tan omnipotente como se cree, o porque comienza a dar signos de debilidad; o porque se ha llegado a este inesperado final, debido a que su política exterior parece empeñada en desmontar los conflictos en los cuales se ha venido involucrando.

Estados Unidos ya se ha retirado de Afganistán y de Irak; ha hecho las paces recientemente con Irán; y elude con astucias intervenir en el terreno mismo, para poner fin -como muchos lo desean- a una de las más atroces guerras civiles de este siglo, como lo es la de Siria. Con Obama, el imperialismo yanqui luce estar de vuelta a casa, como en gran medida lo deseaba la población estadounidense al elegirlo. Y poco importan las condiciones en las cuales queden esos países, a menudo sumidos en sus viejos conflictos, y sin exigirles nada a cambio, como se vislumbra que será el caso de Cuba, en donde la dinastía de los Castro y el buró político del Partido Comunista seguirán liderando esta nueva etapa post embargo, y quedará a su antojo el punto hasta el cual irán soltando las riendas del poder y de las libertades, a no ser que el pueblo cubano se sacuda más pronto de lo que se supone y decida otra cosa.

Como decía Obama, Estados Unidos no puede determinar la suerte de Cuba, sino los mismos cubanos.

II.

El fin del viejo conflicto Cuba-EE.UU. también puede ser sólo el paso del tiempo. El tiempo lo ha erosionado y envejecido. El embargo está muriendo por aburrimiento.

Y debe serlo así porque este hecho histórico y trascendental poca repercusión ha tenido, que no sea estos días por la visita de Obama a Cuba. Al interior de los Estados Unidos, al margen de las grandes empresas que ya se frotan las manos por la ganga que tienen ante sí, en una área carente de casi todo y olvidada del modernismo capitalista, hay un mutismo silente, ligeramente animado por algunos miembros del exilio cubano, los que al mismo tiempo que felices, están desilusionados porque seguirán viendo a los Castro todavía en el poder.

Pero el silencio más interesado, y al mismo tiempo perplejo, es el que no se escucha, o se escucha (porque para algunos el silencio tiene ruido), en las filas izquierdistas de Latinoamérica, y en la misma Cuba. Incluso Fidel Castro parece no asimilar esta nueva etapa, refugiándose en “su derecho de ser marxista-leninista”, y sigue martillando las viejas arengas antimperialistas. Sin embargo, creo que el sagaz viejo zorro solo se hace el sueco. En el fondo debe saber muy bien que lo que se está forjando en estos meses es el arreglo más providencial que pueda haberles sucedido, a los Castro sobretodo, suertudos como siempre.

Como bien sabemos la “revolución” cubana siempre ha gozado de financiamiento externo, para no emplear el contrarrevolucionario término de “mantenida“. Primero -y aparte del pobre pueblo cubano- por la Unión Soviética; y cuando ésta se desintegró y sus efectos repercutieron en una de las peores crisis para la isla, el régimen cubano tambaleó y estando a punto de caer, aparecieron los bolivarianos venezolanos, que por entonces tenían las botijas llenas, y no solamente le entregaron parte del tesoro, sino que ellos mismos se entregaron a las ordenes de los jerarcas cubanos. Luego, cuando se agotaron recientemente las arcas venezolanas, y se enfrentaban otra vez a la incertidumbre de su sobrevivencia, ocurre milagrosamente el fin del asedio por parte de los Estados Unidos, que sin proponérselo ya les están insuflando nuevos vientos a las velas de la revolución cubana.

Decimos el fin del conflicto Cuba-Estados Unidos y del embargo, conscientes que esto último todavía no es una realidad del todo. Por ahora es la promesa del presidente Obama, que deberá ser ratificada por el Congreso estadounidense. Aunque el asunto no goza de la plena simpatía en los predios Republicanos, todo indica que al final apoyarán la propuesta Demócrata.

III.

El fin del embargo también le ha quitado a la izquierda cubana y a la de toda Latinoamérica, una de sus principales banderas de lucha. Cuántas veces yo mismo en mis épocas de joven izquierdista salí a las calles para protestar contra el embargo a Cuba y por supuesto contra el imperialismo yanqui. Estas consignas han servido para todo y han sido -y aún lo son- usadas hasta el desgaste por los numerosos líderes que han pasado por las sillas presidenciales de Latinoamérica. La mayoría de las veces se han usado como cortinas de humo, para desviar la atención de otros temas; otras para pretender aglutinar fuerzas internas, levantando el muy conveniente fantasma del enemigo externo. El embargo contra Cuba y el antimperialismo siempre han estado pegados al izquierdismo latinoamericano. ¿Cómo deshacerse de él?, o ¿cómo no deshacerse? A no dudar que se buscarán otros pretextos. Es verdad que sólo ahora se está desactivando el embargo a Cuba, pero el monstruo sigue siendo imperialista, a pesar que luzca algo debilitado en los últimos años. De todas maneras esas consignas no serán muy convenientes escucharlas en la Cuba en tránsito.

Montreal, 23 marzo 2016

Obama Cuba Castro

Foto: Pete Souza / Casa Blanca

Obama Cuba Castro

Foto: Pete Souza / Casa Blanca

Víctor Hugo Ortiz
victor@noticiasmontreal.com

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú ...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Tasa de desempleo en Canadá es...

El desempleo en Canadá se ubicó en noviembre en 5,6%, su tasa más baja desde que Statistics Canada comenzó a recabar esta información, ...

thumbnail
hover

Navidad: Este fin de semana es...

El próximo fin de semana la avenida Mont-Royal de Montreal se convertirá en una gran celebración por la época de Navidad.

thumbnail
hover

De nuestros países a Montreal: la...

Contenido patrocinado - Llega la época más linda del año. La Navidad está aquí. Época de celebraciones, de compartir con familiares...