jueves, 7 de abril de 2016

Diario de un inmigrante: Aquí me inventé una vida, compadre

Publicado en:
Crónicas de Inmigrantes
Por:
Temas:
Foto: Flickr / Andre Vandal (CC)

Compartiré historias de migrantes como yo. Las he escuchado en el metro, en el bus, en clases, en los insólitos empleos que jamás pensé hacer. Serán relatos cortos sobre esfuerzos, incertidumbres y nostalgias. Algunos parecerán cuentos, pero la realidad supera cualquier ficción. En muchos casos cambiaré los nombres de los protagonistas salvaguardando su identidad: ellos me confiaron sus historias, pero quizá otros, leyéndolas, se sientan más acompañados en esta tierra de lejanías y sueños. Los migrantes anónimos tenemos tanto qué contar. Soy periodista y llegué a Canadá en abril de 2014: se disipaba el invierno; asomaba la primavera.

Compadre, aquí en Montreal, yo me he inventado una vida. Yo no puedo decir en mi país que estoy  trabajando en un hotel limpiando baños, que estoy de mesero con mi corbatín ni que ya soy especialista pasando el trapero, ni que me gano la vida a diez dólares la hora cash

No, compadre, eso no se puede contar en mi tierra. Mi mamacita se moriría de la pena, si nomás cuando me ve por el skype llora porque dice que estoy flaco, que no me alimento, y yo era gordito. Yo no le puedo contar cómo me gano la vida ahora, le causaría una tristeza a mi familia. ¿Para eso me fui? ¿Para limpiar baños, para ser barrendero?, no compadre, eso no se cuenta. Yo allá en mi país era profesor en la universidad y acá uno tiene que buscárselas porque con eso de hablar muy bien los idiomas se pone negra la cosa. Así que mientras consigo algo mejor, mientras por la noche le doy juicioso al francés y al inglés, todos los fines de semana me voy a trabajar con doña Carmen pa’ donde ella diga: pa’ las fiestas en la sinagoga o pa’ las fiestas del viejo puerto. Y ahí sí que hay rumba, compadre, y los invitados toman como vikingos y dan propina. Así es la gente rica, compa, y yo le doy parejo, parejo, todos los fines de semana, parejo. Y ya con ese dinerito algo me rinde. Y como siempre he trabajado, no le hago asco al trabajo…

VER TAMBIÉN: 

¿Pero visitar mi país ahora? No, compadre. Ni ahora ni en años. Primero que para ir pa’ allá hay que ir con algo, ¿me entiende? La familia espera algo de uno, porque uno se fue para ayudar a la familia. Y si no llevas algo, entonces, ¿pa’ qué se fue? Por eso, compa, aquí me he tenido que inventar una vida. En el Facebook está mi nueva vida. Ahí están mis fotos. Vea usted, mire, entre a mi Facebook pa’ que vea: que me fui para eGrand Prix de Montreal, pues mis fotos con los autos; que me fui al Jardín Botánico, pues mis fotos con los cactus; que me fui para La Ronde, pues mi foto en la montaña rusa. Y la familia se alegra de verme. Y todos mis alumnos y mis amigos me celebran en el Face: “¡Qué bien la pasa en Montreal, profe! ¡Qué rico sol, marica!”, y todos hacen “me gusta, me gusta”… Esa es mi vida para ellos, compa, porque yo allá en mi país estaba bien considerado. Yo era profesor en la universidad. Y me tenían así, mire, así de alto…

Pero la cosa allá está difícil. Mucha inseguridad, usted ya sabe. Por eso me fui. Y cuando mi familia me pregunta en qué trabajo, yo digo que soy asesor de una empresa. ¡De a-se-sor! Y de una empresa grande, con cargo y todo, como si fuera asesor de Trudeau. Así les digo cuando me preguntan en la casa pero la bola ya se corrió, y ahora mis amigos piensan que de verdad soy asesor, fíjese, y ya no puedo echarme pa’ atrás, y se están animando pa’ venir acá, me preguntan cómo hice pa venir, y si supieran la verdad… ¿Usted cree que puedo decirles: “sí, vengan, vengan, que necesitan gente pa’ pelar pollos”? ¿Usted cree? No, compadre, eso no se cuenta. Y ya deje de perder el tiempo, apúrese. Usté mucho habla. ¿Ya vio la lista que nos tocó hoy? ¿No? Hoy se nos va todito el segundo piso y nos toca hacer cuarenta camas, y hay que limpiar los baños, las duchas, la cocina… Y en la noche me toca de mesero en una fiesta judía, y terminando aquí me voy pa’ allá. Así que hoy no me rinde, compadre, no me rinde…

Carlos Bracamonte
cebracamonte@gmail.com

Carlos Bracamonte: periodista peruano afincado en Montreal. Autodidacto. Amador de su familia, de la música afro latino caribeña, del cine clásico. Analista deportivo (futbolista gris). Sigue la fr...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

La polémica foto que tiene en...

Se trata de una de las noticias más comentadas y compartidas, no sólo en Canadá, sino en el resto del mundo: una antigua foto del primer ...

thumbnail
hover

Reportan primer caso de enfermedad vinculada...

Al menos un caso de enfermedad severa por vapear (vaping) se dio a conocer esta semana en Canadá. Se trata del primero en este país y que ...

thumbnail
hover

Comisión Escolar de Montreal, Concordia y...

Universidades y comisiones escolares anunciaron esta semana que el viernes 27 de septiembre no habrá actividades. Ese día se realizará en...