martes, 26 de abril de 2016

The Jungle Book

Publicado en:
Reflexiones en 35 mm
Por:
Temas:

(2016) Dir. Jon Favreau

The Jungle Book es la primera gran experiencia cinematográfica del año, y cuando uso la palabra experiencia lo hago deliberadamente. Este filme estimulará tus sentidos al igual que el corazón.

Esta cinta es parte de la exitosa estrategia que Disney ha llevado a cabo en los últimos años de adaptar sus clásicos animados a películas “de carne y hueso”, fenómeno del que ya hablé extensamente cuando comenté en este espacio sobre una de estas adaptaciones, Cinderella, película que terminó en mi lista de cintas favoritas del 2015, al igual que muy probablemente lo hará The Jungle Book al final de este año.

Una de las características de este lucrativo ejercicio que Disney está llevando a cabo es que de manera discreta ha contratado a respetados directores de cine. Cinderella fue dirigida por el multiganador de premios Óscar, Kenneth Branagh, Maleficent fue dirigida por Robert Stromber, quien tuvo en esta cinta su primera experiencia como director pero que ha ganado dos Óscar por dirección de arte -nada más y nada menos que por Avatar (2009) y por la película de Disney que comenzó todo este fenómeno, Alice in Wonderland (2010)-. Alice a su vez fue dirigida por el respetado Tim Burton, quien a su vez es el director del que se rumora llevará a cabo la adaptación de Dumbo. El año que entra traerá la adaptación de Beauty and the Beast de la mano de otro prestigioso director, Bill Condom, ganador de un Óscar por mejor guion adaptado por Gods and Monsters (1998), nominado en esta misma categoría por Chicago (2002) y director de Dreamgirls (2006).

En el caso de The Jungle Book el director a cargo del proyecto también tiene un respetado pedigrí. Jon Favreau es conocido en Hollywood como actor y hasta finales de la primera década del Siglo XXI como un gracioso director cuyo mayor éxito hasta el momento había sido Elf (2003), pero su estatus en la ciudad de los sueños cambiaría drásticamente luego de que fuese llamado para dirigir una adaptación a la gran pantalla de una historia de superhéroes de la que nadie tenía necesariamente muchas expectativas. El filme se llamó Iron Man (2008) y en el mundo del cine como entretenimiento es considerado como el filme que marcaría un antes y un después en la historia de los blockbusters. Iron Man ha sido el responsable del resurgimiento y reinado del Universo Marvel desde entonces, este éxito llevó a la compra de Marvel por Disney en una de las transacciones más importantes de lo que va de siglo, y Iron Man es la base del tono estilístico de humor y acción que han seguido todas las películas del Universo Marvel desde entonces, tono del que los entendidos dicen que es una extensión de la personalidad de Favreau, quien desde entonces es productor ejecutivo de todas las películas Marvel, uno de los trabajos más importantes y lucrativos en Hollywood en este momento.

Después del éxito de Iron Man y Iron Man 2 (2010), Favreau no ha dirigido mucho en el mundo del cine, para ser exactos solo dos películas antes de The Jungle Book: Cowboys & Aliens (2011) y Chef (2014). Ninguna de las dos cintas fue un éxito de taquilla, así que cuando Favreau fue anunciado como director de este esfuerzo de Disney muchos se preguntaban si el director estaba realmente a la altura de las circunstancias, incluso en algunos círculos se referían el éxito de Iron Man como una especie de golpe de suerte. Como ya he mencionado, al parecer Favreau y Iron Man tienen personalidades similares. Cabían entonces las preguntas ¿podría Favreau capturar la esencia y la sensibilidad de una de las películas clásicas de Disney con mayor número de fanáticos? ¿Se podría llevar a la gran pantalla el corazón de personajes clásicos como Baloo, Bagheraa y Mowgli? ¿Cómo hacer versiones de estos animales creíbles y carismáticos?

Por su parte, la versión animada de The Jungle Book, basada en las historias originales del escritor y poeta Rudyard Kipling, fue lanzada en 1967 y fue el último proyecto del estudio supervisado por el propio Walt Disney, quien muriera en 1966. Desde entonces la película ha sido una de las favoritas en lo que se refiere a clásicos animados. Especialmente famosas son las canciones compuestas por unos de los colaboradores más importantes de Disney, los hermanos Sherman, quienes son responsables de todas las melodías excepto por la súper conocida The Bare Necessities, que fue compuesta por Terry Gilkyson, opción de la primera versión que fue presentada a Disney y que, cuenta la leyenda, el genio de las historias desechó por conservar mucho del tono oscuro y dramático de las historias originales de Kipling.  Esta cinta es también famosa por su animación supervisada por dos leyendas de Disney: Milt Khal y Ken Anderson y es aún estudiada especialmente por el movimiento de los felinos. The Jungle Book ha sido tan popular que, sin contar todas las adaptaciones realizadas por otros estudios, Disney ha vuelto a visitar los personajes varias veces. En 1994, el estudio realizó una adaptación no animada concentrada en el retorno de Mowgli ya adulto a la civilización en tu tono más de aventura y acción, el éxito de esta versión llevó a Disney a realizar una historia de origen en 1998 llamada The Jungle Book: Mowgli’s Story que fue lanzada directo a video. En el 2003 el estudio lanzó The Jungle Book 2, una secuela animada de la película de 1967 en la que Mowgli, aún niño, regresa a la selva a encontrarse con sus amigos animales. Incluso en la TV los personajes de este film han encontrado éxito cuando entre los años 1990 y 1991 fueron reinventados en la serie de Disney Channel, TailSpin.

Después de tantas reinterpretaciones sin duda resultaba una arriesgada apuesta adaptar la versión original al cine. La buena noticia es que Jon Favreau parece haber estado guardando lo mejor de su arsenal para invadir nuestra imaginación y nuestros sentidos.

Lo primero que hay que hacer para disfrutar esta película a plenitud es verla en el cine y en 3D, de lo contrario no causará el efecto adecuado ni se podría apreciar el esfuerzo visual detrás de este trabajo. Lo segundo a considerar es que el filme mantiene una estructura bastante similar al original: luego de ser encontrado por una pantera negra llamada Bagheera, un niño es criado por lobos en las selvas del sur de Asia. Cuando el niño alcanza aproximadamente los 10 años es amenazado de muerte por un poderoso tigre de Bengala llamado Shere Khan, quien detesta a los humanos luego de ser atacado por cazadores, lo que obliga a los animales de la selva a intentar devolver a Mowgli al poblado de donde vino y así mantenerlo a salvo de las garras del felino. Mowgli es escoltado por la sabia y estricta Bagheera, pero el chico pierde el camino y luego de quedar solo conoce al oso Baloo, quien distrae al niño del objetivo principal de su viaje y lo hace disfrutar más de la selva en un tono más irresponsable. Bhageera finalmente encuentra al dúo rebelde y después de vivir algunas aventuras deben enfrentar a Shere Khan en una batalla final. La versión de Favreau mantiene incluso las famosas canciones de la versión de 1967, The Bare Necessities, Trust In Me y I Wan’na Be Like You.

The-Jungle-Book-3

The-Jungle-Book-2

Ahora bien, ¿cómo lograr recrear toda la riqueza de este mundo a una película no animada? El equipo detrás de la cinta no realizó un costoso viaje a Asia ni entrenó a docenas de animales. En estos días lo que se hace en estos casos es sentarse frente a un computador y dejar la imaginación volar.

La cinta fue enteramente rodada en un estudio con fondo verde y el único actor en la cinta, y por lo tanto lo único real del filme, es el carismático niño Neel Sethi, un actor de Nueva York que tiene la titánica tarea de llevar a la vida real a Mowgli, tarea que por cierto logra sin mayores inconvenientes, lo que resulta sorprendente especialmente considerando el obstáculo de que Sethi no pudo interactuar con nadie ya que no hay nada más allá en el filme que los computadores. Una vez cubierta la exitosa interpretación de Mowgli, el reto apenas comenzaba. Había que crear la selva y lo más importante, los animales. Favreau, utilizó lo último en animación digital y efectos especiales para recrear todo el universo del filme, y los resultados son realmente impactantes. Desde las texturas del suelo y las rocas, pasando por el agua (ríos, lluvias, cascadas), hasta la luz, todos los detalles del filme juegan con nuestros sentidos debido a que lucen completamente reales. Lograr este efecto resultaba fundamental para el tema de la cinta. A diferencia del filme animado, esta versión de The Jungle Book rinde honor a la naturaleza y a las interacciones de los animales. La trama está regida por las estaciones de la selva. Shere Khan descubre a Mowgli debido a que la época de sequía obliga a los animales a compartir el último bebedero disponible en la región y por lo tanto se declara una tregua entre carnívoros y herbívoros y como consecuencia el depredador descubre al niño y amenaza a la familia de lobos a eliminarlo o de lo contrario lo hará él mismo. Los lobos tienen hasta la vuelta de las lluvias para deshacerse de Mowgli. Otros elementos de la naturaleza son básicos en el desarrollo de la historia, por ejemplo, el concepto de cómo funciona en equipo una manada de lobos es clave para el desarrollo de la trama, como también lo son panales de abejas, y hasta un templo abandonado por los humanos y reconquistado por monos y orangutanes. Y acá entra el otro elemento impactante de la animación en el filme, cómo lucen los animales. Digamos que la tecnología ha avanzado año luz desde los días de Babe (1995) cuando animales amaestrados interactuaban y lo único animado eran las bocas. Veinte años más tarde, animales de los que es imposible pensar que no son reales son creados de cero en un computador. Lo que permite preguntarse hasta qué punto esta película debería considerarse también un filme animado. Favreau y su equipo no solamente logran impactantes recreaciones de panteras, tigres, osos, orangutanes, culebras, elefantes y lobos, sino que además deciden expandir el universo y animan a decenas de otros animales desde pequeños ratones canguros, tortugas y aves hasta enormes búfalos y rinocerontes. Pongámoslo así, la película luce tan real, hermosa e impactante como cualquier documental de la BBC, con el agregado de que en The Jungle Book no solo vemos a los animales interactuar entre ellos y con la naturaleza, sino que también los podemos escuchar hablar.

Y si de hablar se trata, Favreau y su equipo se llevan aún más puntos ya que logran un elenco impecable para darle voces a los diferentes animales. No solamente el filme es un desfile de estrellas, sino que la asignación de cada actor a su personaje es impecable. La conservadora Bagheraa es interpretada por el actor de carácter Ben Kingsley, el divertido oso Baloo está en manos del brillante comediante Bill Murray, el inglés Idris Elba es la voz del aterrador Sheer Khan, la sensual Scarlett Johansson ofrece la voz de la también sensual serpiente Kaa, la ganadora del Óscar Lupita Nyong’o es la voz de la loba madre Raksha, mientras que el actor de carácter Giancarlo Esposito es el líder de la manada Akela, y finalmente, en un destello de genialidad, el ciego de poder rey orangután Louie es interpretado por Christopher Walken. Walken, quien comenzara su carrera como actor de musicales, Murray y Johansson tienen el privilegio de interpretar las tres canciones de la versión animada incluidas en el filme. La canción de la boa Kaa es apenas cantada durante el filme, pero la versión completa está en los créditos y en la banda sonora del filme.

The-Jungle-Book-5

The-Jungle-Book-4

Con los efectos especiales más impresionantes desde Life of Pi (2002) y con un corazón enorme gracias a un elenco de primera y un excelente guion, The Jungle Book es sin duda de lo mejor que se ha visto en la gran pantalla este año. Pero este filme es solo el comienzo de un drama del que no veremos un próximo capítulo hasta el 2018 cuando otra versión animada en computador de la misma historia, que también cuenta con un elenco impecable, llegue a la gran pantalla.

Warner Bros. se ha convertido en la némesis de Disney. No solamente Warner ha decidido declararle la guerra a Disney en su reinado de historias de superhéroes, desarrollando los personajes de las historietas de DC Comic de la misma manera en que lo hiciera Disney con el Universo Marvel, sino que ahora también al parecer el estudio quiere entrar a competir en el terreno de la fantasía y ha decidido desarrollar su propia versión de The Jungle Book denominada Jungle Book. Hasta ahora esta competencia tiene como perdedor a Warner, estudio que, a pesar de lograr romper varios récords de taquilla con el lanzamiento de su propio universo de superhéroes con Batman Vs. Superman, la cinta recibió terribles críticas de parte de los medios y fanáticos de los personajes de DC. Con una serie de otras cinco películas en desarrollo que buscan imitar el fenómeno Marvel, a Warner parece no importarle el desencanto de la crítica, y lo mismo parece ocurrir con su versión de la historia de Mowgli y sus amigos salvajes.

Luego del fantástico recibimiento de la versión de Disney, Warner movió su versión the The Jungle Book un año, pero el proyecto sigue en pie. Dirigido por el fantástico actor de carácter y el favorito de todos los grandes directores al momento de crear personajes digitales, Andy Serkis, la película sigue siendo promocionada como algo nunca antes visto y los nombres que conforman el elenco son nombrados constantemente – Benedict Cumberbatch, Christian Bale, Cate Blanchett – el problema es que la versión de Disney es ya algo nunca antes visto con un elenco impecable… y además ya Disney anunció una secuela que probablemente llegará muy cerca del 2018.

Esta competencia entre estudios promete tanta emoción como el enfrentamiento entre Sheer Khan y Mowgli, pero mientras tanto solo cabe disfrutar de las aventuras en la naturaleza de Mowgli, sus amigos y sus enemigos y vivir la experiencia de The Jungle Book.

Alan Abuchaibe
alanabu@gmail.com

Venezolano, profesional de las comunicaciones con una pasión natural por el cine. Antes de emigrar a Canadá Alan mantuvo una extensa carrera como crítico de cine en impresos y radio, actualmente tr...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Vancouver es la tercera ciudad con...

Canadá una vez más destaca en una lista sobre calidad de vida alrededor del mundo. De hecho, una ciudad del país se montó en el podio de...

thumbnail
hover

Bianca Andreescu: el futuro del tenis...

A inicios de la semana Bianca Andreescu aseguraba un puesto en el prestigioso torneo de Indian Wells gracias a la invitación de los organiz...

thumbnail
hover

Atentado en Nueva Zelanda: Consternación y...

El mundo entero tiene los ojos en Nueva Zelanda, luego del atentado a dos mezquitas que dejó al menos 49 personas muertas y una nación en ...