martes, 23 de agosto de 2016

Un mercado público del siglo XVIII volverá a la vida este fin de semana en Montreal

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Este fin de semana Montreal revive el primer mercado público del siglo 18Foto: Pointe-à-Callière's

Este fin de semana se llevará a cabo un viaje en el tiempo de regreso al corazón del primer mercado público de Montreal.

El evento recreará la vivencia de agricultores, artesanos y artistas en Pointe-à-Callière, el primer mercado público de la ciudad del siglo XVIII.

La inigualable experiencia busca llevar a los asistentes a un espacio que aún conserva su función agrícola y ofrece una variedad de actividades históricas y presentaciones en un ambiente único, para poder conocer parte del patrimonio de la ciudad y de toda la región.

Los paladares más exigentes tendrán la oportunidad de degustar productos auténticos del siglo XVIII, como mermeladas de frutas silvestres y jaleas, productos de arce, quesos, embutidos, sidra y cerveza.

Junto con narradores, músicos y artesanos, el Mercado Público será sede de un conglomerado de actividades que recrearán escenas de la época. Un regimiento militar y un campamento nativo también formarán parte de las festividades. Los niños tendrán la oportunidad de usar trajes de la época, así como disfrutar de los juegos franceses de la década de 1750.

La actividad se llevará a cabo los días 27 y 28 de agosto, desde las 10:00 am en el Viejo Montreal, en los alrededores del museo Pointe-à-Callière.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Optimistas veremos la construcción de un...

¡Hola a todos! A los que alguna vez me conocieron o me permitieron ayudarles a encontrar su casa o apartamento donde vivir y ser feliz. Tam...

thumbnail
hover

COVID-19: más de 4 000 casos...

En Quebec hay 3 430 casos confirmados de COVID-19, de acuerdo con la información que dieron las autoridades provinciales este lunes. De ese...

thumbnail
hover

Yo soy el lanzador más lento...

De niño, como casi todos los muchachos del vecindario, me gustaba el béisbol. Jugar en una calle ciega cercana a mi casa era la más impor...