jueves, 29 de junio de 2017

Hallan culpable de crueldad animal a mujer que dejó a perro en su auto bajo un calor intenso

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Foto: María Gabriela Aguzzi V. / Grupo NM

Una corte municipal halló culpable de crueldad animal a una mujer, luego de un perro muriera por dejarlo encerrado en un auto mientras hacía calor intenso.

El hecho ocurrió en julio de 2011. Se trató de un bulldog, bautizado Ares. Su dueña., Marina Palakartcheva, lo dejó en la parte trasera de su auto, estacionado en el centro de Montreal, esa tarde. El perro pasó encerrado, dentro del vehículo y en un calor intenso, por más de una hora. La temperatura ese día, según los registros policiales, fue de 30,7 grados C.

En su decisión, el juez Randall Raymond, dijo que “la muerte de Ares fue causada por un ataque de calor, debido a que fue dejado mucho tiempo en un auto, sin agua y sin suficiente ventilación, en pleno día, durante una ola de calor”.

Al ser hallada culpable, la mujer se enfrenta a una multa de 10.000 dólares y a una pena de cárcel de 18 meses. La sentencia se conocerá en septiembre.

Aquel día, fue un transeúnte que caminaba cerca del vehículo quien se dio cuenta de que el perro estaba en la parte trasera del auto. Éste estaba estacionado cerca de la esquina de las avenidas Pine y Parc.

El testigo narró que el perro estaba recostado de un lado, sin moverse, respirando fuerte y con la lengua afuera. Parecía, dijo, estar en problemas.

Fue entonces cuando el testigo intentó de encontrar a la dueña del perro, pero al no tener éxito decidió llamar a la policía. Al lugar llegaron varios oficiales del SPVM, quienes eventualmente rompieron la ventana del auto y llevaron al perro a un veterinario.

Uno de los oficiales que intervino ese día aseveró que “el perro estaba extremadamente caliente. Era como tocar un horno caliente”. Ares murió al día siguiente.

Se sabe que el testimonio de la propietaria, Palakartcheva, fue contrario al de los testigos de lo ocurrido. La mujer aseveró que Ares sufría de ansiedad por separación y que siempre lo llevaba consigo adonde fuera.

Aseveró que ese día dejó al perro en el auto por sólo 30 minutos. Pero el juez concluyó que, según el tiempo narrado por otros testigos, Ares fue dejado en el auto, solo, por al menos una hora y 10 minutos.

Palakartcheva también dijo que creía que ese día hacía entre 20 y 25 grados C, pero otros testigos aseveraron que no sólo hacía calor intenso, sino que había elevada humedad.

La dueña también argumentó que había dejado las ventanas abiertas parcialmente y que se había estacionado en una zona con sombra de tal manera de proteger al perro.

Pero la veterinaria que recibió a Ares esa tarde recordó que el dejar las ventanas del auto abiertas no fue suficiente para que el perro no sufriera por el calor intenso.

“Es totalmente inadecuado”, dijo la especialista en la corte.

Para la dueña, Ares no murió debido a las altas temperaturas, porque el perro, según ella “amaba el calor”.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Trudeau critica a los “segmentos tóxicos”...

Luego de un par de semanas de descanso, la Cámara de los Comunes tuvo nuevamente un periodo de preguntas en presencia del primer ministro J...

thumbnail
hover

Varios cambios en los “food trucks”...

Los optimistas dirán que es un paso necesario pero positivo. Los pesimistas dirán que se trata del inicio del fin de los food trucks en Mo...

thumbnail
hover

Vancouver es la tercera ciudad con...

Canadá una vez más destaca en una lista sobre calidad de vida alrededor del mundo. De hecho, una ciudad del país se montó en el podio de...