jueves, 2 de noviembre de 2017

De inmigrante a candidato a concejal en Laval: El proyecto de César Maldonado

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:
Cesar-Maldonado-Action-LavalFoto: Pablo A. Ortiz / NM Noticias

Cuando llegó a Canadá proveniente de Colombia, hace más de 15 años, César Maldonado no tenía como objetivo quedarse en la provincia de Quebec. El tiempo pasó y este domingo su nombre aparecerá en las boletas de votación de las elecciones municipales de Laval.

Maldonado es conocido en la comunidad hispana como un emprendedor, de esos que no teme involucrarse en cualquier tipo de proyectos. Es un hombre de familia, al punto que creó su propio negocio entre familiares: Saveur Colombienne.

Su pasión por nuevos retos lo llevó a un terreno en el que los latinos no se hay involucrado de manera masiva: la política. Busca sumarse a la lista de los Saúl Polo, Rosa Gálvez o Pablo Rodríguez, de esos pocos que han materializado la idea de buscar la función pública en nombre de su comunidad y de toda la sociedad a la que pertenecen.

Su motivación es sencilla. “En Canadá existen muchas cosas favorables, pero eso es por gente que trabajó mucho para lograrlo y es por eso que hay que trabajar para proteger eso”, dice durante una entrevista con NM Noticias. “La democracia es de las cosas que más enemigos tiene, por eso hay que defenderla”.

Maldonado es candidato a concejal por el distrito de Laval-Les-Îles por el partido Action Laval, un joven partido liderado por el antiguo diputado liberal Jean-Claude Gobé y que en el año 2013 formó la oposición oficial en la alcaldía tras quedar segundos en las elecciones.

Un proceso natural

La entrada en la política de César Maldonado terminó siendo orgánica, comenzó con esos pequeños detalles por los que quiere luchar como concejal. “Había un problema de tráfico por un andén por el que tienen que pasar los niños camino a la escuela. En busca de soluciones me di cuenta lo difícil que era encontrar respuestas y poder hablar con los responsables”.

Ahí se le activó esa pasión escondida por la función pública, lo cual se juntó con el interés de más de un partido que querían sumarlo como representante de la comunidad hispana.

Sin embargo, para este empresario nacido en Bogotá, lo importante era poder representar al sector en el que vive. “Les dije (a Action Laval) que estaba dispuesto a unirme a su proyecto, pero tiene que ser en mi barrio. Yo no puedo ir a arreglar los problemas de personas a las que no conozco”, relata.

Desde entonces ha tenido que aprender las complejidades de la política municipal, desde cómo funcionan los poderes internos, esa maquinaria que existe, hasta tener que enfrentar el trabajo de calle. “Hemos tocado (al momento de la entrevista) casi 1.000 puertas de casas”, comenta con una sonrisa.

No sólo para los latinos

Ser una voz para los hispanos de Laval es algo importante para Maldonado, aunque sabe que tiene que ver más allá. Se interesa por toda su comunidad, tan diversa como es la norma canadiense.

Su visión política es simple: estar cerca de la gente. “Lo que yo quiero es estar cerca de las personas, estudiar cuáles son sus necesidades, cuáles son las prioridades y qué se puede hacer a largo plazo”, explica sobre sus promesas.

“A veces son las pequeñas cosas las que pueden tener un impacto muy grande en la calidad de vida de las personas”, agrega.

Maldonado sabe que la política municipal no es –muy al contrario de lo que muchos esperarían- fácil, empezando por lo complejo que puede ser involucrar a la sociedad en los proyectos e iniciativas que terminan teniendo una gran influencia en sus vidas.

En el año 2013 sólo el 41% de los casi 300.000 electores inscritos ejercieron su derecho al voto en esta ciudad al norte de Montreal, una tendencia que se repite a lo largo de la provincia y del país en materia municipal.

“Uno de los factores es la educación”, señala Maldonado. “Tenemos una responsabilidad de explicar lo que representa la democracia y cómo muchos lucharon para conseguirla. Tenemos que estar conscientes que eso pende de un hilo si no la protegemos”.

En el caso de los latinos no sólo es difícil movilizarlos para votar, sino también para que se involucren en la vida política canadiense.

“Creo que tenemos (los latinos) un prejuicio, como que las cosas les pasan a los otros y no pueden pasarnos a nosotros. Hay que arriesgarse y lanzarse a lo que no conocemos y entender que todo lo que pensamos son obstáculos pueden convertirse en ventajas. Entender el valor agregado que tenemos”.

También cree que los hispanos suelen tener una desconfianza hacia la democracia, “por lo que hemos vivido en nuestros países”. Sin embargo, es necesario romper ese círculo.

“Tenemos que participar para que la sociedad sepa cuáles son nuestras prioridades como comunidad. Las cosas pueden cambiar y tenemos que pensar en construir proyectos que serán el legado del futuro”.

Pablo A. Ortiz
pablo@noticiasmontreal.com

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Venezolano-canadiense con experiencia como periodista deportivo especializado en fútbol. Viven en Montreal desde hace varios años con s...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Un paso más hacia la construcción...

La alcaldesa de Montreal quiere ir adelante con el proyecto de la línea rosa del metro, aunque sabe que para el nuevo gobierno de Quebec é...

thumbnail
hover

Caravana de migrantes hondureños avanza por...

Aceras, bancos y plazas públicas de Tapachula, México, fueron los espacios de descanso para miles de migrantes hondureños que quieren lle...

thumbnail
hover

Saint-Laurent recuerda con carteles que está...

Menos de una semana ha transcurrido desde la legalización de la marihuana en Canadá y ya hay carteles que prohíben su consumo en los espa...