jueves, 11 de enero de 2018

Mi deseo para el nuevo año: la creación de nuestra nueva identidad cultural

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Dawid Zawila

Mi cuerpo está en Canadá pero mi corazón está en mi país. Así me sentí el primer año de mi llegada a este país. Todo lo que planificaba para mi vida lo pensaba en Venezuela, venían a mi mente las personas claves a contactar para dicho proyecto (y lo fácil que era establecer relaciones con ellas) estimaba fechas y demás… Si bien mi cuerpo sabía que estaba en otro clima y paisajes, mi mente y corazón estaban en mi país natal. ¿El resultado? Ansiedad y frustración. 

Vivir el presente y avanzar requiere de la presencia de nuestro cuerpo, mente y corazón en un solo lugar. En el proceso de integración, las comparaciones de las dos culturas, vivir en los recuerdos, despreciar la cultura del país receptor son algunas de las posturas que nos pueden poner lejos del logro de nuestros proyectos de vida en Canadá.  Para ayudarnos, contacté a la estudiante de Doctorado en Psicología, Diana Cárdenas, que nos enseñará los beneficios de integrar nuestra identidad con la nueva realidad cultural en que vivimos.

¿Listos?

En mi cultura eso no pasa así…

Las comparaciones son normales, nos ayudan a ubicarnos en el medioambiente. No obstante, cuando las comparaciones nos llevan a concluir que no estamos viviendo nuestro ideal, estas comparaciones pueden ser dañinas para nuestro bienestar. En efecto, las investigaciones muestran que estas comparaciones sociales negativas pueden llevar a sentimiento de insatisfacción y frustración.

La buena noticia es que mientras más conozcamos, estemos en contacto, y participemos en el país receptor, tendremos menos necesidad de hacer estas comparaciones. Con el tiempo, sabremos cómo nos situamos en el país receptor y no necesitaremos tantas comparaciones. Y con menos comparaciones sociales, habrá menos comparaciones sociales negativas, y menos sentimientos de insatisfacción y frustración.

¿Por qué me cuesta tanto integrarme a esta cultura?

Nuestra cultura nos provee con toda la información necesaria para sobrevivir en nuestro medioambiente. Gracias a nuestra cultura, sabemos hacer amigos, sabemos cómo comportarnos en funerales, sabemos cómo querer a nuestros seres queridos, y sabemos cómo se trabaja. Es gracias a nuestra identidad cultural que sabemos cuáles son nuestras obligaciones y roles sociales, ya que estos son definidos de manera clara en nuestra cultura.

Pero llegamos a Canadá y cambiaron las reglas del juego.

Ahora, sin saberlo, podríamos estar luchando por preservar y cultivar nuestra identidad cultural porque la sentimos amenazada. Perder nuestra identidad cultural se siente como perder la base de quienes somos, ya que estamos perdiendo la información que nos permite definirnos de manera individual.

La buena noticia es que mientras más conozcamos, estemos en contacto, y participemos en el país receptor, tendremos menos necesidad de hacer estas comparaciones: con el tiempo, sabremos cómo nos situamos en el nuevo destino y las comparaciones, serán de poca utilidad. Por otro lado, los estudios nos dicen que los inmigrantes podemos tener más de una identidad cultural. La futura Dra. Cárdenas afirma “yo puedo mantener mi identidad colombiana, y al mismo tiempo integrar una nueva identidad cultural, la identidad del país receptor. No tengo que escoger entre ser colombiana y ser québécoise, sino más bien puedo integrar estas dos identidades culturales en mi identidad y ser los dos al mismo tiempo.”

La integración de las identidades toma tiempo y esfuerzo

Integramos las identidades gracias a dos cambios psicológicos que ocurren. Primero, uno empieza a reconocer las similitudes entre los dos grupos culturales. Por ejemplo, yo puedo darme cuenta que los canadienses y los latinoamericanos se parecen en que ambos quieren mucho a sus familias, y que aunque lo demuestren de manera diferente, el amor es parecido. Segundo, uno puede sentir que los canadienses y los latinoamericanos hacen parte de un grupo más global: los dos son seres humanos.

Los estudios en psicología nos dicen que aquellos con identidades integradas tienen más bienestar psicológico y se sienten más felices que aquellos que no se sienten parte de sus dos grupos culturales, ya que la personas integradas han resuelto el conflicto entre sus identidades culturales.

Consejo clave: ¡sal de tu casa! No se trata de estar desesperado tratando de hacer “tu amigo québécois”, sino de tener experiencias de vida en esta nueva cultura, experiencias relacionadas con las situaciones que disfrutes y que vayan más allá del trabajo y estudiar el idioma. ¿Hacías deporte en tu país de origen? ¡Retómalo como puedas! ¿Te gusta leer? Busca un club de lectura y comparte tus intereses. Si estás interesado en entrar en contacto con la futura Dra. en Psicología, Diana Cárdenas, puedes escribirle a diana.cardenas@umontreal.ca.

Aprendimos a interactuar en nuestra cultura de origen porque… crecimos y nos desarrollamos en ese grupo. ¿Cuánto tiempo tomó?

Vamos sin ansiedad y con constancia.

#TodoSePuede

PD: hice dos “landing”. Mi cuerpo llegó a Montreal en mayo del 2015. Luego llegó el cerebro y el corazón en el 2016. No es casualidad que todo lo bueno empezó a suceder en esta última fecha.

Maira Prado
mairapradolandaeta@gmail.com

Fisioterapeuta en Venezuela, masso-kinésithérapeute en Québec y embajadora de la francización para la comunidad de América Latina. Sus temas: la salud y la integración del inmigrante.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Actualización de Environment Canada: de 10...

Actualización - Jueves: 10:00 am - Environment Canada actualizó su boletín de clima especial y emitió una advertencia de nieve para Mont...

thumbnail
hover

Montreal: Nueva jornada de huelga de...

Si están esperando un paquete o correo especial este jueves tomen en cuenta que los trabajadores de Canada Post están realizando otra huel...

thumbnail
hover

Canadienses se mantienen divididos sobre edad...

Casi un mes ha transcurrido desde que el consumo de marihuana en Canadá es legal. La opinión de los canadienses se mantiene dividida en cu...