martes, 27 de febrero de 2018

Las innecesarias aventuras de Justin Trudeau en India

Publicado en:
514 Ideas
Por:
Temas:
Justin-Trudeau-IndiaFoto: Oficina del Primer Ministro de Canadá

Si en la última semana no vio pasar en sus redes sociales algún artículo sobre la visita de Justin Trudeau a India, la única explicación posible es que no tenía conexión a internet o se encontraba en una semana de detox digital.

El viaje del primer ministro canadiense a la nación surasiática fue muy largo, lleno de tropiezos y torpezas de una administración que ya consumió todo el crédito que tenían para usar la excusa de la “novatada”.

La oposición y los analistas políticos martillaron a Trudeau desde todos los ángulos posibles. Su familia fue material de decenas de memes, burlas y ataques de los cuales hasta los más fervientes seguidores del joven mandatario parecían querer mantenerse a raya.

Sin embargo, con la perspectiva de unas elecciones a menos de dos años, nada parece indicar que las desaventuras de Justin en India vayan a hacer mella en su futura campaña electoral para 2019.

¿Por qué?

Parte de la explicación recae en los mismos partidos de oposición, que terminan seducidos por el carácter visual de la era en la que vivimos. Por la forma más que el fondo.

Una imagen dice más que mil palabras, reza el dicho. Pero en la era digital ya no se trata de una comparación, la foto se impone al texto. En medio de ese ruido el acusado, muchas veces, sale ileso.

Los verdaderos problemas

Fue más fácil ridiculizar al Primer Ministro por lo amplio de su vestuario o lo falsas –o no- de sus poses en compañía de su esposa e hijos. En medio de ese ruido los verdaderos escándalos pasaron a un segundo plano. Esos escándalos que dicen mucho de una administración que suele colapsar ante la presión y que carece de sangre fría para encarar los errores.

El ejemplo más significativo fue la debacle de Jaspal Atwal. El hombre fue invitado a un evento de la embajada canadiense en India en el cual participó Trudeau, y quien –por razones morales- no debía estar presente. Muchos incluso se preguntan si debía estar presente en India en ese momento.

Rápida lección de historia: Atwal fue condenado por el intento de homicidio, en 1986, de un ministro indio que estaba de visita en Vancouver. Atwal es una figura conocida del movimiento separatista sij, que pelea por un Estado independiente de la India para los seguidores de esta religión. En el pasado, un sector radical de este movimiento utilizó la violencia para intentar alcanzar sus objetivos.

En lugar de reconocer su error, el aparataje del gobierno liberal intentó barrer la polémica bajo la alfombra con excusas simplistas. Eso es como querer reparar el Titanic utilizando cinta Scotch.

Un diputado de bajo perfil, Randeep Sarai, fue el sacrificado, señalando que la invitación vino de su parte e intentó cerrar el capítulo con un mea culpa sencillo.

Pero internet no perdona, y pronto aparecieron fotos de Atwal a lo largo de los años, acompañando a varias figuras del Partido Liberal, incluido Trudeau, desde antes de ser líder de la tolda política.

Pero muchos seguían hablando de si Trudeau bailó un Bhangra…

El gobierno incluso quiso compartir la culpa con el gobierno de la India –como si las relaciones no estuvieran ya en un punto tenso-. Un vocero filtró a varios medios la hipótesis de que la aparición de Atwal en India se debió a que el gobierno local “misteriosamente” le permitió la entrada al país, asumiendo que el invitado no deseado iba a aparecer de alguna forma en el evento, y como si todo fuera parte de un plan bien trabajado para dejar mal parado al gobierno canadiense.

Pero muchos seguían preocupados en lo que decía un sector de la población india sobre el vestuario del Primer Ministro…

La debacle ocurrida durante los siete días que Trudeau estuvo de visita dan material suficiente para escribir un ensayo, con numerosas preguntas en el aire: ¿Por qué una persona con un pasado tan complejo es capaz de tener tanta prominencia dentro de un partido político?

¿Por qué el gobierno intentó minimizar el escándalo en lugar de poner todas las cartas sobre la mesa y pedir claras y concisas disculpas? Algo que, hay que admitir, seguramente hubiera hecho menos daño a su imagen.

Y lo más importante: ¿Qué fue a hacer Justin Trudeau en India? El viaje de “negocios” se redujo a un plan de alrededor $1.000 millones en comercio bilateral. El detalle es que Canadá recibirá menos de un tercio de ese pastel.

La otra opción es que fue simplemente para consolidar el apoyo que recibe de una comunidad numerosa y con bastante poder en Canadá. Eso genera otra incógnita: ¿Era realmente necesario movilizar a gran parte del gabinete hasta el otro extremo del planeta para lograrlo?

Con un poco de sentido común el primer ministro se habría ahorrado varios dolores de cabeza.


Las opiniones expresadas en los artículos en Blogs NM son enteramente la responsabilidad de sus autores y no representan necesariamente la opinión de NM Noticias.

Pablo A. Ortiz
pablo@noticiasmontreal.com

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Venezolano-canadiense con experiencia como periodista deportivo especializado en fútbol. Viven en Montreal desde hace varios años con s...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Environment Canada emite boletín de clima...

Después de una jornada en la que la nieve sólo tocó sectores de Montreal y dejó buenas acumulaciones más al norte, el miércoles está ...

thumbnail
hover

Detienen a dos menores de edad...

Con el transcurrir de las horas, el SPVM va dando con nuevo elementos tras la muerte de un adolescente de 17 años en Île-des-Soeurs.

thumbnail
hover

Últimos días de esta temporada de...

Una jornada helada para disfrutar las últimas horas -por esta temporada- de las bicicletas de libre servicio BIXI.