jueves, 9 de agosto de 2018

Shakira en Montreal: impecable, alegre, nostálgica y actual

Publicado en:
Ciudad
Por:
Temas:
Foto: Cortesía

Un Centre Bell a reventar. Un DJ que calentó la fiesta, poniendo a bailar a muchos -en sus sillas- por 45 minutos. Una pausa de más de media hora que no bajó los ánimos. Parecía más bien que el ligero retraso era parte del plan, como quien quiere generar -incluso- más expectativa. A las 9:02 pm se escuchó un “estoy aquí” y la gente no paró de gritar.

Shakira se entregó la noche del miércoles en Montreal ante más de 13.000 personas que la esperaban desde enero de este año, cuando la colombiana pospuso la presentación para dar descanso a sus cuerdas vocales. La espera valió bien la pena, pues la presentación fue impecable, alegre, nostálgica y actual.

La artista, de 41 años de edad, mostró por qué es una de las cantantes contemporáneas más cotizadas del mercado mundial y por qué El Dorado Tour ha logrado satisfacer hasta a los fanáticos más críticos: realmente hace un recorrido por sus canciones más emblemáticas, pasando de sus baladas rock clásicas, sus temas más pop y, claro está, también por el reggaetón.

Foto: Cortesía

Vous êtes incroyables !

Shakira compartió con un público tan diverso como es Montreal, aunque el español estuvo bien presente en el Centre Bell. Banderas colombianas se dejaron ver por las diferentes secciones de la arena y los gritos de Barranquilla que se escucharon de cuando en cuando despertaban aún más la emoción entre sus coterráneos. No sorprende si recordamos que la comunidad latinoamericana más grande de Quebec es la colombiana, con 26.890 personas (Censo 2016).

Pero la artista optó por comunicarse con su gente mayoritariamente en un excelente francés, aunque algunas frases le salían naturalmente en inglés y 60% de los temas que interpretó fueron en español. Francófonos y anglófonos hicieron prueba de sus conocimientos en este idioma y corearon, sobre todo, las canciones más actuales.

“Ça fait longtemps” expresó en sus primeras palabras con la audiencia, luego de abrir el concierto un mix de Estoy aquí y Dónde estás corazón, She Wolf y Si te vas. Casi ocho años habían transcurrido desde que la cantante no se presentaba en Montreal.

“Hace meses pensé que no volvería a cantar. Si estoy aquí esta noche es gracias a ustedes. Gracias por darme la alegría de cantar para ustedes”, agregó, para luego interpretar dos temas del álbum El Dorado, Nada, y un mix con Perro fiel y El perdón.

Shakira también está experimentando en esta gira. Underneath your clothes, balada incluida en el popular Laundry Service (el inicio del crossover de la cantante), la interpretó más bien en una especie de trap que resultó simpática, mientras que Can’t Remember to Forget You se convirtió en un reggae “más lento” que le permitió mover las caderas a un ritmo más sensual que de costumbre (sí, es posible).

Hubo un momento especial para quienes aún conservan en la memoria a la Shakira de cabello negro: guitarra en mano interpretó Inevitable (del disco de 1998, ¿Dónde están los ladrones?), acompañada de los más maduros entre la audiencia.

Moviendo las caderas

Foto: Cortesía

La introducción a Whenever, Wherever fue el momento en el que vimos a la Shakira experta en baile del vientre, ese mismo que la hizo famosa incluso antes de convertirse en rubia. Con caderin incluido, la artista deleitó y contagió a más de una, quienes se levantaron para demostrar que ellas también sabían mover bien las caderas. Un arte que conserva muy bien, sin duda.

Shakira también hizo sus coreografías típicas en La Tortura, tema que interpreta con Alejandro Sanz. La grandeza de su escenario y de show de luces permitió que se viera al español en las dos pantallas gigantes de la tarima central.

Después de la exaltación, la artista trató de convertir el espectáculo en algo más íntimo. “Son increíbles”. Siento que estoy en mi casa con ustedes”, dijo sentada, acompañada de cuatro músicos nada más, para interpretar una hermosa versión de Antología, tema de su icónico Pies descalzos, su tercer álbum de estudio, pero considerado el que la llevó a la fama en Latinoamérica.

Teniendo no sólo uno sino dos temas para un Mundial de Fútbol, Shakira retomó inmediatamente la fiesta con un mix de La La La y Waka Waka, como una especie de adelanto de que venía ya el fin. La intención era, sin embargo, que la gente regresara bailando a su casa y así fue.

Mención especial para su interpretación del clásico Je l’aime à mourir, de Francis Cabrel, que fue el primer tema del encore. Shakira se trasladó de escena y apareció en una tarima pequeña, a uno de los costados del Centre Bell, en el mismo parterre, rodeada de fanáticos que aprovecharon para filmarla y tomarle fotos desde muy cerca. 

Shakira cerró su concierto en Montreal con las pegajosas Hips Don’t Lie, en la que los colombianos sintieron el sabor de sus ritmos, y  La bicicleta, que interpreta con su coterráneo Carlos Vives,  a quien pudimos ver también en las pantallas gigantes.

Un espectáculo que tuvo todos los elementos para ser catalogado como un gran show. Escenografía, luces, efectos, una gran y versátil cantante que sabe complacer a sus diferentes públicos de décadas, pero sobre todo, vimos a una artista agradecida con su audiencia.

María Gabriela Aguzzi V.
gaguzzi@noticiasmontreal.com

Periodista especializada en la fuente económica con 14 años de experiencia en diarios venezolanos de publicación nacional como El Mundo y El Universal. Cofundadora de NM.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Quebec: En julio aumentó el número...

El número de solicitantes de asilo interceptados en la frontera de Canadá y Estados Unidos (en Quebec) aumentó de 1.170 en junio a 1.550...

thumbnail
hover

Un auto se estrelló contra una...

Un auto se estrelló contra una casa esta madrugada, en Léry, Montérégie.

thumbnail
hover

La francisación en Quebec: ¿Sólo para...

Quiero empezar estas líneas agradeciendo a todas las personas que leyeron el texto “El francés es… posible: una guía para lograrlo”...