martes, 18 de septiembre de 2018

Legault habla de inmigración sin hablarle a los inmigrantes

Publicado en:
Happy Square Face
Por:
Temas:
Foto: Facebook / CAQ

François Legault no ha podido responder a dos preguntas claves sobre inmigración. Aunque decidió tomar este tema como bandera en su campaña electoral, el líder político que encabeza las encuestas pareciera no estar capacitado para hablar de inmigración. Mucho menos le habla a los inmigrantes.

No le habla a los inmigrantes porque no es un número suficientemente importante para opacar su deseo de formar un eventual gobierno encuestas recientes le dan un gobierno minoritario y otras emparejan las intenciones de voto entre la CAQ y el PLQ-.  Consideremos que los inmigrantes que viven en Quebec representan aproximadamente un 17% de la población total. Este porcentaje incluye a residentes permanentes y ciudadanos que ya pueden votar, así que la proporción es incluso menor si se consideran sólo los que pueden ejercer su derecho al voto. 

Cualquier político, siendo político, lo vería desde la perspectiva de sumar siempre es mejor, porque 17% no es nada despreciable, pero a Legault parece no importarle.

El líder de la CAQ pareciera le habla más bien a una parte de la población de Quebec que desconoce, por mera ignorancia, la realidad de la inmigración, sus ventajas, sus aciertos. Vaya mezcla: un líder político que habla de inmigración -sin conocer sobre la inmigración-, a un grupo de electores que quizá no conoce muy bien la inmigración. Manipulación es la palabra que me viene a la cabeza en este momento.

Es común leer en los foros de NM que, desde este lado de la barrera -desde la perspectiva del inmigrante-, tildan de racistas a esos a quienes Legault quiere conquistar. Ojo. No dudo que hay racismo en Quebec, como lo hay en buena parte de Latinoamérica, incluso en el Caribe. Pero creo que el electorado al que quiere endulzar Legault está representado por personas que conocen poco o nada el tema migratorio. Conocen poco o nada sobre lo que los inmigrantes aportamos a esta sociedad.  Son personas que temen a lo desconocido. Temen no estar en el lugar que conocieron, temen al cambio y, por ende, prefieren dejar las cosas como están -aunque esto implique consecuencias nefastas como es precisamente la falta de mano de obra-. No saben lo que significa una integración a dos vías y mucho menos imaginan que muchos inmigrantes se llegan a enamorar tanto de esta cultura que se autodenominan francophile y hasta québécois de -tal- origen.

El temor

Recuerdo que en verano de 2017 fui a una conferencia en Île des Soeurs. De regreso tomé el autobús 12 para ir a Verdun. Cuando me monté dije bonjour al conductor y a una señora que estaba sentada cerca de la puerta. Salvo el conductor y esa señora el resto de los pasajeros hablaba español. Unas adolescentes en sus 16-17 años no lo hablaban, lo gritaban. Mientras más pasajeros se subían, más español se escuchaba. A la señora, ya mayor ella, le fue cambiando el rostro, pero ni siquiera parecía molesta. Parecía sorprendida o algo desubicada. Me pregunté en ese momento qué pasaba por su cabeza y no pude sino extrapolar la situación: me imaginé en el bus que tomaba con mayor frecuencia en Caracas y que estando allí sólo escuchaba francés. Me sentí extraña y ajena en ese minuto imaginario.

Ese día de verano, siete años después de haber llegado a Montreal, entendí a parte de la población que siente temor. No lo justifiqué, ni lo hago hoy, pero lo entendí. Y como lo entendí, fui capaz de desearle a la señora -cuando me bajaba del autobús- que tuviera un bello día. Ella me regresó la sonrisa más dulce. Yo tengo acento. Ella supo que yo era inmigrante y fue realmente amable pese a que, durante esos minutos , se quedó prácticamente aislada en su propia tierra. 

Pero es posible que esa señora, o madame de la esquina o monsieur de la región, no recuerde mi esfuerzo en decirle “yo también formo parte de Quebec, yo también hablo francés y tengo un hijo que va a hablar un excelente francés y que va a ser más québécois que venezolano”. Es posible que más bien recuerde que iba en un autobús donde era, junto al conductor, el único francoparlante. Es posible que el temor se adueñe de madame, de monsieur. Es en ese momento en el que las palabras de Legault (recordemos que dijo que “Il y a un risque […] que nos petits-enfants ne parlent plus français”) encontrarán eco y sí, lograrán un voto.

Claro que hay racistas y grupos de extrema derecha, pero a esos grupos Legault ya los tiene conquistados. La Meute, por ejemplo, dijo la semana pasada que el plan de inmigración de Legault, así como el del PQ, cumple con los requerimientos que el grupo ha venido haciendo en materia de inmigración. Legault les respondió con una especie de versión en francés de “no me ayudes, compadre”.

No nos ve

Entre esa ignorancia -no lo digo en tono peyorativo, insisto-, esos pequeños pero ruidosos grupos racistas y muchas personas que abren sus brazos a la diversidad, quedamos los inmigrantes, que cuando empezamos a entender un poco más sobre la política quebequense y cuando nos implicamos más, queremos también más respuestas de parte de esos lideres políticos.  Pero Legault parece no vernos.

Legault lamentablemente no nos habla y está encaminado a ser el próximo primer ministro de Quebec, a menos de que las encuestas se equivoquen. Este martes, después de dos debates, las encuestas más recientes dan a la CAQ un gobierno minoritario. El terreno perdido, parece, por ahora, haber sido capitalizado por el PQ.

La esperanza es que su partido, si gana, gobierne un solo mandato, pero esto no dejará de generar un impacto negativo. Quebec seguirá necesitando mano de obra. Hasta el alcalde de ciudad de Quebec, Régis Labéaume, ha estado pidiendo “inmigración, inmigración, inmigración”.

Aunque Legault ha dicho que con menos inmigrantes habrá la misma cantidad de recursos disponibles para la integración de los nuevos residentes, en su eventual gobierno se dará cuenta de que el tema no es exclusivamente la falta de recursos, sino el manejo de la información de los recursos ya existentes. Se dará cuenta de que hay programas que se quedan con el dinero en gavetas porque no hay demanda, básicamente porque los inmigrantes ni siquiera saben de su existencia.

Se dará cuenta de que no es necesario reducir el numero de inmigrantes que recibe Quebec cada año (y que para ello tendrá que negociar con el gobierno federal, que se alista también para una campaña electoral para el 2019).

Se dará cuenta de que la burocracia en Quebec sigue siendo enorme y mantiene a la provincia en años de atraso.  Se dará cuenta de que el relevo es necesario hoy, ahora.

Se dará cuenta de que el francés no es necesariamente el problema cuando indague que la tasa de desempleo entre las comunidades de inmigrantes francoparlantes es, paradójicamente, elevada (para la comunidad de Magreb, por ejemplo, es de 11,5%).

Se dará cuenta de que la perpetuidad del francés no recae únicamente en el inmigrante y que nuestros hijos son y van a ser tan francoparlantes, en la mayoría de los casos, como un québécois de souche. Sí, ellos van a colaborar con la perpetuidad del francés, monsieur Legault.

Me gustaría pensar que él ya sabe todo esto y que obvia estas realidades por simple manipulación del electorado, pero si no pudo ni siquiera responderle a un periodista en cuánto tiempo un inmigrante puede hacerse ciudadano canadiense…

Esta es una columna de opinión. Las visiones expresadas por el autor no necesariamente reflejan las posiciones del medio de comunicación.

María Gabriela Aguzzi V.
gaguzzi@noticiasmontreal.com

Periodista especializada en la fuente económica con 14 años de experiencia en diarios venezolanos de publicación nacional como El Mundo y El Universal. Cofundadora de NM.

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Este fin de semana es el...

El Festival Vegano de Montreal se celebra este fin de semana en el Palais de Congrès. La entrada es completamente gratuita.

thumbnail
hover

La venta de marihuana en Quebec...

Las ventas de marihuana en Quebec han sido considerablemente superiores a lo esperado.

thumbnail
hover

Conquistando horizontes: relatos de inmigrantes

Hola, me he colocado como objetivo compartir con ustedes, algunas reflexiones y análisis que el proceso migratorio ha dejado en mi propia e...