domingo, 24 de febrero de 2019

Ojalá que llueva café en Venezuela

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:
Foto: Captura de pantalla / YouTube

Nos preguntábamos qué podríamos decir que no se haya dicho ya, sobre la gran jornada humanitaria que se desarrolló el sábado 23 de febrero del 2019 en Venezuela. 

Si la sensatez de Maduro y la razón, que ya está del lado opositor, se hubieran dado cita a la vez, debió ser el fin del régimen opresor. 

Pero como no fue así diremos que la jornada humanitaria debe significar, por lo menos, el punto de quiebre de la crisis venezolana. Es decir el no retorno; el punto del sí o sí, como dice Guaidó. 

De tal manera que deberá iniciarse el lunes con el compromiso perentorio de desalojar al monstruo de Miraflores. No sería recomendable seguir dejando correr el tiempo, porque éste podría disolver, como tantas otras veces, los ánimos de la gente y los apoyos enormes que se tiene de la comunidad internacional. Hay un momento y lugar para todo; y este parece ser el momento del final de un oprobioso régimen, y el comienzo de una nueva era en Venezuela. 

La presencia de Maduro es obvia, está más que maduro; y él, con el resto de su camarilla rapaz, se aferran al poder por costumbre; y por costumbre también quieren seguir haciendo el mayor daño posible hasta el final.

Todos sabemos que el que ha provocado esta crisis humanitaria es el propio régimen, en su afán genocida de exterminio de su gente. A unos, por no decir a todos, condenándolos al hambre; a otros, que han tenido la desdicha de enfermarse, quitándoles los medicamentos y asistencia oportuna; y a otros obligándolos miserablemente al exilio. El venezolano, que jamás salía a otros países sino como turista, de pronto se vio empujado a buscar una nueva vida en cualquier lugar del planeta; y estamos seguros que en su intento muchas lágrimas habrán derramado. 

Al comienzo del movimiento liderado por el joven Juan Guaidó, y cuando se hizo evidente la posibilidad de aglutinar una ayuda humanitaria para el país, el gobierno chavista negó como otras veces lo ha hecho, que en Venezuela existiera una crisis humanitaria; que eso era un invento. Días después, se aparece con sus famosas bolsas «clap», que no son gratis, ofreciéndolas a la población, sin saber que con ello estaba reconociendo que sí había una crisis alimentaria en el país. Finalmente, ya sin tapujos, declaró a todos los vientos que Rusia les había enviado 300 toneladas de «ayuda humanitaria». Maduro al comienzo dijo, que era «ayuda», y después que era comprada. 

No contentos con todo ello, el régimen se ha dedicado con obstinación y rabia a boicotear la ayuda humanitaria promovida por la oposición. Y en el paroxismo de su infantilidad descabellada, el viernes, antes del amanecer al famoso concierto en vivo en apoyo a Venezuela, Maduro ordenó soldar a tierra y barandas los contenedores que días atrás habían colocado en el puente que conduce a la frontera con Colombia, con el único propósito de impedir el paso de alimentos y medicinas que necesita con urgencia la gente en Venezuela. 

La jornada del sábado terminó con más de 280 heridos y al menos 14 asesinados por la represión del régimen.

Realmente, es incomprensible que un régimen tan diabólico esté en el poder por largos y sufridos veinte años. 

Es por eso que diremos, junto a Juan Luis Guerra, ojalá que pronto «llueva café» en Venezuela. 

Víctor Hugo Ortiz
victor@noticiasmontreal.com

Economista de formación y periodista de vocación. Estudió en Chile, Perú y Venezuela. Trabajó en los periódicos La Gaceta y La Industria de Perú y colaboró para los diarios La Prensa de Perú ...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

Ya pueden enviar su carta a...

Ya comenzó el mes de diciembre, pero si sus niños están preocupados porque todavía no han escrito su carta a Santa Claus, no tienen por ...

thumbnail
hover

Pop! La Luminothérapie celebra 10 años...

Cinco cajas, cinco personajes y como siempre la luz y los colores como protagonistas para dar algo de “calor” al invierno montrealés. E...

thumbnail
hover

Ontario renuente a comprar electricidad de...

Doug Ford, Primer Ministro de Ontario, respondió a François Legault, Primer Ministro de Quebec, que Ontario no comprará energía eléctri...