martes, 7 de abril de 2020

Un día a la vez… el adversario silencioso

Publicado en:
Conquistando horizontes
Por:
Temas:
Foto: Engin Akyurt / Unsplash

“… Arranca el día. Son las 6:30 de la mañana. Amanece a -2° grados centígrados, sin tempestad, todavía quedan trazos de nieve. La primavera se asoma y la verdad, en este momento, no es lo que importa. Isabelle sigue absorta frente a la pantalla del celular, las letras se reflejan en sus lentes. Es lo primero y lo último que hace cada día, ver el celular. Adicta por verificar que pasó, con qué noticia se levanta, con qué noticia se acuesta, qué ocurre en este momento en Italia, España o New York, qué ocurrió durante las escasas horas que logró dormir, Isabelle busca simplemente calmar la ansiedad, como si en su compulsivo acto de deslizar rápidamente sus dedos por la pantalla de este aparato pudiera permitirle vivir una falsa sensación de controlar aquello que simplemente escapa de sus manos.  Súbitamente, se da cuenta de que se le pasó el tiempo entre un tuit y otro. Brinca de la cama, tiene que correr, no importa si sigue en pijama, la máquina del café arrancó sola y ella está lista para trabajar a distancia, la otra realidad, obviamente, un tanto surrealista, se impone -un poco de pintura de labios será suficiente -se dice. En el otro cuarto, los hijos aún duermen. No hay agite para la escuela, ni las loncheras o el desayuno. Están en sus sueños. A Isabelle le queda una suerte de inquietud, un vacío en el estómago, un frío en el pecho que le desciende hasta el vientre, que no le deja claro qué es lo que está viviendo, a lo que no le puede poner palabras, son solo sensaciones y desde su punto de vista  – no hay tiempo para eso tengo cosas más importantes de que ocuparme… Isabelle responde la siguiente llamada, se organiza y sin percatarse vive en un tiempo incierto…”

La realidad es que estamos atravesando una situación crítica que se caracteriza por ser indeterminada, indefinida, plena de incertidumbre y es sano partir del hecho que reconocemos esa realidad. Probablemente, Isabelle está tomada por el estrés que provocan los acontecimientos, por la inquietud con un poco del sin sentido de cumplir una lista de cosas por hacer sin detenerse a reflexionar si realmente son necesarias. En los actuales momentos, podría ocurrir que Isabelle está negación de la realidad, preparando una reunión por un motivo poco determinado o quizás realizando compras compulsivas llevada por una ola de histeria colectiva o por qué no, en evitación emocional, acondicionándose seis horas por día y con ello mantenerse distante de lo que ocurre. “Eso pasa afuera no me toca”. Solo que, estos comportamientos ante una pandemia, pueden traer serias consecuencias para sí y para otros.

Sin embargo, tratemos de comprender que todo este tipo de reacciones responden a un ajuste a momentos críticos, emociones como la negación de los hechos y la evitación son mecanismos que buscan regular la ansiedad, son defensas ante eventos que desbordan las emociones. El cómo afrontar este evento crítico debe partir del hecho de que es necesario reconocer que la vida cotidiana cambió, por lo que es necesario aceptar y digerir que se está frente a una vida diferente. Aún no queda claro cómo los procesos se van a dar, pero digamos que estamos en un periodo de tránsito y para ello debemos mantenernos con el principio que frente a esta pandemia es necesario vivir con la premisa de “un día a la vez”. Me organizo para este día, me protejo en este día, sobrevivo este día.

Una pandemia es un evento crítico, su alcance es amplio, agudo y no lo podemos controlar. Ha sido descrito por algunos como un enemigo invisible, un titán descontrolado. Para algunos una tragedia, para otros una oportunidad de tomarse un tiempo y sentirse un poco fortalecidos de esto.

Tiempo: uno de los elementos más controvertidos en los actuales momentos. Funcionamos en el aquí y el ahora, no conocemos las cifras o condiciones de salud del día siguiente, bailamos tango con un ente que no conocíamos y no queda de otra que jugar con la incertidumbre, como si de una amiga se tratara.

Los seres humanos necesitamos sentir que tenemos un control de nuestra vida y este virus amenaza ese espacio de equilibrio. No obstante, es importante subrayar que en este periodo no se trata de mostrar cómo debe atravesar estos momentos, no es una competencia de quien es más optimista, tampoco se trata de exceso de psicología positiva y menos cerrar con la frase “esa es la actitud”. En estos momentos, cada quien hace lo mejor que puede, siempre y cuando sea dentro de los márgenes de responsabilidad mínima y necesaria. Lo que trato de decir es que no existe un manual único para atravesar esta situación de crisis y cada quien vive esta experiencia con los recursos que su historia y aprendizaje le permite. Se parte que en tiempos de crisis sale lo mejor y lo peor de cada quien y es por eso necesario que funcionemos con la responsabilidad necesaria y mantengamos la calma en tiempos de crisis.

En los actuales momentos, no se trata de seguir un código ideal, ni productivo, ni optimista, no hay buenos, ni hay malos, esto es un proceso. Estamos viviendo un momento de ajuste y transformación y eso es un proceso que requiere de reflexión, de comunicación, de internalizar eso que pienso para luego crecer de ello y favorecer estados de salud y bienestar. Si en este momento se necesita vivir este proceso con algo de estrés, culpa o tristeza, está bien, no pasa nada, es normal e incluso necesario. Lo que es central es poder hablar, buscar ayuda, consultar los especialistas y obtener calma. Sobrevivimos los actuales momentos y quizás aprenderemos más de nosotros mismos durante esta experiencia y muy seguramente, nos haremos más resilientes.

El proceso de aceptación de la realidad actual nos lleva a vivir un sinfín de emociones, inconscientemente estamos expuestos a un sinnúmero de imágenes y símbolos como si de una película de terror se tratara. Existen múltiples cuentos, fábulas, libros, documentales o películas que han mostrado a lo largo de la historia la presencia de pestes, epidemias, enfermedades padecidas o por padecer, que gestan en ese inconsciente colectivo una movilización, una identificación y darse cuenta que probablemente se está frente a un espacio peligroso o amenazante. En consecuencia, se pueden movilizar diversas emociones, vivir en un subibaja donde quizás las emociones están en crisis.  El sentimiento de vulnerabilidad es normal y requerimos sobrellevarlo con una frase que me acompaña desde hace mucho y comparto con mis pacientes y mi vida personal… llevemos esto un día a la vez.

La entrega de hoy, con este artículo, quiere favorecer en primer lugar, una toma de conciencia de que se está gestando un proceso de cambio ante una situación crítica. En segundo lugar, validar que usted y su familia puede sentir emociones en carrusel y que es necesario comprender que está bien, pero que deben ser mantenidas a raya y actuar en forma responsable.

Ofrecemos las siguientes recomendaciones para mantener la calma en tiempos de crisis. Preparamos una próxima entrega en la cual abordaremos un espacio de reflexión sobre la COVID-19 y las relaciones familiares en cuarentena.

Un día a la vez: recomendaciones. Kaisorak Madriz, psicóloga clínico

  • Reconoce que a veces las cosas pasan sin que tengamos ningún control sobre ellas. ¿Como vives la incertidumbre?, ¿Puedes reconocer que existe?
    • Aun cuando estás en cuarentena, realiza actividades, tal como trabajar a distancia, estudiar, arreglar tu closet, leer o lanzarte a experimentar espacios creativos que resultan ampliamente catárticos, incluso esta científicamente reconocido como el arte de crear, favorece los estados de salud.
    • Escucha tu cuerpo, tu respiración, algún músculo tenso y favorece momentos y espacios para la relajación o meditación.
    • Toma un baño caliente cada noche antes de ir a dormir, procura no exponerte a medios de información o estresores antes de conciliar el sueño.
    • Desarrolla un ritual que te guste; puede ser meditar por la mañana, hacer caminatas regulares o inscribirte en clases de yoga o algún ejercicio aeróbico o baile en línea.
    • Recuerda que los descansos cortos de ejercicio, faenas, estudio o horas de trabajo desde casa pueden aumentar tu resistencia.
    • Confirma hasta dónde llega el compromiso o responsabilidad de la meta que te has colocado ese día, busca tiempo de reposo y no abuses.
    • Recuerda lo más positivo de tu autobiografía y ten presente que esto va a pasar y será una historia a contar.
    • Evalúa nuevas metas, sé curioso en aprender algo nuevo.
    • Acepta vivir con la incertidumbre, considerando que vas un día a la vez y procura no anticipar sobre las cosas que pueden ocurrir la próxima semana.
    • Antes de irte a dormir, evalúa lo positivo de tu día. ¿Qué has hecho hoy de útil?
    • Piensa en cómo esto puede fortalecerle, reflexiona cómo lo vives, escribe sobre ello, cómo te sientes hoy, lleva un diario, quizás te asombraras al leerlo en años o meses venideros.
    • Acepta que las molestias son normales y que pasarán.
    • Si eres creyente, acérquese a su fe, rezar y pedir por su familia, por otros, por sí mismo. Es muy saludable y procura estados de bienestar similares a la meditación.
    • Si tiendes a tener menor reactividad fisiológica, procura RESPIRAR, respeta las horas de sueño, alimentación y trata de mantener una rutina diaria.
    • Ayuda aceptar el cambio como un reto.
    • Acepta que la realidad ha cambiado y puede hacerte más fuerte.
    • Respeta la cuarentena, quédate en casa, lávate las manos constantemente y tose tapándote con tu brazo. Si tienes síntomas busca a tu médico de cabecera o ve a los centros de despistaje.
    • Mantén la calma en estos tiempos de crisis y por favor utiliza los diversos recursos de ayuda existentes. Si te siente desbordado, inquieto, si necesitas desahogarte, entonces contacta a un especialista, te hará bien a ti y a los tuyos.
    • Si vives en Canadá estos organismos pueden ser de mucha utilidad.
  • Ligne d’informations sur le coronavirus (COVID-19) 1 877 644 4545
    • Tel-Aide   514-935-1101
    • Tel-jeunes   1 800-263-2266 – 514-600-1002
    • Ligne Parents 1 800-361-5085
    • Jeunesse, J’écoute 1 800-668-6868
    • Organisme d’intervention, de formation, de recherche et de prévention sur la violence conjugale et familiale 514 270-8462

Y recuerda: un día a la vez… todo va a estar bien.

Kaisorak Madriz
kaisorak@hotmail.com

Siguió sus estudios en Venezuela y está acreditada en Quebec. Articulista y conferencista en el campo de escuela para padres, intervención en crisis e inmigración. Entre sus talleres más conocido...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

COVID-19: Reuniones sociales están haciendo aumentar...

La doctora Mylène Drouin, directora de Salud Pública de Montreal, aseveró este viernes que si la transmisión comunitaria de la COVID-19 ...

thumbnail
hover

COVID-19: Mi hijo tiene la nariz...

Con el descenso de las temperaturas y la llegada del otoño cada vez es más común que los niños presenten síntomas de resfriados, especi...

thumbnail
hover

COVID-19: 471 nuevos casos en Quebec....

Si bien el número de nuevos casos de COVID-19 bajó respecto al martes, las hospitalizaciones siguen en aumento en Quebec.