jueves, 21 de mayo de 2020

Un día a la vez: “El diario de Myriam”. Adolescencia y confinamiento

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Steinar Engeland / Unsplash

“Querido diario: Todo ha cambiado. Me acosté un día y amanecí en una realidad loca como si estuviera en una película, esto no parece ser verdad, todo es diferente, no entiendo, me siento como si estuviera en un cuadro de esos artistas extraños. Se supone que debo hacer otras cosas, que debo hacerme cargo de todo lo mío, pero tengo tanto sueño…. Ya no me levantan en la mañana, ni me dan besos antes de dormir, en esta casa todos están en lo suyo… Papá al hospital, mamá en las ventas del teletrabajo y Anita y Alí José no se callan nunca … qué fastidio. Me encierro en mi cuarto, me quedo silente como perdida, no sé qué decir, hace más de cinco semanas que todos están corriendo, reorganizando la casa en oficina y las habitaciones en salones… Ahora todo son máscaras, guantes, alcohol y desinfectantes. Todos ven las noticias… hay tantos muertos y yo pienso: ¿Qué pasara con mi abuela? Es que nadie piensa en ella, está sola, yo la llamo seguido. Ayer fue mi cumpleaños, hablamos, le dije que la quiero. Cumplí 13 años y dos de mis amigas pasaron frente a mi casa y me saludaron de lejos. He recibido algunos mensajes, son buenos mis amigos. Mis papis me han regalado un vestido que ha llegado por el correo pero no lo quise estrenar y la verdad me doy cuenta que no sé si me va bien… todo esto es tan raro… ¡Tuve fiesta! Un grupete de amigos entramos a una videollamada y estuvo bien, las morochas no vinieron y Carlos tampoco…él es lindo, nos habíamos hablado un poco en el cole, me envió algunos textos, también algunas canciones pero ya no supe más de él. No lo busqué, quizás no tenía ganas, quizás había llorado mucho, quizás no quiero ser grande, quizás tengo miedo… después de ver una película he estado pensando en la clase de vida que me va a tocar, en la clase de mundo que vamos a tener, creo que nunca voy a tener hijos, no tiene sentido… tengo miedo y quisiera que Papi estuviera cerca y me dijera que todo va a estar bien como cuando era chiquita. Las noticias dicen que no saben cuánto va a durar, que si curvas van que si curvas vienen…yo no entiendo nada… Se me olvidó cómo huelen las cotufas en el cine o cómo es abrazarme con mis amigas o cómo corríamos para ver quién llegaba de primera por el helado de chocolate… quizás algún día eso volverá, pero yo siento que ya yo no voy a ser la misma… necesito sentirme útil pero no sé cómo, por ahora tengo muchas horas de silencio y me pierdo en un libro… Aún no voy a la escuela, ya es mayo y no regresaremos hasta septiembre y me va, tampoco quiero ir… qué fastidio…qué encierro… solo quiero ver las series y navegar por Internet como si viajara a no sé dónde … en el fondo sé que todo va a estar bien y solo espero que esto pase pronto… ¡Ah! ya me respondí a la pregunta de ayer y cuando sea grande decidí que quiero ser médico… bye,  Myriam”

Así describió Myriam este día. Se le notaba algo triste, confusa e irritable y es que la crisis actual ha intensificado su crisis adolescente. Vamos a darnos un espacio para reflexionar sobre la crisis actual en la crisis del adolescente y en los cambios propios del proceso adolescente y su efecto en la dinámica familiar en confinamiento.

Cuando pensaba en el título de esta entrega pensaba sobre la distinción entre la adolescencia y el confinamiento, son dos elementos que parecen ser polos el uno del otro y lo cierto es que no es así. No implica que uno es salir corriendo de casa y el otro encierro total, en realidad son crisis, en ambos se representa un periodo crítico, en ambos existe un cuestionamiento sobre una nueva realidad, en ambos es necesario reinventarse, reencuadrarse y favorecer las capacidades de adaptación.

En las crisis es necesario reconocer que se cuentan con recursos internos que ayuden a hacerles frente. Es importante resaltar que tanto en la crisis adolescente como la crisis por pandemia se necesita un espacio para el cuestionamiento que favorezca la adecuada reflexión y análisis para darle sentido a lo que ocurre y salir de ese proceso con una mirada consciente. La introspección favorece la revaluación de la realidad ante las actuales circunstancias y permite manejar mejor los momentos de ansiedad y bloqueos que se producen ante una experiencia que puede ser vivida con algún sentimiento de caos y adversidad.

El proceso de la adolescencia es un período crítico cuyo objetivo central es fomentar la autonomía, el encuentro consigo mismo, el descubrir la potencialidad para nutrir al líder interno, el favorecer la capacidad para entender su realidad y saber elegir, por lo que el adolescente debe transitar un camino, seguir sus propios pasos y saber distanciarse de los pasos de sus padres.

Los jóvenes buscan la consolidación de su identidad y es por ello que necesitan sentirse independientes. Necesitan explorar por sí mismos si las verdades son familiares o universales. No ha de extrañarnos su necesidad de participar en movimientos sociales, sentirse miembros de una causa, ir a concentraciones, conciertos, marchas y hablar con los pares que lo identifiquen.

El mundo interno del adolescente es confuso. De pronto se haya con un cuerpo que por los cambios hormonales se hace lento, pero también energético, su cuerpo es diferente, ha dejado de ser un niño, es más grande, le cambia la voz, se desarrolla. La sexualidad está siempre a flor de piel y ya sus padres no son aquellos libros grandes que todo lo sabían, por lo que los amigos y las parejas van a sustituirlos.

En el espacio psíquico del adolescente se vive un duelo que los deprime e irrita, podríamos resumir  que el adolescente sufre básicamente por tres cosas: a) por los cambios de su cuerpo, vive un duelo por la pérdida del cuerpo infantil, b) viven un conflicto existencial, necesitan descubrir su identidad y el rol futuro a cumplir, por lo que viven con nostalgia la pérdida de la identidad de la infancia, y finalmente, c) descubre que ya no los tratan igual y pierde a los padres de la infancia, por lo que rechazan los patrones parentales significativos.

La crisis de un adolescente se puede intensificar frente a situaciones críticas como el duelo por la muerte de un familiar, la irritabilidad por la separación de los padres, vivir un proceso migratorio o enfrentarse a una pandemia. Los adolescentes son sensibles a los cambios del entorno y se les puede hacer difícil lidiar ante una crisis adversa.

Es posible que algunos adolescentes tengan más dificultades que otros y si existen problemas como el alcohol, las drogas, los comportamientos de riesgo, los trastornos de alimentación, la falta de control de los impulsos o violencia.

Los adolescentes que han vivido traumas más complejos y profundos tales como el maltrato, el abuso, la intimidación, vivir con padres con problemas de salud mental o vivir crónicamente en circunstancias caóticas, vivirán el proceso adolescente posiblemente con más complicaciones. Estos adolescentes viven en constante sentido de supervivencia donde la lucha frente a la ansiedad o pánico pueden estar a la orden del día. En general son muy sensibles, intuitivos, intensos, están muy alertas, les desagrada que los toquen o los abracen y por la intensidad de sus reacciones y la falta de regulación muy seguramente requieran de atención más especializada.

Sin embargo, en el momento que se abre paso a la comunicación y con ella a la instalación de un vínculo más sano se puede ofrecer un espacio para escuchar a un interlocutor que puede ser muy creativo, analítico, reflexivo y quizás afectuoso.

Los grupos históricamente han sido para la mayoría de los adolescentes un refugio pues este lo representará y cubrirá sus necesidades básicas de identidad que le permitan elaborar quienes son.  El adolescente necesita separarse de su rol infantil ante la estructura familiar, para ello necesita socializar y consolidar su independencia solo que, en este momento está confinado. Es necesario validar la tecnología como recurso de socialización, así que tabletas, móviles, computadoras y cuanto artefacto sirva para conectarse formarán parte de lo cotidiano en confinamiento. Los chicos no van a dejar de socializar, solo que el modo cambió.

Es importante que frente a la realidad actual se pueda hablar y realizar acuerdos flexibles donde el respeto y la escucha permitan mantener una coherencia y un balance familiar. Es saludable cuando se realizan acuerdos de familia, se habla de lo que sucede ante la pandemia, se les pide opiniones, se buscan negociaciones de cómo enfrentar la crisis, se les previene de los peligros y se les ayuda a planificar, a pensar en las consecuencias permitiendo que sean ellos lo que fijen sus conclusiones. hablen sobre los riesgos de la vida, sobre su responsabilidad de poder ser contaminado o contaminar a otros si no cumplen con las normas, aprovechen las películas o ciertas historias para compartir. Se respira, se habla, se abraza, se les da esperanzas, se les ofrecen alternativas y finalmente, se confía en los valores que inculcamos, se confía en este hijo para la vida.

Por su parte, los padres también enfrentan su propia depresión, viven un doble duelo. El primero, el duelo del hijo o hija que se convirtió en hombre o mujer pero que, por su impulsividad sigue siendo infantil, con las mismas características egocéntricas, impetuosas y rebeldes de cuando tenía tres años. Es entonces tentador que los padres reprendan de la misma forma que antes, acosando, castigando, imponiendo normas y límites, siendo inevitables los conflictos. El segundo, el duelo por hacerse más viejos. ¿Pero qué hacer? Se ha comprobado que los padres poseen grandes logros cuando confían en los hijos que educaron. Al llegar el hijo a la adolescencia su trabajo suele ser de carácter preventivo y orientador en especial en estos momentos. Ya pasó el tiempo de las órdenes ahora es ser orientador y firme.

Debido a los momentos que actualmente estamos viviendo es inevitable que toleremos poco la depresión, tanto la nuestra, como la de nuestros adolescentes, por lo que se hace oportuno recurrir a recomendaciones que como especialista podemos ofrecer:

  • Razone y solicítele su opinión en relación a la realidad que estamos viviendo, respetándosela sin que sus opiniones como padres interfieran. A lo mejor se sorprende de lo que puede aprender de estos lógicos muchachos.
  • Pregúntele como se ve a sí mismo.
  • Pregúntele si cree que la crisis puede afectarle.
  • Ayúdelos a identificar cuando hablan por sus criterios o por criterios de otros y como eso puede afectarle.
  • Ayúdelos a detectar cuando puede ser imprudente o impulsivo.
  • Muéstrele que hay alternativas y esperanzas.
  • Respételes sus espacios y solicite respeto por los límites y normas del hogar.
  • No se frustre si no siguen nuestras orientaciones al pie de letra, acepte las diferencias si ellos ofrecen otras opciones igualmente válidas.
  • De prioridad al afecto y a la esperanza.

Insisto, en caso de detectar depresiones severas, ideas suicidas, aislamientos crónicos, alteraciones de la alimentación o del sueño, por favor, busque ayuda especializada.

Recuerde un día a la vez y en caso de ser necesario no dude, busque ayuda:

  • CIUSSS. Centros de salud más cercanos a su domicilio
  • Lien parents 514-2885555
  • Lien assistance parents 1-888-603-91-00
  • Association des centres de jeunesse de Québec 514- 8425181
  • Ligne d’informations sur le coronavirus (COVID-19) 1 877 644 4545
  • Tel-Aide   514-935-1101
  • Tel-jeunes   1 800-263-2266 – 514-600-1002
  • Ligne Parents 1 800-361-5085
  • Jeunesse, J’écoute 1 800-668-6868
  • Organisme d’intervention, de formation, de recherche et de prévention sur la violence conjugale et familiale 514 270-8462.
Kaisorak Madriz
kaisorak@hotmail.com

Siguió sus estudios en Venezuela y está acreditada en Quebec. Articulista y conferencista en el campo de escuela para padres, intervención en crisis e inmigración. Entre sus talleres más conocido...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

COVID-19: Mascarillas obligatorias en espacios públicos...

A partir del 27 de julio será obligatorio el uso de mascarilla en todo lugar público cerrado de Montreal, de acuerdo con lo anunciado por ...

thumbnail
hover

COVID-19: Extienden orden de aislamiento voluntario...

El gobierno canadiense extendió la obligación de mantenerse 14 días en aislamiento voluntario para las personas que lleguen a Canadá, de...

thumbnail
hover

COVID-19: Quebec reporta 14 nuevas muertes

Quebec reportó este jueves 14 muertes vinculadas a la COVID-19. El gobierno provincial especificó que ocho de estos fallecimientos se regi...