miércoles, 25 de noviembre de 2020

Se fue Maradona, el más mortal y humano de los dioses

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:
Foto: Wikimedia / El Gráfico

A pesar de todos los sustos, de las dudas y los temores, nadie parecía preparado para este momento. Diego Armando Maradona falleció este miércoles a los 60 años.

El fútbol llora. Llora más de una generación que se enamoró del fútbol gracias al talento del eterno 10.

La noticia cayó sin preaviso, con una contundencia a la que el año 2020 ya nos ha acostumbrado, y con la rapidez que la tecnología nos a malacostumbrado. Fue tan contundente el mazazo que nadie parecía saber qué decir, en radio, en tv, entre amigos.

Nació el 30 de octubre de 1960, y falleció 60 años después, pocos días después de celebrar su cumpleaños. Una figura compleja. Su talento lo puso en un pedestal reservado para dioses, para seres sobrenaturales; pero en el fondo era el más humano de todos. Hombre de incongruencias, de errores, pero que, a diferencia de muchos, nunca los escondió, no los negó y los aceptó.

El quinto de ocho hermanos de una familia muy humilde de la cual nunca se olvidó. Don Diego, su padre, y la Tota, su madre, fueron parte fundamental de su vida. «Si me muero, quiero volver a nacer y ser futbolista. Y quiero volver a ser Diego Armando Maradona”, dijo una vez. Lo único que quería hacer en la vida era jugar fútbol, y lo hizo mejor que nadie, una mezcla de talento bruto con voracidad que dejaba a todos con la boca abierta, que inspiró a decenas de jugadores a salir al patio de su casa a patear una pelota. Zidane, Drogba, Messi, solo algunos de los que soñaron viendo los goles del Diego.

El gol a los ingleses, el día que le cortaron las piernas en el Mundial del 94, su regreso a Boca, sus primeros pasos como técnico, el Mundial de 2010 en el banquillo, el del 2018 en las gradas. Todos son momentos que el planeta entero siguió con un detenimiento casi obsesivo. Maradona vivió toda su vida con una presión que nunca quiso, y que en parte lo destruyó. “Sólo les pido que me dejen vivir mi propia vida. Yo nunca quise ser un ejemplo”.

Mi Maradona

Todos tendrán hoy su propia anécdota para contar sobre el 10, lo que habla con contundencia del legado que dejó. Recuerdo el Mundial del 90, su enojo contra los hinchas italianos que lo “putearon”, los penales contra Italia.

En el 94 me marcó su gol contra Grecia y su grito a la cámara.

En la época del VHS y antes del cable, uno buscaba como fuera conseguir algún video del Diego. Ya adulto vi el nacimiento de YouTube y cómo permitió revivir todos esos momentos históricos, a veces algo distorsionados y carcomidos por el tiempo.

Nunca lo pude ver jugar en vivo. Pude estar cerca de él como periodista, en el año 2009, cubriendo su primer partido de eliminatoria al Mundial como técnico, frente a su gente. Un Argentina-Venezuela en el Monumental que terminó con goleada 4-0 con un partidazo de Messi y de Maxi Rodríguez.

Ese día pude entender la magnitud del peso que Diego Armando Maradona llevó sobre sus hombros durante toda su vida. Una masa de gente persiguiéndolo por todos lados, una rueda de prensa en la que no cabía un alma; pregunta tras pregunta, foto tras foto, todos esperando una cita que pase a la historia, un gesto que plasmar en una foto para la posteridad.

Una carga que pocos mortales serían capaz de soportar, y Maradona era mortal.

Espero que finalmente pueda descansar.

Pablo A. Ortiz
pablo@noticiasmontreal.com

Fotógrafo, periodista y uno de los fundadores de NM Noticias. Venezolano-canadiense con experiencia como periodista deportivo especializado en fútbol. Viven en Montreal desde hace varios años con s...

Artículos relacionados

thumbnail
hover

La guerra de la vacuna

¿A qué nos atenemos ahora? De un lado los voceros oficiales de los gobiernos nos hablan y nos dan informaciones que parecieran razonables,...

thumbnail
hover

COVID-19: Estos son los cambios en...

Tal y como estaba previsto, el primer ministro de Quebec, François Legault, anunció cambios en las restricciones activadas en la provincia...

thumbnail
hover

Cocina de la Nony: platos fáciles,...

Sacar una oportunidad de una dificultad y si es para ayudar a otros, pues, como dicen en Quebec, tant mieux. Eso fue lo que hizo Sonia Sanhu...