Jueves, 15 de Marzo de 2012

Dany Alvarado: un locutor y empresario que llegó a Montreal con solo la ilusión de ver a los Expos

Publicado en:
Crónicas de Inmigrantes
Por:
Temas:

Dany Alvarado, crónicas de inmigrantes, locutores latinos en Montreal

Dany tenía 8 años y medio cuando llegó a Montreal. En su Panamá natal sus padres le decían que vendría a la ciudad de sus sueños porque podría finalmente ver a sus equipos de beisbol favoritos en el mundo: los Expos de Montreal y los Cardenales de San Luis.

El niño, que acababa de terminar su tercer grado y que vivía en un país convulsionado (tres meses más tarde de su llegada a Canadá, Estados Unidos invadió Panamá), no se quejó. No pataleó.  “El objetivo de mis padres, claro está, era tener una mejor vida”.  Así que en septiembre de 1989, la familia Alvarado dejó el calor panameño y la vista al mar para llegar al otoño montralés, con sus coloridos paisajes.

Junto con sus padres y sus dos hermanos, Dany llegó a la comunidad de Anjou, al este de la isla de Montreal. Pocos días pasaron y ya el niño comenzaba sus clases de accueil en una escuela de la zona, donde reconoce, no fue fácil su adaptación. “No quisieron reconocer mi tercer grado, pero mi papá se peleó fuerte y me cambiaron a otra escuela donde comencé en cuarto grado de primaria”. Dany narra estas experiencias con el recuerdo vivo…como si hubiese sido ayer.

Se aplicó. De sus clases de introducción pasó a la escuela regular y cumpliendo cada período pasó a secundaria. “La hice en francés. Sin ningún problema”.

Pero la ilusión de aquella promesa hecha por sus padres duró el mismo tiempo que Dany tardó en ver a ambos equipos de beisbol en Montreal. El “no pataleo” de un niño parece tener siempre fecha de expiración.

“Luego de que los vi (a los equipos) comenzó la crisis. Tuve un choque cultural. Mis primeros amigos fueron latinos y algunos quebequenses, pero con los latinos era con quienes jugaba”. Y sí, los latinos de la niñez de Dany jugaban básquet y fútbol, pero también jugaban hockey, como es de esperarse en cualquier calle de Montreal.

La crisis pasó gracias a la ayuda del propio padre de Dany, quien siendo profesor en Panamá logró conseguir un trabajo en la escuela donde asistía el niño. Para su beneficio, su papá comenzó a trabajar con los hijos de inmigrantes en su proceso de adaptación.

“Viví todo eso. Pero fue una integración distinta. Me abrí a otras culturas. La de Quebec participaba, pero no sentía que me dirigía a la cultura quebequense. Más bien se me abrían diferentes espectros y yo iba conociendo de todo un poco. Era como una esponjita”.

Era evidente que Dany crecía en una sociedad pluricultural, pero en su preferencia siempre estuvieron los latinos. Como es normal en todo adolescente encontró en la música no solo una vía de distracción sino una pasión que conserva hasta hoy. Una pasión que lo marcó para el resto de su desarrollo profesional aunque su día a día esté compartido actualmente con otros negocios.

A los 15: DJ

Sin ser músico y adorando la música ¿qué mejor manera de introducirse en ese mundo que como DJ? Dany comenzó apenas a los 15 años a organizar su vida empresarial. Junto con sus amigos, quienes en su mayoría seguían siendo latinos, fue el alma (musical) de fiestas de todo tipo.

Era la época del cégep. Además de la música, a Dany se le hacían fáciles los números. “Me inscribí entonces en el programa de commerce en Dawson, pero sentía que no sabía lo que quería hacer”.

Esa duda de ¿qué hacer cuando salga de aquí? llevó al adolescente a tener su propio programa de radio en Dawson. El programa creció y fue a parar a la Universidad Concordia. “Llevaba a mis amigos. A veces era una locura. Pero siempre lo tomé bien en serio. Me vi entonces como un locutor”.

Los números siguieron siendo positivos para Dany, quien sin  tener todavía una  carrera definida, optó por la escuela de gerencia de McGill. “Quería entrar en comunicación (social) en Concordia, pero no tenía muy buenas notas en inglés y los profesores no quisieron recomendarme. Así que me fui a McGill mientras seguía con mi programa de radio en Concordia”.

Fue en esa época que el joven locutor se encontró a Omar, amigo latino, que comenzaba también su carrera en la radio pero en Rosemont.

“Siempre estábamos juntos”, sonríe al decirlo como queriendo adelantar que la historia que va a contar es una muestra también de casualidad/causalidad.Dany Alvarado, crónicas de inmigrantes, locutores latinos en Montreal, inmigrantes, inmigración

“Un día saliendo del programa de radio me puse a ver las páginas amarillas. Vi entonces una radio que había por la calle Pie-IX y como íbamos en metro dijimos ‘vamos a parar aquí’. Llegando a la estación vi a los animadores. Conocía a uno de ellos, Javier, un peruano. Le dijimos ‘tenemos un proyecto’ y nos dijo: ‘ok, vengan’”.

Fue así como Dany comenzó oficialmente en radio FM, en Montreal, en la estación CIBL. Allí estuvo todos los sábados, mientras hacía el primer y el segundo semestre en la Universidad McGill. “Pero queríamos tener nuestro propio programa de radio. Hablé con el director de programación y la respuesta fue ‘ya tenemos a Javier ¿para qué vamos a tener otro programa en español?’. Pero nosotros queríamos hacer algo distinto, más explosivo”.

El paso por la Ribera Sur

La propuesta no pasó a segunda fase y Dany y Omar se llevaron su programa a una emisora de la Ribera Sur.  Le pusieron “Dimensión Latina”. Ya corría el año 2000. Ya el adolescente se había convertido en adulto y con ello las responsabilidades iban cambiando de magnitud.

“Íbamos a la Ribera Sur, en Metro y caminando, todos los sábados de nuestras vidas, durante tres años. Lo mío era una pasión. Muchos de mis amigos querían solo fiesta y discoteca, pero yo estaba en la radio cada sábado, entre las 9:00 pm y las 12:00 am. Sacrificamos todos esos sábados, pero yo…con gusto”.

Dany sabía que podía ir por más. Su objetivo era Montreal. “Quiero hacer algo que me permita reunir la comunicación con el marketing”. Buena idea. Aplicación: no del todo fácil. “Al comienzo fue muy difícil encontrar trabajo. Busqué entonces un programa de liderazgo en el YMCA de seis semanas. Después de la sexta semana, el instituto me dio una carta en la que decían que podían pagar la mitad de mi salario si la otra mitad la pagaba un empleador”.

Al terminar en McGill y con su idea de crecer le tocó en ese momento volver a CIBL, pero esta vez, fuera de cabina. La respuesta: aceptado. Comenzó entonces como pasante en ventas. Fue representante publicitario de la estación, mientras mantuvo su programa en la Ribera Sur. Así pasó un año más en la vida de Dany, quien al cabo de ese período vio una nueva oportunidad.

“Si ya estaba en CIBL y ya tenía mejores contactos, pues lo mejor era traerme mi programa de la Ribera Sur. En 2004, Dimensión Latina comienza en esta emisora de Montreal”.

De CIBL, el ya locutor de programas de los sábados, se fue como representante publicitario a un monstruo (por su tamaño): Quebecor. Le tocó en ese momento de novedad vender la publicidad para el 24H, periódico que reparten de forma gratuita en las estaciones del Metro de la ciudad.

“Esa experiencia me sirvió para conocer a muchos empresarios, jóvenes y no tanto, quienes me llevaron a pensar en un momento determinado que era hora de abrir mi propia empresa. Con el apoyo -y el capital- de mis padres decidimos abrir una escuela de español”.

Empresario del español

A finales de 2005 dejó Quebecor y en 2006, el joven pero ya con vasta experiencia comenzó otra etapa que, al igual que las otras actividades que desarrolla, mantiene hasta la actualidad: Espagnol sans limites.

En ese mismo año y con la ayuda de otros contactos, Dany conoce que hay una emisora ya establecida (Mike 105.1 FM) que quiere tener una nueva licencia. Pensó que era la oportunidad para tener su propio programa, pero más mainstream, es decir, que no vaya solo a la comunidad latina, sino que  llegue a todo Quebec.

kiko y DanyContactó (¡qué importante los contactos!) a su amigo y empresario Kiko, quien le dijo que si había que pagar -para tener un espacio en la nueva emisora- no había problema. Mientras que ese proyecto, el más comercial, se dio, Dany tuvo su programa con Kiko y, en el mismo 2006, el joven empresario estableció su empresa de comunicaciones.

El panorama estaba cargado de responsabilidades. No podía dejar de impulsar su escuela de español. Para comenzar debieron dictar los cursos en sótanos de iglesias en St-Leonard. La publicidad fue la clave para impulsar el instituto, el cual, con los años fue creciendo hasta ser lo que es hoy: un gran espacio, con una bella decoración, más de 10 profesores y 100 estudiantes por sesión. De hecho, Espagnol sans limites posee actualmente un certificado de formador agréé, el cual permite dar clases a nivel corporativo.

“Se dice fácil pero el trabajo fue duro. Pasamos más de año y medio sin percibir salario de la escuela. Vivía con lo de la radio”.

En la radio, el proyecto de tener su programa se mantuvo en espera hasta que finalmente en 2008 Dany comienza en la CKIN 106.3 FM, donde, tras varios cambios, permanece hoy día. Tiene a una compañera québécoise desde noviembre de 2011.

“Ha sido muy bueno el crecimiento en la radio. Es lo mejor que he hecho hasta ahora. Me dirigo a un público mainstream que se levanta en la mañana, que se va al trabajo o a la escuela con los niños. Tengo que intentar una fórmula para buscar a todo el mundo. A nivel musical no es fácil porque, guardando la identificación de la radio, que es de música del mundo -no música pop-, tengo que buscar ritmos comerciales para que se puedan vender la publicidad. Tengo que hacer mucha investigación para promover el género del trópico, ‘sol’, que puede ir desde Brasil hasta las Islas Canarias, pasando por las Antillas”.

El que escucha consejo…

Dany ha trabajado, quizá, desde muy joven. Pero habla hoy con una voz que suena a experiencia pese a su edad (está comenzando sus treinta).

Desde una esquina de humildad el locutor, empresario y especialista en gerencia de McGill recomienda a todo inmigrante:

-“Visualice de qué forma puede hacer su propio negocio. Aquí se nos hace difícil trabajar para empresa. Lamentablemente aquí se mueve mucho este ambiente por los contactos y mientras uno llega allá arriba…”

-“Muchos de los inmigrantes que conozco que han sido exitosos han levantado sus propios negocios. Aquí el que quiere trabajar y el que tiene buenas ideas, lo logra”.

-“No se quede en el gueto. Quebec representa a una sociedad muy abierta. Hay muchos puentes”.

-“Conserve sus valores. La familia es lo más importante”.