jueves, 10 de noviembre de 2011

La expulsión de los manifestantes de Occupy Toronto podría enfrentar obstáculos legales

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El alcalde de Toronto, Rob Ford, quiere que los manifestantes de Occupy Toronto dejen el parque donde se encuentran ubicados, pero el hecho de que parte del espacio recae en una propiedad privada, podría limitar la autoridad de la ciudad a solicitar un desalojo.

Cualquier movimiento que pretenda sacar a los protestantes del parque podría ser complicado porque la mitad del parque pertenece a la ciudad. La otra parte es propiedad de la Catedral Saint James. Ayer, algunos manifestantes comenzaron a trasladarse más cerca de la iglesia.

“Creo que todo el mundo puede apreciar  que ha sido un proceso pacífico, pero es momento de pedirles que desalojen el parque”, dijo ayer el alcalde, mientras la policía en London, Ontario, pedía a los activistas de esta metrópolis que dejaran sus campamentos.

Ford había dicho que preferiría que los manifestantes dejaran el parque por decisión propia, pero indicó que recibió muchas llamadas de personas que piden que el campamento desaparezca.

Los manifestantes que han estado en el lugar -ubicado en la esquina de la calle King este y la calle Church- desde el pasado 15 de octubre, celebraron una asamblea el miércoles en la noche. Quieren permanecer en el sitio hasta enero, cuando se espera se presenten ante el concejal de la ciudad.

“Queremos que ocurra esta reunión”, dijo el organizador de Occupy Toronto, Taylor Chelsea a CBC News. “Queremos conocer a algunos de los vecinos que tienen temor de venir aquí o incluso a quienes no están interesados en el movimiento”.

“Han arruinado el parque”

Mientras tanto, la paciencia se está debilitando en algunos residentes que viven cerca del lugar ocupado. Jack Naveh dijo que los manifestantes ya superaron su tiempo de bienvenida.

“Han arruinado el parque y por eso estoy preocupado”, aseguró. “Al principio pensé que era genial vivir cerca del sitio de la protesta, pero, después de un mes ya es molesto”.

Los dueños de los comercios que están cerca del parque discutirán hoy el problema. Muchos comerciantes en el área dicen que sus negocios han registrado una caída de 30% desde que los manifestantes se congregaron en la zona.

James Morton, abogado de Toronto y profesor en la escuela de leyes de Osgoode  Hall, señaló que si los protestantes tienen el permiso de los propietarios de la iglesia, será difícil para la policía moverlos del lugar.

“Si la iglesia decide que no quiere que la gente sea desalojada, no serán expulsados del sitio”, dijo.

Fuente: CBC