sábado, 29 de octubre de 2011

Se aproxima la temporada de invierno: conozca algunos mitos sobre la vacuna contra la gripe

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El invierno está cerca y con él la temporada para ir al médico en busca de la famosa vacuna contra la gripe. Una inyección que ha estado llena de mitos a lo largo de su historia.

Muchas personas deciden no ponerse la vacuna, en parte por la gran cantidad de informaciones cruzadas. Es por eso que el diario The Gazette hizo un artículo sobre los mitos más grandes que rodean a la vacuna.

Históricamente la gripe ha cobrado millones de víctimas alrededor del mundo. En 2003 la SARS afectó más de 30 países y puso en pánico a Canadá, mientras que en 2009 la AH1N1, llamada gripe porcina, se convirtió en la primera pandemia del siglo 21, matando a más de 18.500 personas.

La influenza anual es un virus de alto nivel de mutación y se dice que entre 250.000 y 500.000 personas mueren a causa de ella. En Canadá y Estados Unidos las víctimas llegan a los mil, en promedio.

La vacuna genera fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta, dolores en el cuerpo, tos, fatiga y congestion la nariz por una semana. Pero estos son síntomas mínimos que no se comparan con sufrir la enfermedad en su totalidad.

Muchos tienen el concepto que la vacuna de la gripe hace que la persona tenga gripe. Las vacunas contienen trazas del virus que no permiten que se desarrolle la enfermedad. Las personas, como máximo, sufrirán algunos síntomas menores de la enfermedad.

Aún así, la vacuna no da un 100% de protección. Según los expertos la efectividad está entre el 70 y 90%. La protección permite que la persona no sufra de algunos tipos de influenza, pero aún así puede presentar algún resfriado leve.

Así mismo, los expertos aclaran que la vacuna no debilita el sistema inmunológico ni se crea dependencia en la misma, tal como algunas personas denuncian.

Otro de los mitos dice que el alto nivel de toxicidad de la vacuna la puede hacer letal para la persona. En realidad todos los componentes que contiene son normalmente utilizados en medicinas y no son letales bajo ningún sentido. Muchas investigaciones han determinado que las probabilidades de que la persona tenga complicaciones severas luego de vacunarse son parecidas a las de ganarse la lotería.

Otro mito es el que dice que las personas sanas no deberían ponerse la vacuna.

Médicos dicen que incluso la persona con mejor condición física del mundo puede morir a causa de una gripe, por eso señalan que incluso la gente que no sufre de gripe ni resfriados debería vacunarse.