lunes, 31 de octubre de 2011

La historia de Katie Evans: su lucha contra el cáncer y contra su compañía de seguros

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Una joven de 26 años que se encuentra luchando contra un cáncer de seno fue sorprendida tras descubrir que no califica para los pagos por discapacidad a largo plazo a pesar de tener un plan de seguro a través de su trabajo.

“No sabía que iba a tener que luchar con el cáncer y ahora luchar con esta empresa de seguros”, dijo Katie Evans a la cadena CBC.

La joven trabaja como administradora y desde el pasado mes de diciembre, tres meses antes de que fuera diagnosticada con cáncer de seno, tiene una póliza con Blue Cross Medavie que incluye pagos por discapacidades a largo plazo.

Sin embargo, tres meses antes de que su póliza entrara en vigor fue al doctor por una pequeña protuberancia en su seno, aunque le dijeron que no se preocupara.

“Ella me dijo las palabras ‘no tienes cáncer’”, relata Evans. Pero en marzo las malas noticias llegaron y le dijeron que sufría de un cáncer y tenía que realizarse quimioterapia.

Fue entonces que la aseguradora Blue Cross determinó que la joven no aplicaba para recibir pagos por su discapacidad a largo plazo, alegando que cualquier condición preexistente puede hacer perder al asegurado sus derechos a pagos.

“¿Tengo 26 años, acabo de saber que tengo cáncer y es una condición preexistente?”, dice Evans.

Lamentablemente su caso parece tener un final feliz en el panorama, como explica un abogado de Vancouver. “Lo veo casi todas las semanas, gente que simplemente no sabe lo que compró”, dice Scott Stanley.

Dice que lamentablemente las empresas de seguros ponen esas clausulas en letras pequeñas, ahogadas entre todo el contenido de los contratos, por lo que es casi imposible entablar una demanda.

Según Stanley, escuchar tantos casos como esos es “devastador”.

Pero la empresa donde trabaja Evans, Shoppers Drug Mart, quiere hacer algo por su empleada. Decidieron abrir un fondo de caridad para conseguir el dinero que ayude a la joven a sobrevivir mientras recibe su tratamiento, que incluye un par de operaciones más.

La empresa se excusó por no poder hacer más, pero alega que quien contrató a Evans fue una franquicia de la marca, por lo que decide el servicio de seguro que ofrece a sus empleados.

Por su parte, Blue Cross se negó a conversar en público el caso de la joven.

Fuente: CBC