Lunes, 31 de Octubre de 2011

Canadá busca reestructurar y rejuvenecer su fuerza laboral a través de la inmigración

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El ministro de Inmigración Jason Kenney quiere reestructurar  y rejuvenecer a la fuerza del país a través de la inmigración.

El ministro tiene en mente una maquinaria de inmigración eficiente y rápida que ayude a equilibrar los problemas demográficos de Canadá al tiempo que eleva el nivel de competitividad.

El primer paso llegará esta semana cuando anuncie sus metas en inmigración para el año 2012.

Kenney dice que una vez terminado el plan que su oficina tiene, el flujo de nuevos inmigrantes que llegan al país serán predominantemente jóvenes, con un elevado nivel de educación y experiencia y con una fluidez en inglés o francés.

Además, dice que todos serán admitidos en el país en máximo un año.

Así mismo, el ministro prevé que una vez que lleguen se convertirán rápidamente en contribuyentes gracias a que tendrán un empleo asegurado cuando lleguen o no tardarán en encontrar uno.

Las metas que se propone Kenney son aplaudidas por todos, aunque muchos lo ven como un plan muy surrealista. “Es como decir ‘queremos tener sol en enero’. Todos queremos eso”, dijo Don Davis, parlamentario del NPD y uno de los más críticos a las políticas migratorias del Gobierno Federal.

“No explica cómo lo va a hacer. Pone metas pero no dice cómo vamos a llegar a ellas”.

Este martes Kenney presentará su informe final ante la comisión de inmigración del Parlamento, en la que presentará las cifras proyectadas para el próximo año así como los cambios que se harán al sistema de inmigración, producto de numerosos estudios y reuniones con el público.

La cifra de inmigrantes no aumentará, eso parece estar claro. El Gobierno dice que no es necesario aumentar el número de inmigrantes, sino mejorar el proceso de elección y la rapidez con la que se hace.

Además, Kenney defiende que durante el gobierno de Stephen Harper el promedio de inmigrantes que llegan cada año es 254.000, el más alto en la historia de Canadá.

Por otra parte, el ministro plantea una reestructuración del sistema de puntaje que permite al potencial candidato a aplicar como inmigrante. Los puntos serán proporcionales a la calidad de la educación y la experiencia, así como la fluidez para hablar y escribir uno de los dos idiomas oficiales.

Kenney tiene en mente un sistema cualitativo más que cuantitativo, no se trata de la cantidad de estudios que una persona ha hecho o los años de experiencia, sino de la calidad de los mismos.

Fuente: The Star