Miércoles, 5 de Octubre de 2011

Inmigración: Canadá cada vez acepta menos padres y abuelos apadrinados

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Las políticas en cuanto a inmigración de Canadá parecen no estar destinadas a los abuelos ni los padres de los residentes permanentes.

El semanario Embassy presentó un análisis sobre la alta demanda de aplicaciones de residencia para abuelos y padres que el Gobierno está recibiendo y como cada vez están aceptando una cantidad menor de los casos.

En 2010 los límites propuestos por Ottawa en esa categoría de inmigración estaban entre 15.000 y 18.000 personas. Al final Canadá aceptó 15.324 casos, ligeramente por encima del mínimo anunciado.

Mientras, más de 150.000 aplicaciones esperaban ser procesadas durante el 2010.

Así lo informaron autoridades de Inmigración Canadá en la pasada reunión del comité del Parlamento que se encarga del tema.

Pero la situación no mejora. Para 2011 el Gobierno anunció que reducirá los límites de aceptación a entre 13.000 y 17.500, mientras que las aplicaciones esperando por respuesta que están acumuladas alcanzaban 165.000 para el pasado mes de marzo.

Pero no son solo los padres y abuelos los afectados por los recortes y los largos tiempos de espera, son todas las categorías del programa de inmigración catalogadas “no económicas”. Eso se refiere a esposos, hijos y refugiados.

Pero esto no significa que Canadá quiera menos inmigrantes, sino está apuntando al tipo de inmigrantes que dice necesitar: los económicamente productivos. En total el país aceptó a 280.681 inmigrantes en total durante 2010, la cifra más alta desde 1957 y por encima del límite que habían propuesto de 265.000.

“Todo lo que hemos intentado en los últimos tres años y medio ha sido para enfocarnos en hacer que la inmigración trabaje de manera efectiva en la economía canadiense y hacer que la economía trabaje mejor por los inmigrantes. Ese es el enfoque número uno”, dijo el ministro Jason Kenney al Embassy.

Pero aún así, para la oposición es un escándalo que muchos padres o abuelos tengan que esperar hasta una década para ser aceptados en el país. El Gobierno se defiende alegando que está haciendo lo posible por acelerar el proceso, pero la clave estará en cómo reducirá la cantidad de aplicaciones y aplicará un límite más estricto en el número de casos que acepta procesar.

Aún así, no esconden sus intenciones, saben que traer a esposos e hijos significa inmigrantes más apegados a sus planes a nivel económico, por eso han dicho que esperar llegar a un punto en el que el 80% de las aplicaciones de esposos e hijos sean procesadas en menos de un año. Sobre padres y abuelos no prometen nada.

El comité de inmigración del parlamento tiene planeadas ocho reuniones para tratar de conseguir soluciones sobre cómo lidiar con el problema que afecta a muchas familias que mantiene esperanzas de venir al país.

Pablo A. Ortiz – Noticias Montreal

pablo@noticiasmontreal.com