jueves, 13 de octubre de 2011

Víctor Morales pide una nueva oportunidad para quedarse en Canadá

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Para el Gobierno Federal, Víctor Morales es un criminal que tiene mucho tiempo viviendo en Canadá. Luego de 32 años en el país, el Gobierno busca deportarlo.

El hombre, quien vino de Chile cuando tenía 6 años, ha sido sentenciado por 12 crímenes en seis años, entre robo hasta tráfico de drogas, no habla ni escribe francés ni inglés y no fue sino hasta hace poco que empezó a declarar impuestos, en lo que puso $0 en ingresos.

Pero para sus familiares y amigos, Morales, quien ahora tiene 40 años, es un buen padre, un buen hijo, quien ayuda de otras maneras y merece una segunda oportunidad.

“Las condenas son historias del pasado”, dice su abogado, Stewart Istvanffy. “Es necesario ver todos los factores, especialmente para alguien que le ha dado un giro total a su vida”.

La decisión quedará de parte del juez André Scott, quien decidirá si Morales debe ser deportado o se le otorga una nueva oportunidad.

Víctor en la actualidad trabaja como músico en el metro y dice haber encontrado apoyo en la religión en los últimos años.

En 1997 se le decretó una orden de deportación por primera vez, alegando que los crímenes que cometió eran “serios” y motivo suficiente para expulsarlo del país.

Pero su defensa dice que el ciudadano chileno nunca estuvo en prisión más de 15 días, aunque en muchos casos logró salvarse de penas más largas, incluso una cadena perpetua por tráfico de drogas.

“Si el juez de la corte penal no pensó que los crímenes eran tan serios, el juez de inmigración no debería tampoco”, dijo Istvanffy.

Otro de los puntos a analizar es el rol de Morales como padre de sus tres hijos, de 20, 15 y 13. El mayor vive en Ottawa, mientras que los menores viven con su madre en Montreal. Pero las autoridades dicen que el hombre no tiene la custodia de sus hijos y no dependen económicamente de él.

Pero sus familiares dicen que su apoyo es distinto y necesario. Así lo manifiestan cartas que la defensa presentó al juez en nombre de sus hijos,  exesposa, cuñada, madre y el pastor de su iglesia.

Además, el hombre tiene que cuidar a su madre, quien tiene sida y sobrevivió un cáncer.

El Gobierno ha dicho que tendrá la decisión en días o semanas y que en caso de ser expulsado, se le otorgará perdón en 2013, fecha en la que podría aplicar de nuevo para venir al país.

Fuente: The Gazette