jueves, 20 de octubre de 2011

Ministerio de Finanzas evalúa acciones para combatir el diferencial de precios entre Canadá y Estados Unidos

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El ministro de Finanzas, Jim Flaherty, está preparado para estudiar la reducción de aranceles y para usar “poderes persuasivos informales” de ser necesario, para acabar con la brecha de precios que existe entre Canadá y los Estados Unidos.

El titular de la cartera de Finanzas indicó ayer en la audiencia del comité del Senado que trata el tema, que lo que se busca son acciones más que palabras.

“Si el comité recomienda que cambiemos este o aquel arancel, veremos muy de cerca cuál es posible”, dijo a los reporteros tras ofrecer un corto discurso.

“Hemos reducido y eliminado muchas tarifas…creemos que en libre comercio”, aseveró.

Flaherty dijo que tiene otras herramientas, como la persuasión a los comerciantes para que bajen los precios.

“Tenemos formas de impulsarlos hacia el buen comportamiento a través del sistema de impuestos”.

El ministro de Finanzas dijo a los senadores que no tiene respuestas que expliquen por qué los precios se mantienen muy por encima en Canadá (en promedio 20% más de acuerdo con un estudio realizado en abril por el BMO) pese al hecho de que el “loonie” ha estado fortalecido respecto al dólar americano durante los últimos cinco años.

La moneda local se ha estado cotizando cerca o sobre la paridad durante largos períodos.

El Retail Council of Canada, el cual estará testificando a finales de este otoño, argumenta que los aranceles son el principal factor que incide en la brecha, diciendo que algunos de los productos tienen tarifas por arriba de 18%.

En este sentido, el ministro aseguró no conocer si los aranceles son el principal problema, pero luego otros oficiales explicaron lo que ocurre.

“Se trata de un tema que hay que estudiar, pero en general los aranceles están en este momento bajos”, dijo Jim Haley, director general de la Oficina de Política Económica y Fiscal. “99% de los bienes que entran al país son libres de impuestos. En 2010, 360 millardos de dólares del total de 400 millardos ingresaron al país libre de impuestos”.

Flaherty aseveró que los canadienses están justamente “fastidiados” de ver cómo los precios varían para los mismos productos e indicó que ha escuchado a los locales quejarse por el diferencial.

La fortaleza del dólar canadiense se ha presentado como un reto para las industrias locales, los exportadores y la economía, agregó argumentando que los canadienses deberían tener beneficios en términos de precios al consumidor más bajos.

“Los canadienses están justamente fastidiados y perplejos”, dijo. “Cuando gastan su dinero ganado con gran trabajo y esfuerzo, merecen pagar el precio que refleje la fortaleza de nuestro dólar”.

Pierrette Ringuette, senadora de Nuevo Brunswick (vive cerca de la frontera con Estados Unidos), indicó que está sorprendida en los grandes diferenciales de precios que hay en algunos productos y los inexistentes en otros.

Comparó los costos del Camaro y el Dodge Charger (ambos hechos en Canadá) y encontró que el precio es de 4.000 y de 4.600 dólares. En otros vehículos, según el testimonio de la senadora, no hay tantas diferencias.

Se espera que las audiencias de la comisión que está tratando el tema se prolonguen por varias semanas. Se debatirán diversas materias, entre ellas, el impacto de los aranceles, los costos de transporte y los diferenciales del tamaño del mercado de ambos países.

Fuente: CBC