jueves, 20 de octubre de 2011

Gobierno busca reducir flujo de aplicaciones de inmigración limitando las solicitudes de familiares

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

El gobierno conservador apunta a recortar la gran acumulación de casos de inmigración disminuyendo el número de padres y abuelos de los inmigrantes que pueden venir a Canadá, según informó el ministro de Inmigración y Ciudadanía, Jason Kenney.

“Canadá es el país más generoso del mundo con respecto a la inmigración…pero tiene que haber límites prácticos a nuestra generosidad”, dijo Kenney luego de hablar en un encuentro del comité de ciudadanía e inmigración.

La actual acumulación de la cantidad de aplicaciones que están siendo procesadas en este momento supera al millón, de acuerdo con las autoridades.

Los comentarios del ministro vienen luego de que el crítico en materia de inmigración, Don Davies (NPD), sugiriera el pasado 14 de octubre que Ottawa pretender emitir de 289.000 a 336.000 visas de residencia permanente en 2012.

El país recibe anualmente cerca de 400.000 aplicaciones para las residencias permanentes. Desde que los conservadores están en el poder, se han otorgado los documentos a un promedio de 254.000.

El año pasado, cerca de 38.000 de esas aplicaciones correspondieron a padres y abuelos de los residentes permanentes, dijo Kenney.

Davies recomendó aumentar el número tanto de padres y de abuelos.

Los niveles más altos de inmigración necesitan satisfacer la creciente escasez que hay en el mercado laboral para hacer a la economía sustentable, dijo Davies en la carta del pasado 14 de octubre.

Mientras estuvo de acuerdo con que hay una necesidad de aumentar la participación en la fuerza laboral, Kenney aseveró que la inmigración no es la solución.

Solo 20% de los inmigrantes que vienen a Canadá son inmigrantes económicos principales,  señala Kenney, el resto son parejas y miembros de su familia.

“Aquellos que piensan que podemos resolver el problema solo a través de la inmigración están profundamente equivocados”, dijo Kenney al comité.

El ministro dice que el Gobierno Conservador no se opone a la reunificación familiar, pero que deben existir límites.

“Tenemos que calibrar los límites basados en nuestras necesidades económicas y nuestra capacidad fiscal”, dijo. “No hay duda que la gente que viene y que son personas de la tercera edad, tienen mucha, muchas menos participación en el mercado laboral y un alto nivel de uso de nuestro sistema de salud pública”.

Además, el ministro dice que limitar el número de familiares apadrinados ayudaría a acelerar los tiempos de proceso del resto de las aplicaciones.

“No quiero que la gente espere siete o 10 años para que sus padres o abuelos vengan”, dijo. “Eso es cruel, es injusto”.

Kenney sugirió mirar a los países con políticas migratorias para conseguir ideas sobre cómo limitar las aplicaciones. Una de las ideas es el criterio en base a un mínimo de ingresos familiares.

“No se trata de reducir la inmigración, se trata de manejar el flujo de procesamiento de las aplicaciones para que estén alineadas con nuestros niveles altos de inmigración”, señaló el ministro.

Davies, por su parte, argumentó que limitar el número de aplicaciones no es la única solución. El Gobierno Federal debe contratar más personal para procesar las aplicaciones más rápido, según señaló el político del NPD.

“Si tienes una lista de espera de 10 a 13 años, a menos que me pierda algo, necesitas poner más manos para procesar esas aplicaciones”, dijo.

Fuente: The Gazette