viernes, 30 de septiembre de 2011

Un millón de personas esperan respuesta del Gobierno para emigrar a Canadá

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Un millón de personas. Así de larga es la lista de candidatos que esperan recibir respuesta de Canadá para venir como inmigrantes.

Así lo confirmaron los oficiales del departamento de inmigración durante una reunión del comité de inmigración del Parlamento este jueves.

La larga lista significa varios años de incertidumbre para muchas familias, tanto en Canadá como fuera, así como una mancha para el país dentro del competitivo mercado laboral global.

El descubrimiento levantó críticas de varios miembros del Parlamento. El representante del NPD, Don Davies, hizo pública la cifra en su cuenta, señalan lo problemático de la situación, a lo que el ministro de Inmigración, Jason Kenney, respondió: “es correcto, es un gran problema”.

Kenney ha puesto el tema en lo más alto de su agenda. En todo momento a defendido las políticas del Gobierno conservador, argumentando que el problema histórico de Canadá ha sido que siempre ha aceptado más aplicaciones de las que puede aprobar, lo que genera las largas listas.

Por eso es que dice que Ottawa implantó el nuevo sistema en el que se redujeron el número de aplicaciones posibles por año en cada uno de los programas de inmigración, así como el número de aceptaciones.

Pero para el parlamentario Davis, cortar el número de casos que se aceptan anualmente lo único que hace es alargar las listas de espera al tiempo que impacta en la búsqueda del país por repotenciar su fuerza laboral con inmigrantes profesionales.

Kenney ha respondido alegando que el número de aplicaciones se disparó en el año 2010, pero que de todas maneras no tienen planeado aumentar el número de inmigrantes al año.

“Tenemos que ser cuidadosos para manejar la gran cantidad de personas que quieren venir a Canadá. El país sigue recibiendo altas cifras históricos en cuando a nuevos inmigrantes”, dijo Candice Malcolm, vocera del ministro Kenney.

Para Davies, si aumentar la inmigración no es una opción, solo quedan dos caminos: aumentar los recursos para acelerar los procesos actuales o poner límites más estrictos al momento de aceptar aplicaciones.

Aún así, dice estar seguro que el Gobierno Federal no invertirá más dinero en un sistema que dicen está en proceso de arreglarse.

Con información de Winnipeg Free Press