lunes, 22 de agosto de 2011

Podemos tener una mejor nación, más justa y equitativa , el último mensaje de Jack Layton a los canadienses

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Esta es la última carta que escribió Jack Layton al pueblo canadiense, dos días antes de perder la batalla contra el cáncer.

Agosto 20, 2011

Toronto, Ontario

Queridos amigos,

Cientos de miles de canadienses me han escrito en las semanas recientes para enviarme saludos de apoyo. Quiero agradecer a cada uno de ustedes por sus sinceras, inspiradoras y bellas notas, cartas y regalos. Su espíritu y amor han iluminado mi hogar, mi espíritu y mi determinación.

Desafortunadamente mi tratamiento no ha funcionado como esperaba. Así que dejo esta carta a mi compañera Olivia para que la comparta con ustedes en caso que no pueda continuar.

Recomiendo que la Miembro del Parlamento, Nycole Turmel, continúe su trabajo como nuestra líder interina hasta que un sucesor permanente sea electo.

Recomiendo al partido realizar las votaciones para el nuevo líder lo más próximo al año nuevo, aproximadamente bajo el mismo calendario que en el 2003, para que nuestro nuevo líder tenga un amplio tiempo para reconsolidar nuestro equipo, renovar nuestro partido y nuestro programa, para movernos hacia adelante en las próximas elecciones.

Unos cuantos pensamientos adicionales:

A los otros canadienses que están en la travesía de vencer al cáncer y vivir sus vidas, les dijo esto: por favor no se desanimen porque mi viaje no haya salido tan bien como esperaba. No pueden perder la esperanza. Los tratamientos y las terapias nunca habían sido mejores que ahora para enfrentar esta enfermedad. Tienen todas las razones para ser optimistas, estar determinados y enfocados en el futuro. Mi único otro consejo es que disfruten cada momento con aquellos que quieren en todas las etapas de su viaje, tal como yo he hecho este verano.

A los miembros de mi partido: juntos hemos hecho cosas remarcables en los últimos ocho años. Ha sido un privilegio liderar al Nuevo Partido Democrático y estoy sumamente agradecido por su confianza, apoyo las incontables horas de compromiso voluntario que han dedicado a nuestra causa. Existirán aquellos que tratarán de persuadirlos a renunciar a nuestra causa. Pero esa causa es mucho más grande que cualquier líder. Respóndales reafirmando con energía y determinación nuestro trabajo. Recuerden nuestra orgullosa historia de justicia social, sistema de salud universal, programa de pensiones públicas e identidad de no dejar a nadie atrás. Continuemos moviéndonos hacia adelante. Demostremos en todo lo que hagamos en los cuatro años que tenemos por delante que estamos listos para servir a nuestra amada Canadá y a su próximo gobierno.

A los miembros de nuestra convención parlamentaria: he sido privilegiado de trabajar con cada uno de ustedes. Nuestras convenciones siempre fueron el hecho más destacado de mi semana. Ha sido mi rol pedir bastante de ustedes y ahora lo voy a hacer una vez más. Los canadienses los estarán siguiendo de cerca en los meses por venir. Colegas, sé que harán sentirse orgullosos a los cientos de miles de miembros de nuestro partido al demostrar el mismo impecable trabajo en equipo y solidaridad que nos ha generado la confianza de millones de canadienses en la reciente elección.

A mis queridos québécois: El pasado 2 de mayo ustedes tomaron una decisión histórica. Decidieron que el camino para remplazar al gobierno federal Conservador con algo mejor, era trabajar juntos con una mente progresiva que lidere todo el país. Tomaron la decisión correcta en ese entonces y es la decisión correcta hoy. Será la decisión correcta durante la próxima elección. Triunfaremos juntos. Eligieron a un grupo maravilloso de Nuevos Demócratas para el Parlamento. Van hacer cosas destacadas en los años que vienen para hacer de este país, un mejor lugar para todos.

A los jóvenes canadienses: Toda mi vida he trabajado por mejorar las cosas. Esperanza y optimismo son las características que han definido mi carrera política, y sigo siendo optimista y esperanzado sobre Canadá. La gente joven ha sido una gran fuente de inspiración para mí. He conocido y hablado con tantos de ustedes, sobre sus sueños, sus frustraciones, y sus ideas de cambio. Cada vez más, se están comprometiendo con la política porque quieren cambiar las cosas para mejor. Muchos de ustedes han colocado su confianza en nuestro partido. Mientras mi vida política se acerca a un fin quiero compartir con ustedes mi creencia en su poder para cambiar este país y el mundo. Hay grandes retos delante de ustedes, desde el preocupante tema del cambio climático hasta lo injusto de la economía que excluye a muchos de nuestra riqueza colectiva. Los cambios son necesarios para construir una Canadá más inclusiva y generosa. Creo en ustedes. En su energía, su visión, su pasión por la justicia que son las características exactas que este país necesita. Necesitan estar en el corazón de nuestra economía, de nuestra vida política y en nuestros planes para el presente y el futuro.

Y, finalmente, a todos los canadienses: Canadá es un gran país, una de las esperanzas del mundo. Podemos ser una mejor nación, con igualdad, justicia y oportunidad. Podemos construir una economía próspera y una sociedad que comparta sus beneficios de una forma más justa. Podemos velar por nuestros ancianos. Podemos ofrecer un mejor futuro a nuestros niños. Podemos hacer nuestra parte para salvar el ambiente. Podemos también recuperar nuestro buen nombre en el mundo. Podemos hacer todas esas cosas porque finalmente tener un sistema de partido a nivel nacional, donde se toman las verdaderas decisiones, donde su voto cuenta, donde trabajando por un cambio, puede realmente generar el cambio. En los meses y años que están por venir, los Nuevos Demócratas brindarán una cantidad de nuevas alternativas para ustedes. Mis colegas del partido representan a un equipo extraordinario, comprometido. Escúchenlos bien; consideren las alternativas y consideren que podemos tener una nación mejor, más justa y más equitativa, si trabajamos juntos. No permitan que les digan que esto no puede hacerse.

Mis amigos, el amor es mejor que el odio. La esperanza es mejor que el temor. El optimismo es mejor que la depresión. Así que déjennos amar, déjennos ser esperanzados y optimistas. Y así cambiaremos el mundo.

Todo lo mejor,

Jack Layton