Jueves, 25 de Agosto de 2011

Un canadiense fue asesinado mientras ingresaba al cuartel general de Gaddafi junto a los rebeldes

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

La guerra civil en Libia cobró su primera víctima canadiense luego que un joven que había dejado su trabajo para unirse a los rebeldes fue asesinado por fuerzas leales a Muammar Gaddafi.

Este miércoles los amigos de Nader Ben Raween fueron informados que el hombre de 24 años había sufrido un disparo en la cabeza por parte de un francotirador durante el asalto de los rebeldes al cuartel general de Bab Al Aziziya, el búnker de Gaddafi.

En marzo Ben Raween sorprendió a sus amigos cuando renunció sorpresivamente a su trabajo en una empresa de computación ubicada en la avenida Carling señalando que se uniría al movimiento rebelde en Libia.

“Él quería simplemente ayudar a sus hermanos, hermanas y familia a deshacerse de ese cáncer”, dice uno de sus amigos, Haithan Alabadah. “Esto es como un cáncer, Gaddafi es como un cáncer en el país. Es una enfermedad. Él (Ben Raween) quería deshacerse de esta enfermedad y luego regresar a Canadá. No quería morir”.

La primera parada de Ben Raween fue en la capital de los rebeldes en Bengasi, donde recibió entrenamiento con armas. Durante ese periodo se mantenía en comunicación con sus amigos a través de Facebook y Yahoo Messenger.

Luego se movilizó hacia Nalut, cerca de la frontera con Túnez. Su mejor amigo, Abdurrahman Ghariba, otro libio-canadiense, dice que Ben Raween compartió ahí su entrenamiento con otros rebeldes.

Pero cuando las fuerzas opositoras empezaron su avanzada hacia Trípoli, él estaba en las primeras filas. Ghariba dice que recibía actualizaciones por teléfono de parte de su amigo sobre los avances de los rebeldes. Según cuenta, Ben Raween tomó parte en la batalla clave en la ciudad de Zawiyah.

El pasado 20 de agosto se había dirigido a Trípoli, donde sus padres, dos hermanos y dos hermanas todavía viven.

Pero la bala de un francotirador encontró a Ben Raween antes que él pudiera encontrar a su familia.

El joven nació en Edmonton mientras su padre estudiaba ahí. Amaba su vida en Canadá, pero cuando comenzaron los conflictos en Libia dijo que no podía estar en ningún otro lugar. “Me decía ‘no puedo dormir, no puedo trabajar, no puedo hacer nada, por eso es mejor que me vaya a pelear con mi gente’”, dijo Ghariba.

Fuente: Ottawa Citizen