Lunes, 1 de Agosto de 2011

Mañana comienza nueva lucha legal a favor del suicidio asistido

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Mucho ha pasado desde que, en 1993, la Corte Suprema canadiense negara a Sue Rodríguez el derecho al suicidio asistido.

Por esa razón, la Farewell Foundation for the Right to Die retomará su batalla legal en torno a la “decisión de morir” en el país norteamericano.

La fundación, en nombre de sus 111 miembros, estará en la Suprema Corte de la Columbia Británica mañana martes para comenzar lo que se espera sea un largo proceso judicial, que terminará, eventualmente, en la Corte Suprema de Justicia de Canadá.

El director de la organización, Russel Ogden, dijo que la opinión de la gente ha cambiado desde la decisión del caso Rodríguez, que se dio a conocer en 1993, mientras que en otros países del mundo ya se ha legalizado o regulado el derecho a morir.

“Se trata de un tema de mucha importancia. Tiene que ser un tema que defina la misma Corte Suprema de Canadá”, aseguró.

Cabe recordar que Rodríguez tenía esclerosis lateral amiotrófica cuando el máximo ente judicial votó 5 as 4 en contra de darle el derecho legal a morir. La sección 241 (b) del Código Penal de Canadá considera como delito el ayudar a cometer suicidio y contempla una pena de hasta 14 años de prisión.

“La información que estaba disponible para ese entonces, no es la misma que tenemos ahora”, agregó el director de la fundación.

Aseveró que actualmente hay cualquier cantidad de investigación disponible para que las personas tengan el derecho a su propia determinación, mientras que otras más vulnerables pueden también ser protegidas de ser coaccionadas a terminar con sus vidas, sin que sea su verdadero deseo.

El Gobierno Federal ha sido resistente al cambio social y a temas como el matrimonio entre homosexuales, el consumo de marihuana en casos médicos o en múltiples matrimonios, insistió Ogden.

“La única forma para alcanzar un cambio, creemos, es a través del reto directo ante la Corte. Es por ello que estamos argumentando que la prohibición del suicidio asistido es inconstitucional, pues el término ha existido en nuestro Código Penal desde 1893”, agregó.

Los abogados por parte de la fundación y el Fiscal General de Canadá estarán debatiendo por dos días en la Corte Suprema de la C.B., donde se espera que estén dando los argumentos de alta complejidad.

Se estima que la fundación retará al gobierno de la Columbia Británica para que le permita registrarse como un servicio. Los juristas del Fiscal General  también estarán debatiendo la habilidad de la organización para demostrar la existencia de la sección de la eutanasia en el Código Penal canadiense.

Esta no es la única demanda del “derecho a morir” que se adelanta en las cortes de la B.C. La hija de Kelowna, una mujer que fue a Suiza para morir, tiene un caso similar, apoyada por las asociaciones liberales de la región.

Los miembros de la Farewell Foundation pagan una afiliación anual de 50 dólares pero no deben cancelar si reciben asesoría o servicios.

Ogden asegura que algunos miembros están saludables, pero otros enfrentar enfermedades como cáncer terminal y Parkinson.

“La decisión de morir es cuidadosamente considerada, voluntaria, libre de ser inducida, de coacción, de amenazas, y libre de influencia alguna”, concluyó.

Fuente: The Huffington Post