Lunes, 1 de Agosto de 2011

Crecen los cafés para pacientes con Alzheimer en Nueva Escocia

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Nancy Blezy quedó intrigada cuando escuchó que abrirían un café en una comunidad de Nueva Escocia que sería para los pacientes con Alzheimer y sus familias.

Como enfermera en una zona rural de la provincia, ha tenido que ver muchas veces cómo las personas que padecen esta enfermedad son cada vez más aislados, lo que deteriora aún más su calidad de vida.

Blezy, hija de un paciente con demencia, también vio cómo sus padres fueron perdiendo la conexión social, mientras la situación de su madre empeoraba y su padre debía vivir en un constante y creciente estrés.

La enfermera, que dirige su propia compañía en Annapolis Valley, sabía que había una necesidad para esos que sufren de demencia, así como para sus familiares, pero no tenía claro cómo se podía satisfacer.

Fue entonces cuando conoció sobre la existencia del primer café para el Alzheimer de Canadá, ubicado cerca de Antigonish.

“Tan pronto escuche sobre el local, supe que era lo que buscaba. Quería que estuvieran reunidos en un sitio donde se sintieran cómodos, donde no se vieran señalados porque estaban luchando para comunicarse”, aseguró.

“Tener a estos pacientes, dándole el reconocimiento, el apoyo y la aceptación, son grandes componentes que alivian ese sentido de aislamiento y de soledad que realmente es lo que acompaña a esta enfermedad”, agregó.

Ahora, Blezy planea abrir dos café para Alzheimer en Kentville y Greenwood. Espera hacerlo en septiembre, para así dar continuidad a un movimiento que empezó en Europa en 1997 y que lentamente está formando raíces en Norteamérica.

La idea es dar un espacio no institucional para las personas con demencia, sus familias, cuidadores, expertos y todo aquel de la comunidad que quiera socializar con bebidas, meriendas, entretenimiento e información.

Elizabeth McGibbon, quien ayudó a la instauración del primer establecimiento en Antigonish, indicó que estos espacios son intencionalmente informales, pero que tienen un componente educativo.

Su grupo ha manejado seis cafés, atrayendo a más de 40 personas en cada oportunidad. McGibbon aseguró que estos permiten a los pacientes tener consejos de los expertos en los retos más comunes, como son la depresión, el estrés y el poco o bajo interés por los demás. Pero más importante aún, reduce la soledad que está asociada con la demencia, la cual puede afectar aún más la condición mental.

“Uno de los principales objetivos es disminuir el aislamiento” comentó la enfermera, que también es profesora en la St. Francis Xavier University.

“Aunque estas enfermedades son bien conocidas, hay una especie de estigma para aquellos que pasean con sus padres en lugares públicos. Pero éste es un lugar seguro”, añadió.

Los cafés que están planeados abrirse en Valley seguirán un formato similar, operando dos horas una vez por mes. Tendrá pequeñas mesas, como un café regular. La diferencia es que el personal tendrá entrenamiento sobre la demencia y circulará entre la gente. Se harán presentaciones de diversos temas cada mes.

Los participantes podrán hacer preguntas, en grupo o de forma individual. Blezy dijo que la clave es hacer que la gente se sienta cómoda incluso haciendo preguntas tan privadas como la posibilidad de tener relaciones sexuales con su pareja si no la reconocen.

“Sentirse seguro y ser capaz de relacionarse con alguien es realmente importante. Hasta los cuidadores desarrollan a menudo problemas de salud debido al estrés que les genera la actividad que realizan”, indicó.

Crece la idea

La especialista comentó que también se tiene planeado abrir un café de este tipo en Toronto, mientras que otros cuatro grupos están tratando de llevar la idea a partes de Nueva Escocia y Ontario.

Actualmente, existen cerca de 200 en Europa y algunos en Estados Unidos.

Blezy aseveró que deseaba que existiera un lugar así para sus padres: “sus amigos no sabían cómo responder a mi madre, así que ella tuvo que ser sacada del grupo cada vez que decían ‘vamos a comer después de la iglesia’”.

Fuente: CBC