jueves, 14 de julio de 2011

Canadá busca cómo levantar bases militares en el Ártico

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Es costoso operar en el vasto e inhóspito Ártico. Pero los militares canadienses están explorando un camino para acortar los gastos y acelerar el movimiento de tropas, construyendo varias bases al norte del país.

El plan, detallado en un estudio que fue comisionado por el comando de apoyo operacional de la fuerza militar, es una variación de uno ya materializado en las operaciones extranjeras.

La existencia de una pista de aterrizaje y facilidad para almacenar, hacen la labor de los soldados más fácil alrededor del globo.  Esta semana, el ministro de la Defensa, Peter MacKay estuvo en Kuwait anunciando un acuerdo para usar ese país como un punto de tránsito para el equipaje que viene de Kandahar y que debe hacer una larga travesía para llegar a Canadá. Los militares están buscando entonces una variante doméstica de esos puntos estratégicos.

El proyecto podría resultar en bases remotas y en las pequeñas pero permanentes presencias que hay lejos de las comunidades más habitadas.

Las locaciones podrían incluir Alert, Inuvik, Whitehorse, Ranking Inlet, Iqaluit y Nanisivik, de acuerdo con el memorándum técnico, preparado por el ala de investigación de la fuerza, emitido el año pasado.

Las fuerzas canadienses aseguran que aún no se ha definido si será necesario construir nuevos puntos.

“Este concepto es uno de los que se ha incluido en este reporte, pero hay muchas ideas que están siendo estudiadas. La idea es mejorar nuestras capacidades en el norte”, dijo el teniente de la marina, Greg Menzies.

El Gobierno conservador ha insistido en la necesidad de ser más rigurosos en la defensa de la soberanía territorial de Canadá en el norte, argumentado que  hay países, incluyendo Rusia, Dinamarca y Estados Unidos, que están actualmente haciendo peticiones de territorio.

“Para mantener la soberanía, Canadá deberá desarrollar el refuerzo y la capacidad de seguimiento necesario para el Ártico”, dice el reporte. “Hay que ser rápidos y efectivos a la hora de responder en diversos escenarios y para ello es necesario mejorar el personal y el equipamiento en la zona”.

Actualmente las fuerzas canadienses encargadas en la región están vinculadas a los Canadian Rangers.

Para activar los nuevos planes hay que considerar también el factor tiempo que influye también en los costos. De tomar las medidas correctas los gastos podrían descender en 28%.

El tiempo promedio de respuesta para llegar a cualquier parte del Ártico desde la base de Rankin Inlet era de 48 horas, pues debe recorrese un vasto territorio. El tiempo se ha reducido a 35 horas desde otras zonas como Cornwallis Island en Nunavut, pero la partida desde allí podría requerir mayor desarrollo si se quiere utilizar un C-17.

Los militares no especificaron los costos de montar un plan como el previsto en el Ártico, pero han asegurado que el costo de la Operación Nanook (que incluye movimiento de barcos, aviones, helicópteros y cerca de 1000 personas), asciende a los 15 millones de personas.

“Las fuerzas canadienses están lista para ejecutar todas las tareas del potencial militar. Siempre estamos buscando la forma de mejorar nuestra capacidad de respuesta ante posibles amenazas en el norte”, concluyó Menzies.

Fuente: The Star