Miércoles, 22 de Junio de 2011

Canadá: único país que rechazó incluir al amianto en lista de sustancias peligrosas

Publicado en:
Canadá
Por:
Temas:

Canadá es el único país en rechazar la inclusión del amianto blanco en la lista de sustancia de autobuses, confirmó hoy la Organización de las Naciones Unidas (ONU), mientras que el Gobierno de Stephen Harper se ha mantenido callado respecto a este tema.

En una reunión internacional realizada en Ginebra, la delegación canadiense puso fin a numerosos días de silencio y especulación, sobre su oposición a incluir este componente en la lista de sustancias peligrosas de la Convención de Rotterdam, que data del año 2004.

Michael Stanley-Jones, del programa ambiental de la ONU, confirmó hoy por correo que Canadá se interpuso con el objetivo de bloquear la inclusión del amianto blanco en la lista.

Vietnam, Kazakhstan y Kirghizstan se oponían igualmente a incluir la sustancia, pero según Stanley-Jones, cambiaron de idea después que conocer que la India va a sostener su propuesta.

De todas las delegaciones internacionales, la de Canadá fue la única entonces en oponerse.

Stanley-Jones subrayó que todas las naciones habían llegado al consenso al momento en el que los representantes canadienses expresaron su posición.

Sin embargo, Canadá tiene una reglamentación estricta en cuanto al uso de esta sustancia. Los contribuyentes pagan decenas de millones de dólares para que sea retirado de los establecimientos públicos, en los que se encuentra el Parlamento y la residencia oficial del Primer Ministro.

Cabe destacar que el país norteamericano ya se ha opuesto dos veces a incluir el amianto blanco en la mencionada lista de la Convención de Rotterdam. Hasta hoy parecía que la estrategia de la nación sería abstenerse de tomar posición en cuanto a los otros países que se oponen a la exportación del componente.

“No nos oponemos a la inclusión en la lista. Pero hasta donde yo sé, no hemos fijado posición al respecto”, declaró ayer Joe Oliver, ministro de Recursos Naturales.

“El funcionamiento de la Convención de Rotterdam dice que es necesario un consenso. Si hay países que se oponen, no pasará. No estoy seguro, pero creo entender que algunos países están en contra de la inclusión del amianto”, dijo, al tiempo que reconoció que el tema es controversial.

Los ministros federales  fueron discretos a propósito de la posición que iba a adoptar Canadá en Ginebra. Los conservadores al poder no paran en sostener que la sustancia puede ser utilizada de manera segura, en las “condiciones controladas”.

Aunque la ONU confirmó la posición canadiense, el organismo encargado se negó a revelar su decisión.

“En respuesta a sus preguntas a propósito de Rotterdam, repetimos que nuestra posición será la misma que tendrán esos que defendemos en Canadá. Impulsamos el uso seguro y controlado del amianto”, explicó el ministerio en un correo antes de negarse a dar información que proponía el seguimiento del dossier.

La posición de Canadá, aunque no sorprende si se considera el apoyo público que se le da a esta industria, disparó la molestia de los militantes que se oponen a este mineral, catalogado por muchos como controversial.

El país continúa exportando las fibras cancerígenas del amianto y se beneficia del acuerdo del impulso y de los gobernantes conservadores en Ottawa y de los liberales en Quebec. La industria emplea a cientos de personas en la planta denominada Thetford Mines y de Asbestos.

Fuente: La Presse