Jueves, 8 de Septiembre de 2011

Galliano fue condenado con multa de 6.000 euros por insultos antisemitas

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

Finalmente, John Galliano fue condenado. Aunque enfrentaba una posible pena de prisión de hasta seis meses y una sanción económica de hasta 22.500 euros, el exdiseñador de Dior no tendrá que pagar multa alguna, a menos que reincida en su falta. Tampoco deberá ir a la cárcel.

La justicia francesa ha condenado hoy a John Galliano, exdirector creativo de Dior, de la que fue despedido en marzo, a una multa de 6.000 euros (unos 8.835 dólares canadienses) por haber proferido insultos racistas y antisemitas en dos ocasiones en un café parisiense. El modisto británico se enfrentaba a una posible pena de seis meses de cárcel y 22.500 euros de multa, aunque la fiscalía finalmente se había limitado a pedir un mínimo de 10.000 euros de sanción. Por el primero de los dos altercados Galliano ha sido condenado a 2.000 euros y a otros 4.000 por el segundo. Sin embargo, en ambos no pagará salvo que reincida en un periodo de cinco años.

Así, Galliano solo deberá pagar las costas del juicio y un simbólico euro a cada uno de los tres afectados por sus insultos así como a las cinco asociaciones antirracistas que se habían presentado en el caso. Galliano no acudió hoy al Palacio de Justicia para evitar a los periodistas que habían convertido las anteriores vistas en un circo mediático.

El penoso episodio protagonizado por Galliano desencadenó su despido de la casa Dior por el “carácter particularmente odioso del comportamiento y de las declaraciones sostenidas” por el modista, que se retiró de la vida pública y siguió posteriormente una cura de rehabilitación en Arizona (EE UU) y en Suiza.

Pidió perdón en el juicio

Durante el juicio, celebrado a finales de junio, Galliano pidió perdón y se escudó en el consumo excesivo de alcohol, somníferos y Valium. “Me disculpo por los hechos de los que estoy acusado, no son mis opiniones”, declaró ante una sala repleta de periodistas, a la vez que explicó que no recordaba los hechos. Físicamente muy desmejorado, dijo también que no se reconocía en las imágenes del vídeo difundido por el diario británicoThe Sun en el que se le veía ebrio gritando “Amo a Hitler”, que dieron la vuelta al mundo y a raíz de las cuales fue despedido.

Galliano fue juzgado por dos altercados diferentes pero de la misma índole, acaecidos en el mismo local, el café La Perle, de París, en octubre de 2010 y febrero de 2011. En ambos casos, los demandantes le acusan de haber proferido insultos de carácter racistas y antisemitas. Galliano dijo expresiones como: “Sucia cara judía, te voy a matar” y “puto cabrón asiático” durante una discusión en las que se encontraba visiblemente borracho. La condena ha sido de 4.000 euros por el incidente de febrero y 2.000 por el de octubre.

El País