Sábado, 24 de Septiembre de 2011

Los 20 años de Nevermind: una generación resumida en 12 temas

Publicado en:
Entretenimiento
Por:
Temas:

Hace 20 años Nevermind salió a la venta. El segundo disco de una banda llamada Nirvana, la cual necesitó solo tres años para convertirse en la embajadora de toda una generación.

Pero Nevermind no habría podido sobrevivir sin su tema de apertura, sin esos cinco minutos de Smells Like Teen Spirit, los que resumieron a todo un movimiento que estaba naciendo, que no sabía hacia donde iba ni adonde llegaría.

El primer sencillo del ahora icónico disco fue la puerta de entrada a la genialidad del trío de Aberdeen, Washington; la puerta de entrada a la mente de Kurt Cobain.

Es difícil pensar sobre lo que habría sido la música de los 90 sin esa bisagra que fue Nevermind, esa transición entre el glam-rock de estadios llenos con fuegos artificiales incluidos y el rock sencillo, puro y sincero del grunge del oeste de los Estados Unidos. Suena obvio, pero bandas como Weezer, Soundgarden, Alice in Chains o Stone Temple Pilots no habrían podido llegar a todos los rincones del planeta sin los 12 temas empaquetados con un bebé nadando detrás de un billete en la portada.

A pesar de su sencillez, sus acordes sin mucho maquillaje y sus ritmos basados en intensidad más que en virtuosidad, Nevermind fue un disco que se debió digerir de a poco.

Ese joven que se desgarraba la garganta en la mayoría de los 12 temas del disco, de repente murmuraba letras apenas entendibles en canciones como Something in the Way o Polly. Era agresividad y filosofía en un mismo paquete, violencia y humanidad.

¿Hasta dónde llegará el legado de Nevermind? Nadie sabe, pero la generación que vivió los 90 con gran intensidad tiene la esperanza de que sus hijos, y quizás sus nietos, carguen el disco en sus iPods, o lo que sea que se utilice en el futuro para escuchar música.

Pablo A. Ortizpablo@noticiasmontreal.com – Noticias Montreal

Gracias al usuario Curmodgeon de YouTube, pueden ver la presentación completa de Nirvana en el Auditorium de Verdun, en Montreal, el 2 de noviembre de 1993.