jueves, 17 de noviembre de 2011

Michael Ignatieff, soy como soy

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:

Siguiendo a través de la televisión los eventos de los distintos candidatos a Primer Ministro de Canadá, remarqué una frase que Michael Ignatieff, dijo respondiendo la pregunta de una periodista. Esta frase, tratándose de Michael Ignatieff, me pareció extremadamente reveladora.

– Écoutez… Madame… Je suis come je suis…

Yo soy como yo soy. Probablemente cansado de tanto acoso respecto a su manera de ser que no es la que esperábamos de él, respondió de esa forma. En efecto, por unos segundos Ignatieff fue él mismo, tal como es, autentico, despojado de la vestidura que viste. Una vestidura que quizá no es de su talla, que quizá no es de su agrado. Un Michael Ignatieff que quisiera ser tal como es.

Pero luego, pasados esos segundos, volvió a su papel, a su diatriba, al libreto marcado:

– Les avions de chasse… Monsieur Harper. La baisse d’impôt aux grandes entreprises… Vous avez menti, Monsieur Harper

Michael IgnatieffUn discurso vacuo, machacón o por lo menos insuficiente. Pareciera que no tuviera más temas a tratar y esto no hace mas que aumentar las criticas hacia él que le enrostran su falta de personalidad para el cargo.

– La personalidad. ¿Qué es la personalidad?

La personalidad es falsa, la personalidad es una fachada, es una mascara, es impuesta desde fuera, es tu personaje. La personalidad es una sofisticación social. La personalidad es prestada. Esto es lo que dice Osho (1931-1990), uno de los maestros espirituales más conocidos y provocadores del siglo XX.

Lo que cuenta, afirma Osho, es la individualidad. La individualidad existe. Es tu realidad. Eres tu mismo, no lo que los otros te han enseñado que debes ser.

Veo a Ignatieff que vive este drama. Un Ignatieff que debe ser lo que los demás quisiéramos que fuera. Un Ignatieff que debe representar un papel. Un Ignatieff que debe portar una máscara. Un Ignatieff de quien no queremos su cara, sino la cara de un hombre locuaz, enérgico, demoledor de sus adversarios. Un Ignatieff que debe representar su papel de líder.

Mientras Ignatieff, no quiera o no pueda ponerse su mascara de líder, asumir la personalidad que los demás desearíamos que asuma, no podrá ser un líder y seguramente no podrá ser Primer Ministro de Canadá.

Y es una lástima, porque cuando uno lee la historia de la vida del verdadero Ignatieff, de sus libros, de sus estancias por distintas prestigiosas universidades como profesor, uno ve un hombre a todas luces muy interesante y triunfador. He aquí el verdadero Michel Ignatieff:

Michael Grant Ignatieff, nació el 12 de mayo de 1947 en Toronto, Ontario. Actualmente es jefe del Parido Liberal de Canadá, Jefe de la Oposición Oficial en la Cámara de Comunes de Canadá. Escritor y periodista.

Ignatieff estudió en la prestigiosa escuela privada Upper Canada College de Toronto, luego estudió historia en Trinity College de la Universidad de Toronto. Entre 1965 y 1968 Ignatieff trabajó en el conocido periódico The Globe and Mail de Toronto. En 1976, obtuvo su doctorado en la Universidad de Harvard. De 1976 a 1978 fue profesor de la Universidad de Colombie-Britannique. Entre 1978 y 1984 trabajó para la Universidad de Cambridge. Luego fue profesor y director de Carr Center for Humman Rights Policy de la John F. Kennedy School of Government de la Universidad de Harvard, hasta el 2005. Ese año anuncia su retorno a Canadá, para integrarse a la Universidad de Toronto.

También, es en este año, 2005, que el periodista Peter Newman, sugiere su nombre como el candidato ideal para la jefatura del Partido Liberal de Canadá. Cargo que asume en el 2006 luego de vencer a sus partidarios Bob Rae et Stéphane Dion. Vamos a agregar nosotros que Ignatieff llega a la jefatura del partido liberal en circunstancias en que esta agrupación vivía uno de sus peores terremotos, en gran medida ocasionados por su entonces jefe Stéphane Dion. Había por decirlo así una especie de vacío de liderazgo en ese momento.

El hecho que Ignatieff haya permanecido tanto tiempo fuera de Canadá, a dado origen a una de las más mordaces críticas que a menudo le hacen. El primero que lanzó la sátira no fue canadiense, fue Fidel Castro, adversario jurado de Ignatieff, cuando dijo algo parecido a:

– El (Ignatieff) regresa ahora a casa, después de haberla abandonado y pretende conocerla.

Michael Ignatieff, habla varias lenguas, entre ellas el inglés, francés y ruso. Es un experto en Medio Oriente y los Balcanes, ha aconsejado a varios Jefes de Estado sobre estos aspectos. Sin embargo, es más reconocido por su defensa de los derechos de la persona, los conflictos étnicos y el genocidio.

Ignatieff ha sembrado la polémica cuando apoyó la invasión de Irak en 2003, a través de un artículo publicado en The New York Time. Y sobre el nacionalismo quebequense lo ha calificado como un riesgo para la democracia, en uno de sus ensayos publicados en 1993.

Michael Ignatieff, es hijo de George Ignatieff, diplomático canadiense, y de Alison Grant. Es nieto de Pavel Nicolaïevitch Ignatiev, que fue ministro de Educación del zar ruso Nicolás II y bisnieto del Conde Nikolaï Pavlovitch Ignatiev, quien ejerció como Ministro del Interior bajo el gobierno del zar Alexandre II. Su abuelo materno fue George Monro Grant, quien fue presidente de la Université Queen’s y su tío fue el filósofo político George Grant

Michael Ignatieff está casado con Zsuzsanna Zsohar de origen húngaro. Es su segundo matrimonio, del primero tiene dos hijos, Théo y Sophie.

Los antecedentes aristocráticos rusos que tiene Ignatieff, no han hecho más que alimentar una suerte de burla sorna por parte de sus adversarios. Pero esto, no es más que la vieja y prejuiciada idea que un sangre azul, es incapaz de tener emociones sociales.