Jueves, 17 de Noviembre de 2011

El Nerón de Trípoli

Publicado en:
Entre Fronteras
Por:
Temas:

Durante la noche del 19 de julio del año 64 de nuestra era, estalló en Roma un voraz incendio que destruyó la ciudad. El fuego se extendió como un reguero de pólvora y duró cinco días. Se destruyeron completamente 4 de los 14 distritos y otros 7 quedaron muy dañados.

Roma era entonces sede del Imperio Romano, gobernada por Nerón Claudio César Augusto Germánico, o simplemente Nerón.

Nerón quizá hizo cosas buenas, pero la historia lo recuerda más por sus excesos, sus extravagancias, su crueldad y su instinto asesino.

Se le recuerda también como la persona que ordenó el famoso incendio de Roma.

En la época del incendio de Roma, Trípoli ya era parte del imperio romano, integraba la Provincia de África, junto a Túnez.  Los romanos le ganaron esta región a la Republica de Cartago, después de las guerras púnicas. La última guerra púnica finalizó alrededor del año 146 A.C.

Trípoli es pues, una de las más antiguas ciudades del mundo, rica en tradiciones y culturas de diversos orígenes. Fue fundada en el siglo VII a. de C. por los fenicios.

Hoy en día Trípoli es la capital de Libia, gobernada desde hace 40 años por otro emperador, por no decir usurpador, Muammar al-Gaddafi, o simplemente Gaddafi.

Gaddafi bien podría pasar a la historia como el nuevo Nerón, no solamente por su crueldad y sus excesos histriónicos, sino también porque podría transformarse en el nuevo incendiario, el destructor de su propia ciudad.

La semana pasada, un emisario del gobierno ruso informó que en conversaciones sostenidas con Mahmudi Baghdadi, alto funcionario libio, le confirmó que Gaddafi tenía un plan suicida para Trípoli en caso que la oposición llegase a tomar la capital. El plan consiste en volar prácticamente la ciudad, utilizando una gran cantidad de misiles y explosivos que aún tiene el dictador en su poder.

No cabe duda que Gaddafi ejecutará sus planes de destrucción. Destruirá Trípoli a la vista y paciencia de todo el mundo y hasta tiene toda una armada multinacional desplegada en las costas mediterráneas libias expectantes para ver los juegos artificiales el día que decida hacerlo.

Gaddafi se burla del mundo entero. El mundo entero le permite toda suerte de tropelías. El más reciente es el denominado Grupo de Contacto, que se empeña en buscarle una salida decorosa. Este grupo propone establecer una mesa de negociaciones en la plena boca del lobo, para reunir a los opositores con Gaddafi, un hombre que patea la mesa, que no sabe de diálogos y acostumbrado durante 40 años a dar órdenes.

En realidad este grupo luce cándido y hasta (con todo respeto) servil. ¿Qué hay detrás? ¿Por qué tanta cortesía con quien no se lo merece, con un hombre que además tiene una orden de arresto por crímenes de lesa humanidad?

¿Por qué insisten en salvarle el pellejo…?