martes, 16 de agosto de 2011

La Jornada Mundial de la Juventud arrancó hoy en España, en el marco de la visita del Papa Benedicto XVI

Publicado en:
El Mundo
Por:
Temas:

La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) comenzó hoy en Madrid. Desde muy temprano cientos de miles de jóvenes comenzaron a llegar hacia la Plaza de Cibeles. Permanecerán allí hasta el domingo realizando una serie de eventos, entre ellos la bienvenida que le darán al Papa Benedicto XVI, quien llegará por primera vez Madrid el jueves próximo.

La JMJ es un evento que reúne a jóvenes de distintos puntos del planeta. La aspiración de sus organizadores, para esta ocasión, es reunir a un millón de personas.  

Intereconomia.com  


El presentador de Cadena 100, Javi Nieves y la voluntaria Eva Janazikova, junto a otros jóvenes, presentan desde las 18,00 horas este acto con el que arranca la XXVI JMJ, una misa que estará dedicada al beato Juan Pablo II y que será concelebrada por cerca de 800 obispos, arzobispos y cardenales de todo el mundo y 8.000 sacerdotes.  

Durante la presentación, se han sucedido varias actuaciones musicales, entre las que destaca la del grupo Jaula de Grillos que ha interpretado una canción compuesta especialmente para la JMJ ‘Somos más’, o la de Kiko Montero que ha hecho mover las banderas de los peregrinos bajo el ritmo de ‘Firmes en la fe’. Asimismo, se ha escuchado el himno oficial de la Jornada.  

Mientras, algunos videos se proyectan en las 27 pantallas gigantes de entre 12 y 84 metros cuadrados, según ha informado responsables del servicio de audiovisuales, sistemas de comunicación puntual empresa que hay ubicadas entre la Plaza de Cibeles, Recoletos, Colón, Alfonso XII y Alcalá. Al mismo tiempo, los peregrinos hacen ondear banderas de Francia, Alemania, Angola, Brasil, Corea, Turquía y El Vaticano, entre otras.  

A las 17.00 horas de la tarde, con las pruebas de sonido, comenzaron las arengas a un público cada vez mas numeroso que se agolpaba ya en la misma plaza de Cibeles. El cordón de voluntarios se acababa de disolver permitiendo el paso de peregrinos hasta las vallas instaladas en el perímetro de la estatua, a cuyas espaldas un altar acogerá la Misa inaugural a partir de las 20.00 horas.  

Allí, en primera fila, está la madre María Altamira, superiora de una Orden que ha movilizado tres autocares desde Santander hasta Madrid cargados de alumnos de los colegios María Velarde. Solo de los cinco centros que tienen en España han acudido 500 personas, dispuestas a “vivir la fe” y participar en lo que la religiosa denomina un “encuentro con Cristo” y una “renovación espiritual, para España y para el mundo”.

Junto a ella, 25 venezolanos se apoyan en la misma valla. Son optimistas, están hechos a las altas temperaturas. Han llegado hasta aquí junto a 6.400 compatriotas para “responder a la convocatoria del Santo Padre”.  

“Es indescriptible cómo personas que no hablamos el mismo idioma nos comunicamos en Cristo”, ha señalado uno de los jóvenes. Al igual que sus compañeras de primera fila, van a pasar los próximos siete dias en Madrid y a participar en todo el calendario de actividades previsto, que abarca desde catequesis y confesión hasta exposiciones y musicales.  

“A nosotras nos mueve la fe. Estamos aquí por fe” explican mientras se aferran a su puesto en primera fila. Los jóvenes aseguran que el ambiente entre los peregrinos es “muy bueno”. De hecho, la mexicana Rosa María, ha contado cómo chocaban las manos con jóvenes de otras nacionalidades al subir y bajar las escaleras del metro o cómo bendecían junto a otros peregrinos a la hora de la comida.  

Madrid es ya blanca y amarilla  

Dos días antes de que Benedicto XVI pise por primera vez Madrid, la capital luce ya blanca y amarilla, los colores de la bandera vaticana y los elegidos por cientos de miles de peregrinos para hacerse notar en la calle como protagonistas de la Jornada Mundial de la Juventud, que arranca hoy hasta el domingo.  

Ni el calor, casi cuarenta grados, ni el cansancio del viaje, en muchos casos desde los rincones más alejados del planeta, tampoco la incomodidad de dormir una primera noche en el suelo de colegios, polideporivos y otros lugares públicos, han impedido que, desde bien temprano, cientos de miles de jóvenes se echaran a la calle.

Lo han hecho en grupos, casi siempre de la misma nacionalidad y acompañados por sacerdotes y monjas. Y sin dejar de agitar banderas de sus países ni de cantar, los peregrinos han aprovechado este primer día para, aún con gesto despistado, familiarizarse con la ciudad que será escenario de su encuentro con el papa.  

La plaza de Cibeles, el lugar donde el millón largo de jóvenes que espera reunir la organización dará el jueves su bienvenida al Papa, vivió una jornada muy ajetreada, con miles de peregrinos que contemplaban los últimos preparativos para la misa que oficiará esta tarde el cardenal arzobispo de Madrid, Antonio María Rouco, y que abrirá oficialmente la JMJ.    

Aunque se hospeda en casa de unos amigos, Marisa, bilbaína, vivirá estos días con “la misma intensidad” que aquellos que han encontrado techo en los lugares públicos habilitados. Janet, llegada desde Miami, está “encantada” por visitar un país “de mayoría católica”. Ana María, peruana, ha madrugado para ver “todo lo posible” de Madrid; de la JMJ espera “aprender más sobre cómo parecerse a Jesús”.  

Para dar de comer a tantas bocas, la organización, además de habilitar las cocinas de los centros de alojamiento, ha llegado a acuerdos con 2.100 establecimientos de hostelería, que darán de comer y cenar a precios reducidos.

La previsión de la Asociación Española de Cadenas de Restauración Moderna (Fehrcarem) es servir, hasta el sábado, más de 1.800.000 menús.  

La complejidad de la organización de esta JMJ madrileña, a la que asistirán unos 4.000 discapacitados, la segunda que acoge España tras la celebrada en Santiago de Compostela en 1989, presidida por Juan Pablo II, ha obligado a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a realizar, en sólo dos días, 80.000 chequeos, para garantizar que todo transcurra sin sobresaltos.  

Dolores Carrión, delegada del Gobierno en Madrid, ofrecía esta cifra tras presidir en la Jefatura Superior de Policía de Madrid la constitución del Centro de Coordinación Operativa (CECOR), activado desde medianoche.

Para que la ciudad presente un aspecto limpio, antes, durante y después de la JMJ, el Ayuntamiento ha puesto en marcha un dispositivo de limpieza con cerca de 1.400 trabajadores.  

De la importancia de este viaje del pontífice da cuenta la cifra de medios de comunicación acreditados: 4.758. De ellos, 3.401 de habla española. Rouco confía “plenamente” en su trabajo y que informarán con verdad, seriedad y responsabilidad, aunque desde “visiones del mundo muy distintas”.