Jueves, 17 de Noviembre de 2011

No llores por mí, Argentina

Publicado en:
Blogs
Por:
Temas:

Siempre hay una primera vez para todo. Todo tiene su final, nada dura para siempre y el yugo que tenía la selección Argentina de fútbol sobre su similar de Venezuela, ha llegado a su fin. Los gauchos deben de estar tomando mucho “vinotinto” para quitarse el amargo sabor de la derrota.

Venezuela fue más, lo dice todo el mundo. Lo dicen todos los medios. “Y el crack fue… Amorebieta”, titula el diario español Marca en referencia al gol que marcó el defensa ibérico que juega con la Vinotinto y que fue lo único que necesitó Venezuela para darle una cachetada a la bicampeona del mundo y decirle: “Mi casa se respeta”. “Argentina jugó muy mal y sufrió una caída histórica”, dice el diario gaucho Clarín, donde reconocen la superioridad venezolana y dan cuenta de que pudieron haber sido goleados si su portero no hubiera sacado hasta lo insacable.

Messi, Higuaín, Di María y compañía no vieron luz. La luz la tuvo Arango, Rondón, Fedor y Amorebieta, quienes reescribieron la historia. La selección venezolana de fútbol nunca le había ganado a la albiceleste, pero las cosas cambian, y seguirán cambiando. Hay un nuevo orden mundial, futbolísticamente hablando.

Venezuela-messi-2

Reuters

El mejor jugador del mundo fue neutralizado por la defensa del conjunto venezolano. Los vinotintos lograron lo que no han logrado las defensas del Manchester United, ni el Chelsea, ni el Milan, ni el Real Madrid. Messi se olvidó de cómo es ser Messi y no hizo nada en la cancha. “La Pulga” volvió a pasar desapercibido, como en casi todos los partidos que juega con Argentina.

Por su parte, el criollo Juan Arango estuvo imparable. El maracayero llevó la batuta de la selección, volvió loco a sus rivales y cobró el corner que sirvió para que Amorebieta sentenciara el encuentro. Venezuela ganó, Argentina perdió. No, no es un sueño, se los voy a volver a repetir: Venezuela ganó y Argentina perdió.

Aún queda mucho por jugar, ahora es que duelen esos tres puntos que no se le ganaron a Ecuador, ahora es cuando duele esa locura de Farías en el primer encuentro del premundial. Pero Dios sabe lo que hace, la pelota es redonda y viene en caja cuadrada.

Por lo pronto Venezuela celebra y Argentina llora. Se cambian los papeles. Se reescribe la historia.