viernes, 24 de junio de 2011

Baja en precios de la gasolina da un respiro a los conductores

Publicado en:
Lectura Obligada
Por:
Temas:

Baja en precios de la gasolina da un respiro a los conductores

Viajar por carretera en los Estados Unidos no será una idea tan mala, después de todo.

Los precios de la gasolina están cayendo rápido. En las últimas siete semanas, el promedio del precio del combustible al detal ha caído 38 centavos, para quedar en 3,60 dólares por galón. Se espera que para mediados de julio, el costo haya bajado otros 25 centavos.

Cuando los precios se acercaron a los 4 dólares a principios de mayo, los conductores temían que llegara a 5 dólares y que así se arruinaran sus vacaciones de verano. Pero desde entonces, los precios del petróleo han colapsado, como resultado de una ralentización en el crecimiento económico de los países desarrollados, una menor demanda de petróleo y gas, además de la decisión de los Estados Unidos y de otras naciones de sacar 60 millones de barriles de crudo de las reservas estratégicas.

Los economistas dicen que la caída en los precios beneficiará a los consumidores dejándole dinero en sus billeteras, y haciéndolos sentir más libres para gastar en un viaje, en compras o comiendo fuera de casa.

Ron Meyers, de 51 años de edad y obrero de Arkansas, EE. UU., dudaba que pudiera pagar un viaje hasta Pensilvania para visitar a su familia. Ahora, gracias a la gasolina más barata, el itinerario de vacaciones está listo. También tiene planeado ver las típicas películas veraniegas, es decir, irá más al cine.

“Puedes salir y pasarla bien y lo major de todo es que tendrás algo de dinero en tu bolsillo”, expresó.

Los especialistas insisten en que una caída de 25 centavos por galón sólo ahorra al conductor, en promedio, unos 12,50 dólares, pero que esto tiene un gran efecto tanto en la economía general, como en la sicología de los consumidores.

Naveen Agarwal, director ejecutivo de Pricelock, cree que los conductores viajarán distancias más largas este verano de lo que originalmente planearon.

Serán un poco más ‘liberales’ sobre su consumo, en lugar de hacer una parrilla en el jardín de su casa”, indica el experto, quien asesora a pequeños comerciantes y a las compañías del sector automotriz para lidiar mejor con los costos de transporte.

Durante los cinco primeros meses del año, los precios de la gasolina fueron en una sola dirección: ascendente. Las economías emergentes, especialmente en Asia, consumieron más combustible, diesel y jet fuel. Los sucesos en el Medio Oriente y en el Norte de África agitaron los mercados.

El precio del petróleo llegó a 114 dólares por barril en abril. Ahora está cerca de 91 dólares, después de una caída de 2% que se registró esta semana.

Especialistas en material de energía e inversores de Wall Street prevén que el importe del crudo podría pasar los 100 dólares otra vez en 2012, particularmente si los productores luchan por mantener la demanda global en crecimiento. Los huracanes sobre el Golfo de México y otros sucesos en el Medio Oriente, podrían también incidir en el alza de los costos.

Mientras tanto, Agarwal espera que los precios del combustible regresen a un rango de 3,50-3,75 dólares por galón, al final de este año. Goldman Sachs y otros bancos de inversión han dicho que el precio rebotará el año entrante y que eso presionará el costo de la gasolina hacia los 4 dólares. Esto no ocurre desde 2008.

“Si me preguntan si el precio del combustible estará por encima de 3,50 dólares o más, por siempre, la respuesta es: sí”, dijo el experto petrolero Andrew Lipow. “La gente deberá hacer algunos ajustes”.

Por su parte Adzi Vokhiwa, de 22 años de edad, está aliviada de que el precio bajara, pero es escéptica. “No importa lo que ocurra, sé que (los precios) van a subir de nuevo”, dijo.

Ella transita 60 millas diarias desde su casa hasta su lugar de trabajo en Atlanta. Dos veces por semana pone 40 dólares de gasolina en su Kia Soul. Preguntó a su jefe si puede cambiar su horario de tal forma de compartir la ruta con colegas, varias veces la semana, y así dividir el costo.

Los altos precios de la gasolina han complicado su deseo de ahorrar para continuar con sus estudios. Pero ahora, al menos, dice que tendrá un poco más dinero para destinarlo a ese objetivo.

Randy Herring, de 46 años, había estado tomando prestado el carro de su esposa en lugar de utilizar su camioneta. Incluso estaba pensando desempolvar su bicicleta. Ahora, está empleando una estrategia para capitalizar la caída de los costos del combustible: comenzó a poner pocos galones en su vehículo, de cuando en cuando, para no perderse los futuros ahorros.

“Pongo lo que necesito para la semana y listo”, concluyó Herring.

Traducido al español por: María Gabriela Aguzzi V.

Publicado por: AP